Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Pesaj


La hagada de Pesaj -segunda parte



Rabán Gamliel solía decir: "El que no recordó estas tres cosas en Pésaj no cumplió con su obligación, y ellas son: pésaj, matzá y maror:

¿El sacrificio de Pésaj que nuestros antepasados comían en los tiempos que existía el Templo, por qué se hacía?  Porque salteó el Santo - bendito es Él, las casas de nuestros antepasados en Egipto.  Como está escrito: "Y dirán: 'El sacrificio de Pésaj es éste para Dios, Quien salteó las casas de los hijos de Israel en Egipto al golpear a Egipto, y a nuestras casas salvó', y se inclinó el pueblo y se prosternó" (Shemot 12:27).


Cuando se dice "esta matzá" se levanta la matzá del medio y es mostrada a los comensales.

¿Esta matzá que nosotros comemos, por qué es?  Porque no alcanzó a levar la masa de nuestros antepasados antes de que se les haya revelado el Rey de los reyes de los reyes, el Santo - bendito es Él, y los liberó.  Como está escrito: "Y hornearon la masa que sacaron de Egipto, tortas ázimas (matzot) sin levar, pues fueron expulsados de Egipto y no se podían demorar, y tampoco habían preparado provisiones" (Shemot 12:39).


Cuando se dice "este maror" se levanta el maror y es mostrado a los comensales:

¿Este 'maror' que nosotros comemos, por qué es?  Porque amargaron (mererú) los egipcios la vida de nuestros antepasados en Egipto.  Como está escrito: "Les amargaron la vida con trabajos forzados, con el barro y con los ladrillos y con todo trabajo pesado en el campo, en todos sus trabajos que los hicieron trabajar con dureza" (Shemot 1:14).

En cada generación, está obligada la persona a verse a sí misma, como si ella misma hubiese salido de Egipto, como está escrito: "Y le relatarás a tu hijo en ese día diciendo: Por esto es que Dios hizo por mí, cuando salí de Egipto" (Shemot 13:8).  No a nuestros antepasados solamente liberó el Santo - bendito es Él, sino que también a nosotros nos liberó junto con ellos, como está escrito: "Y a nosotros nos sacó de allí, para llevarnos y darnos la tierra que prometió a nuestros antepasados" (Devarim 6:23).


Se cubren las matzot, se levanta la copa de vino y se dice:

Es por eso que estamos obligados a agradecer, alabar, ensalzar, glorificar, exaltar, reverenciar, bendecir, enaltecer y honrar a Quien hizo con nuestros antepasados y con nosotros todos estos milagros, nos sacó de la esclavitud a la libertad, del sufrimiento a la alegría, del luto a la fiesta, y de la oscuridad a una gran luz, y de la servidumbre a la redención, y diremos delante de Él una canción nueva haleluiáh (alaben a Dios).

Alaben a Dios, alaben los servidores de Dios, alaben el Nombre de Dios.  Sea el Nombre de Dios bendito, desde ahora y para siempre.  Desde la salida del sol hasta su puesta, es alabado el Nombre de Dios.  Elevado por sobre todos los pueblos está Dios, sobre el cielo está Su gloria.  ¿Quién es como Adonai, nuestro Dios, que elevado reside, quien desciende para observar, en el cielo y la tierra?  Levanta del polvo al pobre, y de los basurales alza al menesteroso.  Para asentarlo entre los distinguidos, entre los distinguidos de Su pueblo.  Convierte a la mujer estéril en la alegre madre de sus hijos.  Alaben a Dios.  (Tehilim 113).

Cuando Israel salió de Egipto, la casa de Iaacov de un pueblo extraño.  Fue Iehudá el pueblo de Su consagración, Israel Su reino.  El mar vió y se escapó, el Jordán retrocedió.  Las montañas como ciervos, las colinas como corderitos.  ¿Qué ocurre contigo, mar, que te escapas, el Jordán, que retrocedes.  Las montañas, que bailáis como ciervos, las colinas, que lo hacéis como corderitos?  Por causa del Señor que formó la tierra, por causa del Dios de Iaacov.  El que convierte la roca en fuente de aguas, el pedernal en manantial de aguas.  (Tehilim 114).

