Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Parashat Ekev
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס”ד

EL a, b, c DE NUESTRA PLEGARIA O CUANDO YO LLEGO EMPIEZA LA FUNCION

“Y elevé mis plegarias al Bore Olam…” (Devarim 9,26)

En todas las épocas del año, en todos los tiempos, nuestros jajamim se ocupan de remarcarnos lo importante que es fortalecernos en nuestros rezos (rezar con intención, no caer en la rutina, etc.), pero, por algún motivo desconocido, siempre olvidamos lo principal, la base, llegar al Beit Hakneset cuando los rezos comienzan… en lugar de pensar que todos están esperando para empezar a que yo llegue…

Y así debería ser, dice el rab hagaon Itzjak Zilverstein Shlita, en lugar de lo que vemos hoy, donde muchas de las personas que concurren al Beit Hakneset no le dan ninguna importancia a la hora del comienzo de los rezos, llegando, a veces, un cuarto de hora después del comienzo, y otras veces todavía más tarde…

Y me asombra muchísimo la indiferencia, prosigue el rab, porque si hay alguna cosa en la que debemos fortalecernos, es en ser meticulosos y llegar a los rezos cuando los rezos comienzan, ya que sin este punto, nuestras plegarias no pueden llamarse “plegarias”.

Todos alguna vez (o muchas veces) escuchamos las palabras de reproche de nuestros jajamim sobre las “reglas” que fijó Hakadosh Baruj Hu en cuanto a las plegarias: que solamente la persona que preste atención en el momento de los rezos, y que conozca el valor de las oraciones, conseguirá que su plegaria tenga la suficiente fuerza para ejercer una influencia positiva sobre él. Y preguntamos, si esa persona no le da importancia al horario de comienzo de las oraciones, ¿alguien puede pensar que sus rezos pueden llegar a alguna parte?

Y este mal está generalizado y desparramado como una epidemia. En algunos Beit Hakneset, al comienzo de la oración, ni siquiera hay diez personas, por lo que no pueden decir “Kadish”, y hay otros lugares en los que los “primeros diez” recién están reunidos en el momento del “Bareju”. Es imposible describir lo que parece un Beit Hakneset en un momento tan vergonzoso…, en el que los primeros que llegan, aislados, tienen que esperar hasta que lleguen sus compañeros y completen el “Minian”.

Y no estamos hablando de pequeños lugares, sino de grandes Beit Hakneset en los cuales al terminar los “Shemone Esre” se ven decenas de personas que no tienen la menor idea de lo que queremos decir con “el horario del comienzo de las oraciones”.

El hecho de llegar tan tarde a las oraciones, provoca una terrible profanación del Nombre de Hashem, le quita Santidad e importancia a los rezos, además de ser un muy mal ejemplo para los niños y los jóvenes, que ven con sus propios ojos el desprecio que las personas mayores tienen hacia los rezos, y aprenden que no es necesario ser tan estrictos con los horarios para rezar, ¿y qué culpa tienen estos niños? Con lo que ven, al ser grandes tendrán el mismo comportamiento que sus padres y las demás personas mayores.

Aquí no vinimos a hablar sobre las leyes que determinan la forma en que se puede saltear determinados tramos de los rezos en un momento de atraso o a otras preguntas que se generan cuando llegarnos tarde. Nuestra intención es revertir esa falta de obligación que parece estar tan dentro de cada uno de nosotros, que provoca que nuestras plegarias no lleguen al lugar donde deben llegar…

En el libro “Orjot Iosher”, del rab hagaon Jaim Kanievsky Shlita, encontramos que cuando llegaba gente con retraso al Beit Hamikdash, no les permitían el acceso con los que llegaban temprano, para que los que llegaban en hora no lleguen a pensar que podían retrasarse sin problemas como los otros…

El rab Jaim agrega que la persona que no llega a horario a los rezos tiene una gran pérdida, ya que cuando el oficiante dice “Bareju”, él todavía está en medio (con suerte) de los “Pesuke Dezimra”, y pierde la oportunidad de comenzar enseguida después del Bareju con las bendiciones del Keriat Shema, que son la respuesta al “Bareju Et Hashem Hamevoraj”.

Y cuando una persona llega siempre tarde, no existe ninguna excusa que se pueda aceptar. Podemos entender el caso de una tardanza por un imprevisto o por una situación de emergencia, pero el que llega siempre tarde, ¿qué va a contestar en el Cielo cuando le pregunten por su demora permanente? ¿O piensa que allá arriba le van a creer todos los inventos que puede decir gracias a su gran imaginación?

Hay una persona que argumenta, que cuando se levanta por la mañana comienzan los problemas, ya que tiene problemas corporales, que le provocan que la preparación para salir le insuma mucho tiempo, y mientras esos problemas no encuentren solución, nunca podrá llegar a tiempo a sus rezos…

A esta persona que trae este argumento tan elaborado, le podemos hacer una pregunta muy simple. Supongamos que fija una cita con un dirigente importante o con un empresario exitoso. No estamos hablando de una entrevista con un gobernante o alguien tan importante. Simplemente se trata de un encuentro que puede llegar a tener cierta importancia en una posible mejora económica. ¿También en este caso la persona se va a retrasar?, ¿puede llegar medio minuto tarde a su cita? ¡Seguro que no!

Y si dijimos que su atraso se debe a problemas corporales, le contestaremos que para todo problema existe la solución.

No nos cabe duda, que para el caso de una entrevista importante, se preocupará por levantarse de su cama con mucha más anticipación, y siempre teniendo una “reserva” de tiempo, para llegar en el momento preciso, y no retrasarse, Jalila, llegando tarde a su entrevista fijada con esa otra persona de carne y hueso (que hoy la vemos ahí y mañana puede estar bajo tierra), además sabiendo, que esa persona no será la que le proporcionará el bien material, sino que todos los bienes que se le presenten provendrán de la Bendición de Hakadosh Baruj Hu.

Hasta aquí está todo clarísimo. Pero cuando empezamos a hablar sobre nuestros rezos, otra vez todo se vuelve confuso…

Todo esto sucede porque no creemos en el poder de nuestros rezos! Ya que si fuéramos creyentes, llegaríamos siempre a tiempo, o por lo menos de la misma forma que a una entrevista con alguien de cierta importancia. En nuestra situación actual, ¿cómo considerar a las plegarias como una poderosa arma en nuestras manos, de la forma que las categorizó el Jazon Ish en sus cartas?

¡Y todavía no hablamos de los que se van corriendo antes del final! Eso quedará para otra oportunidad, pero tenemos la esperanza de poder corregirnos…

Alenu Leshabeaj.

Leiluy Nishmat

Harav Mejel Iehuda Lefkovich זצוק”ל

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]