Bendito eres Tú Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que nos liberó y liberó a nuestros antepasados de Egipto, y nos hizo llegar hasta esta noche para comer en ella matzá y maror.  Así, Adonai, Dios nuestro, nos permitirá llegar a otras fiestas y conmemoraciones - las cuales vendrán hacia nosotros en paz - alegres por la construcción de Tu ciudad, y felices con Tu servicio, y comeremos allí de los sacrificios y de los 'Pesajim' cuya sangre ha de llegar hasta la pared de Tu altar para que sean aceptados, y Te alabaremos con un canto nuevo por nuestra liberación y por la redención de nuestra alma.  Bendito eres Tú, Adonai, que libera a Israel.


Se bebe la segunda copa, reclinados sobre la izquierda.  Los judíos sefaraditas no recitan la bendición del vino antes de tomarla y los judíos ashkenazitas antes de tomarla dicen:

Bendito eres Tú Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que crea el fruto de la vid.


Rojtzá

Se lavan las manos antes de comer la matzá, y se dice:

Bendito eres Tú Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que nos consagró con Sus preceptos, y nos ordenó sobre el lavado de las manos.


Motzí Matzá

Se toman las tres matzot, en el mismo orden en que se encuentran (es decir, con la matzá partida entre las dos enteras), y se bendice:

Bendito eres Tú Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que saca el pan de la tierra.


Se deja la matzá inferior sobre la mesa, sosteniendo sólo la primera que está entera y la partida, y se recita la s

iguiente bendición teniendo la intención de que también sirva para la matzá del korej:

Bendito eres Tú Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que nos consagró con Sus preceptos, y nos ordenó sobre la ingestión de la matzá.

Quien dirige el Séder debe comer un kazáit de la matzá superior y un kazáit de la matzá partida.  Quienes escucharon las bendiciones necesitan comer un kazáit solamente (y hay quienes opinan que también necesitan comer dos kazáit). Si las matzot no alcanzan para todos los comensales se debe completar con otras matzot que también estén hechas a mano.  La matzá debe ser comida estando reclinados sobre la izquierda.


Maror

Se toma un kazáit del maror, se lo sumerge muy poco en el jaróset, y se recita la siguiente bendición teniendo la intención de que sirva para el maror del korej:

Bendito eres Tú Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que nos consagró con Sus preceptos, y nos ordenó sobre la ingestión del maror.

Se debe comer el maror sin reclinarse.


Korej

Se toma un kazáit de la tercer matzá inferior y un kazáit de maror, se los introduce juntos en el jaróset y se dice:

En recuerdo del Templo como Hilel.  Así hacía Hilel en los tiempos que existía el Templo de Jerusalem: juntaba el sacrificio de Pésaj con matzá y maror y los comía juntos, para cumplir con lo que está escrito: "Junto con matzot y hierbas amargas lo comerán (al sacrificio de Pésaj)" (Bamidvar -Números- 9:11).

Se debe comer el korej reclinado sobre la izquierda.


Shulján Orej

Se come la comida festiva.


Tsafún

Al final de la comida se debe comer reclinado sobre la izquierda un kazáit de la matzá que se había escondido para el Aficomán, cuando partimos la matzá del medio (y hay quienes opinan que se necesitan dos kazáit).


Barej

Se sirve la tercer copa de vino, se hace "máim ajaronim", y si hay tres hombres se hace "zimún" y se recita el "bircat hamazón" (bendición por la comida).

Conductor: Señores bendigamos.

Comensales: Que el nombre de Dios sea bendecido desde ahora y para siempre.

Conductor: Que el nombre de Dios sea bendecido desde ahora y para siempre. Con el permiso de nuestros señores y nuestros maestros y mis instructores, bendigamos (si hay diez hombres: a nuestro Dios), que hemos comido de lo Suyo.

Comensales: Bendito (si hay diez hombres: es nuestro Dios), que hemos comido de lo Suyo y por Su bondad hemos vivido.

Conductor: Bendito (si hay diez hombres: es nuestro Dios), que hemos comido de lo Suyo y por Su bondad hemos vivido.

Bendito es Él y bendito sea Su Nombre.

Todos:
Bendito eres Tú, Adonai Dios nuestro, Rey del universo, que alimenta a todo el mundo mediante Su bondad, con gracia, benevolencia y con misericordia.  Él da comida a toda carne, pues Su bondad es eterna.  Y por Su gran bondad, nunca nos faltó y nunca nos faltará alimento por siempre.  Por Su gran Nombre, pues Él es un Dios que alimenta y sustenta a todos, y hace el bien a todos, y provee alimento para todas Sus creaciones que Él ha creado.  Bendito eres Tú Adonai que alimenta a todos.

Te agradecemos, Adonai Dios nuestro, por haber dado como herencia a nuestros antepasados una tierra preciada, buena y amplia, y por habernos sacado, Adonai Dios nuestro, de la tierra de Egipto y habernos redimido de una casa de esclavitud; y por Tu pacto que has sellado en nuestra carne, y por Tu Torá que nos has enseñado, y por Tus estatutos que nos has hecho conocer, y por la vida, la gracia y la bondad que nos has agraciado, y por el haber comido el alimento con que Tú nos alimentas y sustentas a nosotros siempre, todos los días, en todo momento y a toda hora.

Y por todo, Adonai Dios nuestro, te agradecemos y te bendecimos, que sea bendecido Tu Nombre en boca de todo ser viviente constantemente, y para siempre.  Como está escrito: y comerás y te saciarás y bendecirás a Adonai tu Dios por la buena tierra que Él te ha dado.  Bendito eres Tú Adonai por la tierra y el sustento.

Apiádate, Adonai Dios nuestro, de Israel Tu pueblo, y de Jerusalem Tu ciudad, y de Tzión la morada de Tu gloria, y del reinado de la casa de David Tu ungido, y de la Casa grande y sagrada sobre la cual Tu Nombre fuera proclamado.  Dios nuestro, nuestro Padre, cuídanos, aliméntanos, susténtanos, nútrenos, provéenos con abundancia y libéranos, Adonai Dios nuestro, prontamente, de todas nuestras aflicciones.  Y por favor, no nos hagas depender Adonai Dios nuestro, del favor de los humanos, ni de sus préstamos, sino sólo de Tu mano llena, abierta, santa y generosa, para que nunca seamos avergonzados ni humillados.

 

En Shabat se agrega:

Plázcate, concedernos descanso, Adonai Dios nuestro, mediante Tus mandamientos, y mediante el mandamiento del séptimo día, este grande y sagrado shabat.  Pues este día es grande y sagrado ante Ti, para abstenerse de trabajar y descansar en él con amor, de acuerdo con el mandamiento de Tu voluntad, y con Tu voluntad, permítenos, Adonai Dios nuestro, que no haya aflicción, tristeza ni pesar en el día de nuestro descanso, y muéstranos, Adonai nuestro Dios, el consuelo de Tzión Tu ciudad, y la reconstrucción de Jerusalem ciudad de Tu santidad, pues Tú eres el Dueño de la salvación y el Dueño del consuelo.

Dios nuestro y Dios de nuestros padres, que asciendan, y que vengan y que lleguen, y que sean vistos, y que sean aceptados y que sean escuchados, y que sean rememorados y que sean recordados, nuestro recuerdo y nuestra memoria, y el recuerdo de nuestros padres, y el recuerdo del Mashíaj hijo de David Tu servidor, y el recuerdo de Jerusalem ciudad de Tu santidad, y el recuerdo de todo Tu pueblo la Casa de Israel, delante Tuyo, para la salvación, para el bienestar, para la gracia, y para la bondad, y para la misericordia, para la vida y para la paz, en este día de la festividad de las Matzot.

Recuérdanos, Adonai Dios nuestro, en él para bien, y rememóranos en él para la bendición, y sálvanos en él para la vida.  Y con la palabra de salvación y compasión, compadécete y agráciate y sé misericordioso con nosotros y sálvanos, pues nuestros ojos están dirigidos hacia Ti, pues un Dios clemente y misericordioso eres Tú.

Y reconstruye Jerusalem la ciudad de santidad rápidamente en nuestros días.  Bendito eres Tú Adonai que reconstruye Jerusalem.  Amén.

Bendito eres Tú, Adonai Dios nuestro, Rey del universo, el Todopoderoso, nuestro Padre, nuestro Rey, nuestro Soberano,nuestro Creador, nuestro Redentor, nuestro Hacedor, nuestro Sagrado, el Sagrado de Iaacov, nuestro Pastor, el Pastor de Israel, el Rey bueno y que hace el bien a todos, que todos los días Él ha hecho el bien, Él hace el bien, Él hará el bien con nosotros.  Él nos ha concedido, Él nos concede y Él nos concederá por siempre gracia, bondad y misericordia, alivio, salvación y éxito, bendición y redención, consuelo, manutención y sustento, compasión, vida y paz y todo lo bueno, y nunca nos hará carecer de bien alguno.  El Misericordioso reinará sobre nosotros por siempre.  El Misericordioso será bendecido en los cielos y en la tierra.  El Misericordioso será alabado por todas las generaciones, y Se enorgullecerá en nosotros por siempre y por toda la eternidad, y Se glorificará en nosotros por siempre.  El Misericordioso nos proveerá de sustento con honra.  El Misericordioso quebrará nuestro yugo de sobre nuestros cuellos, y Él nos conducirá erguidos hacia nuestra tierra.  El Misericordioso nos enviará mucha bendición a esta casa, y sobre esta mesa en la que hemos comido.  El Misericordioso nos enviará al profeta Eliahu - sea recordado para bien - y nos anunciará buenas noticias, salvaciones y consuelos.

Quien come en su mesa agrega: El Misericordioso me bendecirá a mí.

Si tiene esposa agrega: y a mi esposa

Si tiene marido agrega: y a mi marido

Si tiene hijos agrega: y a mi descendencia

y a todo lo que tengo, a nosotros y a todo lo que poseemos, como fueron bendecidos nuestros antepasados, Abraham, Itzjak e Iaacov: en todas las cosas, con todas las cosas, con todo, así nos bendecirá a todos nosotros juntos con una completa bendición, y digamos: amén.

 

El invitado agrega: El Misericordioso bendecirá a (Si come en la casa de sus padres agrega: mi padre) el dueño de esta casa, y a (Si come en la casa de sus padres agrega: mi madre) la dueña de esta casa, a ellos y a su casa y a su descendencia y a todo lo que tienen, a nosotros y a todo lo que poseemos, como fueron bendecidos nuestros antepasados, Abraham, Itzjak e Iaacov: en todas las cosas, con todas las cosas, con todo, así nos bendecirá a todos nosotros juntos con una completa bendición, y digamos: amén.

 

En el cielo se invocará, sobre ellos y sobre nosotros, un mérito tal que traerá una protección de paz.  Y recibiremos una bendición de Adonai, y una bondad del Dios de nuestra salvación, y hallaremos gracia y buena comprensión a los ojos de Dios y los hombres.

 

En Shabat se dice:

El Misericordioso nos hará heredar el día que será sólo shabat y descanso para la vida eterna.

El Misericordioso nos hará heredar el día que es todo bueno, el día que es eterno, el día que los justos están sentados y sus coronas en sus cabezas y disfrutan del resplandor de la Divinidad, y que sea nuestro destino con ellos.  El Misericordioso nos concederá el mérito de alcanzar los días del Mashíaj y la vida del Mundo Venidero.  Él que es una torre de salvación para Su rey, y hace benevolencia con Su ungido, con David y sus descendientes eternamente.  Quien hace la paz en Sus alturas, hará la paz sobre nosotros y sobre todo Israel y digan Amén.

Teman a Adonai, Sus sagrados, pues quienes Le temen no carecen de nada.  Los cachorros de león padecen necesidad y sufren hambre, mas quienes buscan a Adonai no carecerán de bien.  Alaben a Adonai pues es bueno, ya que su benevolencia es infinita.  Abres Tu mano y satisfaces el deseo de todo ser viviente.  Bendito es el hombre que confía en Adonai, y Adonai será su seguridad.  Joven he sido y también he envejecido y no he visto un justo abandonado ni a su descendencia pidiendo pan.  Adonai le dará fuerza a su pueblo, Adonai bendecirá a su pueblo con la paz.

Bendito eres Tú Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que crea el fruto de la vid.

Se bebe el vino recostado sobre la izquierda.


Halel

Se sirve la cuarta y última copa de vino del Séder y se abre la puerta de la casa.

"Derrama Tu furia sobre los pueblos que no Te reconocen, y sobre los reinos que Tu nombre no invocan.  Porque ha consumido a Iaacov y han destruido su belleza" (Tehilim 79:6-7).  "Derrama sobre ellos Tu furia y que Tu enojo los alcance" (Tehilim 69:25).  "Persíguelos con ira y destrúyelos bajo los cielos de Dios" (Ejá -Lamentaciones- 3:66).

 

Se cierra la puerta de la casa.

No a nosotros, Dios, no a nosotros, sino que a Tu nombre dale honra, por Tu benevolencia, por Tu verdad.  ¿Por qué dirán los pueblos: "Dónde está su Dios"?  Y nuestro Dios está en los cielos, todo lo que desea Él hace.  Sus ídolos son de plata y de oro, obra de las manos del hombre.  Boca tienen mas no hablan, ojos tienen mas no ven.  Oídos tienen mas no oyen, nariz tienen mas no huelen.  Manos (tienen) mas no palpan, pies (tienen) mas no caminan, no vocalizarán con su garganta.  Como ellos serán los que los hacen, todo el que cree en ellos.  Israel: confía en Dios, su ayuda y su amparo es Él.  Casa de Aharón: confía en Dios, su ayuda y su amparo es Él.  Los temerosos de Dios: confíen en Dios, su ayuda y su amparo es Él.  Dios que nos recuerda bendecirá, bendecirá a la Casa de Israel, bendecirá a la Casa de Aharón.  Bendecirá a los temerosos de Dios, a los pequeños junto a los grandes.  Incrementará Dios a vosotros, a vosotros y a vuestros hijos.  Benditos sean ustedes para Dios, el Creador del cielo y la tierra.  Los cielos son los cielos de Dios, mas la tierra la ha dado a los hombres.  Los muertos no alabarán a Dios, ni tampoco los que descienden al silencio.  Mas nosotros bendeciremos a Dios, desde ahora y para siempre, alaben a Dios.  (Tehilim 115).

Amé porque escuchó Dios, mi voz y mi imploración.  Porque prestó Su oído a mí, y en mis días lo he invocado.  Me rodearon los dolores de muerte, y los sufrimientos del sepulcro me encontraron, hallé aflicción y angustia.  Y el Nombre de Dios invoqué: Por favor, Dios, libera mi alma.  Clemente es Dios y justo, y nuestro Dios se apiada.  Dios cuida a los inocentes, empobrecí y a mí me salvó.  Vuelve alma mía a tu descanso, pues Dios se apiadó de ti.  Pues has liberado a mi alma de la muerte, a mis ojos de la lágrima, a mi pie del tropiezo.  Me encaminaré delante de Dios, en las tierras de la vida.  Tuve fe por eso hablé, yo empobrecí mucho. Yo dije en mi apresuramiento: Toda persona es engañosa.  ¿Cómo le devolveré a Dios todas Sus bondades conmigo?  La copa de las salvaciones levantaré, y el Nombre de Dios invocaré.  Mis votos a Dios cumpliré, delante de todo Su pueblo.  Preciada a los ojos de Dios, es la muerte de Sus piadosos.  Te reconozco Dios pues soy Tu servidor, yo soy Tu servidor el hijo de Tu servidora, Tú has abierto mis cadenas.  A Ti te ofreceré un sacrificio de gracias, y el Nombre de Dios invocaré.  Mis votos a Dios cumpliré, delante de todo Su pueblo.  En los patios de la Casa de Dios, en medio de ti Jerusalem, alaben a Dios.  (Tehilim 116).

Alaben a Dios todos los pueblos, alábenLo todas las naciones.  Porque engrandeció sobre nosotros Su benevolencia, y la verdad de Dios por siempre, alaben a Dios.  (Tehilim 117).

Agradezcan a Dios, porque es bueno, pues eterna es Su misericordia.  Diga ahora Israel, pues eterna es Su misericordia.  Diga ahora la casa de Aharón, pues eterna es Su misericordia.  Digan ahora los temerosos de Dios, pues eterna es Su misericordia.  Desde la angostura te llamé Dios, me contestó en la amplitud Dios.  Dios está conmigo no temeré, ¿qué me hará el hombre?  Dios está conmigo ayudándome, y yo veré a mis enemigos.  Es mejor confiar en Dios que apoyarse en el hombre.  Es mejor confiar en Dios que apoyarse en las personas distinguidas.  Todos los pueblos me rodearon, en Nombre de Dios los destruiré.  Me rodearon y me rodearon más, en Nombre de Dios los destruiré.  Me han rodeado como abejas, se han quemado cual fuego de espinos, en Nombre de Dios los destruiré.  Empujar me han empujado para que cayera, pero Dios me ayudó.  Mi fuerza y mi canto es Dios, y fue para mí la salvación.  Voz de canto y salvación en las tiendas de los justos, la diestra de Dios hace la fuerza.  La diestra de Dios es elevada, la diestra de Dios hace la fuerza.  No moriré, sino que viviré, y contaré las obras de Dios.  Sufrir me ha hecho sufrir Dios, mas a la muerte nme entregó.  Ábranse para mí los pórticos de la justicia, iré por ellos, agradeceré a Dios.  Este es el pórtico de Dios, los justos irán por él.  Te agradeceré pues me respondiste, y fuiste para mí la salvación.  Te agradeceré pues me respondiste, y fuiste para mí la salvación.  La piedra que despreciaron los constructores fue la que ocupó el mejor lugar. La piedra que despreciaron los constructores fue la que ocupó el mejor lugar. De Dios es esto, ella es maravillosa a nuestros ojos. De Dios es esto, ella es maravillosa a nuestros ojos.  Este es el día que hizo Dios, regocijémonos y alegrémonos en él.  Este es el día que hizo Dios, regocijémonos y alegrémonos en él.  Por favor Dios, sálvanos, por favor Dios, sálvanos, por favor Dios, ayúdanos, por favor Dios, ayúdanos. Bendito es el que viene en nombre de Dios, los hemos bendecido a ustedes desde la Casa de Dios.  Bendito es el que viene en nombre de Dios, los hemos bendecido a ustedes desde la Casa de Dios.  Fuerte es Dios y nos iluminó, aten el sacrificio con cuerdas, a las esquinas del altar.  Fuerte es Dios y nos iluminó, aten el sacrificio con cuerdas, a las esquinas del altar.  Mi fuerza eres Tú y te agradeceré, mi Dios Tú eres y te exaltaré.  Mi fuerza eres Tú y te agradeceré, mi Dios Tú eres y te exaltaré.  Agradezcan a Dios porque es bueno, pues es eterna Su misericordia.  Agradezcan a Dios porque es bueno, pues es eterna Su misericordia. (Tehilim 118).

 

Agradezcan a Dios pues es bueno, pues es eterna Su misericordia.

Agradezcan al Dios de los dioses, pues es eterna Su misericordia.

Agradezcan al Señor de los señores, pues es eterna Su misericordia.

A Quien hace grandes maravillas solo, pues es eterna Su misericordia.

A Quien hace el cielo con sabiduría, pues es eterna Su misericordia.

A Quien extiende la tierra sobre las aguas, pues es eterna Su misericordia.

A Quien hace grandes luminarias, pues es eterna Su misericordia.

Al sol para gobernar de día, pues es eterna Su misericordia.

A la luna y las estrellas para gobernar de noche, pues es eterna Su misericordia.

A Quien golpeó a Egipto mediante sus primogénitos, pues es eterna Su misericordia.

Y sacó a Israel de entre medio de ellos, pues es eterna Su misericordia.

Con mano fuerte y brazo tendido, pues es eterna Su misericordia.

A Quien dividió el Mar de los Juncos en partes, pues es eterna Su misericordia.

E hizo pasar a Israel a través de él, pues es eterna Su misericordia.

Y arrojó al Faraón y su ejército al Mar de los Juncos, pues es eterna Su misericordia.

A Quien condujo a Su pueblo por el desierto, pues es eterna Su misericordia.

A Quien golpeó a grandes reyes, pues es eterna Su misericordia.

Y mató a poderosos reyes, pues es eterna Su misericordia.

A Sijón el rey del emorí, pues es eterna Su misericordia.

Y a Og el rey del Bashán, pues es eterna Su misericordia.

Y dió la tierra de ellos por herencia, pues es eterna Su misericordia.

Por herencia a Israel Su servidor, pues es eterna Su misericordia.

A Quien en nuestra bajeza nos recordó, pues es eterna Su misericordia.

Y nos rescató de nuestros opresores, pues es eterna Su misericordia.

Le da pan a toda carne, pues es eterna Su misericordia.

Agradézcanle al Dios de los cielos, pues es eterna Su misericordia. (Tehilim 136).

 

El alma de todo ser vivo bendecirá Tu Nombre Adonai, nuestro Dios, y el espíritu de toda carne glorificará y enaltecerá Tu recuerdo Rey nuestro por siempre.  Desde el comienzo hasta el final Tú eres Dios, y fuera de Ti no tenemos rey que redime y salva, que libera y rescata y da sustento y se apiada en todo momento del dolor y la opresión.  No tenemos rey excepto Tú, Dios de los primeros y de los últimos, Dios de todas las creaciones, Señor de todas las creaciones, el alabado con todas las alabanzas, el que conduce a Su mundo con bondad y a Sus creaciones con misericordia.  Y Dios no dormita ni duerme, despierta a los dormidos y despabila a los somnolientos, y hace hablar a los mudos y libera a los presos, y levanta a los caídos, endereza a los encorvados.  Sólo a Ti nosotros agradecemos.  Aunque nuestra boca estuviese llena de cantos como el mar, y nuestra lengua llena de melodías como el ruido de sus olas, y nuestros labios llenos de alabanzas como los inmensurables cielos, y nuestros ojos iluminasen como el sol y la luna, y nuestras manos estuvieran extendidas como las águilas del cielo, y nuestras piernas fuesen ligeras como la de los ciervos.  No alcanzaríamos a alabarte a Ti, Adonai, Dios nuestro y Dios de nuestros antepasados, y bendecir Tu Nombre por una de miles, de millones o de billones de bondades que hiciste con nuestros antepasados y con nosotros.  De Egipto nos liberaste, Adonai, Dios nuestro y de una casa de esclavitud nos redimiste, cuando hubo hambre nos alimentaste y con abundancia nos sustentaste, de la espada nos salvaste y de la peste nos protegiste, y de duras enfermedades nos cuidaste.  Hasta ahora nos ha ayudado Tu misericordia y no nos ha abandonado Tu merced, y no nos abandones Adonai nuestro Dios por siempre.  Por todo ello los miembros que nos diste, el espíritu y el alma que insuflaste en nuestras narices y la lengua que pusiste en nuestra boca, todos ellos agradecerán y bendecirán, alabarán, glorificarán, enaltecerán, exaltarán, consagrarán y coronar Tu Nombre Rey nuestro.  Pues toda boca a Ti te agradecerá, y toda lengua por Ti jurará, y toda rodilla por Ti se arrodillará, y todo erguido por Ti se prosternará.  Y todos los corazones Te temerán, las entrañas y los riñones cantarán a Tu Nombre.  Como está escrito: "Todos mis huesos dirán: Dios, quién es como Tú, que liberas al pobre de quien es más fuerte que él, y al menesteroso y al necesitado de su ladrón" (Tehilim 35:10).  ¿Quién se asemeja a Ti y quién se compara contigo y quién se iguala a Ti?, Rey grande poderoso y temible, Dios altísimo, Creador del cielo y la tierra.  Te alabaremos y te loaremos y te glorificaremos y bendeciremos el nombre de Tu santidad.  Como está escrito: "Por David: que bendiga mi alma a Dios, y todas mis entrañas el nombre de Su santidad" (Tehilim 103:1).  Dios, en la omnipotencia de Tu fuerza, grande en la gloria de Tu Nombre, fuerte por siempre y temible por Tus actos increíbles, Rey que está sentado en Su trono elevado y alto.  Él, Quien existe por siempre, exaltado y santo es Su Nombre.  Y está escrito: "Canten justos con Dios, a los rectos les corresponde la alabanza" (Tehilim 33:1).  En boca de los rectos serás alabado.  Y en las palabras de los justos serás bendecido.  Y en la lengua de los piadosos serás enaltecido.  Y en las entrañas de los sagrados serás consagrado.  Y en las congregaciones de las multitudes de Tu pueblo la casa de Israel, con júbilo será glorificado Tu Nombre Rey nuestro en cada generación, porque esa es la obligación de todas las creaciones, delante de Ti, Adonai, Dios nuestro y Dios de nuestros antepasados: agradecer, alabar, glorificar, enaltecer, ensalzar, bendecir, exaltar y honrar, por sobre todos los cánticos y elogios de David, hijo de Ishai, Tu servidor, Tu ungido.

Sea alabado Tu Nombre para siempre, Rey nuestro, el Dios, el Rey grande y santo en el cielo y en la tierra.  Porque a Ti es digno, Adonai Dios nuestro y Dios de nuestros antepasados, el canto y la alabanza, la loa y la melodía, la fuerza y el gobierno, la eternidad, la grandeza y el poder, la gloria y la belleza, la consagración y el Reino, bendiciones y agradecimientos, desde ahora y por siempre.  Bendito eres Tú, Adonai, Rey elogiado mediante las alabanzas.

 

Se bebe la cuarta copa de vino, reclinados sobre la izquierda.  Los judíos sefaraditas no recitan la bendición del vino antes de tomarlo y los judíos ashkenazitas antes de tomarlo dicen:

Bendito eres Tú Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que crea el fruto de la vid.

 

Después de tomar el vino se dice:

Bendito eres Tú Adonai nuestro Dios, Rey del universo, por la vid y el fruto de la vid, y por el producto del campo, y por la tierra preciada, buena y amplia que Tú, generosamente, has dado a nuestros antepasados como herencia, para comer de su fruto y saciarse con su bondad.  Apiádate, Adonai Dios nuestro, de Israel Tu pueblo, y de Jerusalem Tu ciudad, y de Tzión la morada deTu gloria, y de Tu altar y de Tu Templo.  Reconstruye Jerusalem, la ciudad sagrada, rápidamente en nuestros días, y haznos ascender hacia ella y regocíjanos mediante su reconstrucción, y comeremos de su fruto y nos saciaremos de su bondad, y Te bendeciremos en ella con santidad y pureza.

 

En Shabat se agrega: Y plázcate hacer que descansemos en este día de Shabat.

Y alégranos en este día de la Festividad de las Matzot.  Pues Tú, Adonai eres bueno y haces el bien a todos, y Te agradecemos por la tierra y por el fruto de la vid.  Bendito eres Tú Adonai por la tierra y por el fruto de la vid.


Nirtsá

Finalizó el orden de Pésaj de acuerdo a sus leyes,

de acuerdo a sus reglas y estatutos.

Así como tuvimos el mérito de hacerlo,

así también tendremos el mérito de hacerlo.

El Puro que habita en las alturas:

erige a la congregación de Israel.

Pronto dirige a los retoños,

libres, a Tzión, con cánticos.

 

El año próximo en Jerusalem reconstruida!

Leshaná habaá birushalaim habenuiá!




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal