Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Para reflexionar


Cuando los Medios se Vuelven Malignos
Por. Rab. Avi Shafran



Ya es bien sabido que el "palestino" ensangrentado y atontado mostrado en la foto de la Associated Press publicada en el diario New York Times y otros importantes diarios en el primer día de Rosh Hashaná, era en realidad un muchacho de ieshivá, de Chicago; y que los agresores de Tuvia Grossman no eran israelíes sino miembros de un grupo palestino que lo arrastraron, lo golpearon y lo apuñalaron; y que el furioso policía israelí con un garrote, en el fondo de la escena, no estaba gritando al sangriento joven sino a los palestinos que brutalmente atacaron al muchacho.

La corrección que la Associated Press (y el Times) hicieron algunos días después fue anémica, y casi igualaba la violencia del titular original.  Ésta identificaba al hombre herido como Mr. Grossman, describiéndolo como un "estudiante americano en Israel" - pero no hace ninguna mención de su religión, ninguna mención de cómo había sufrido sus daños y ninguna mención del papel real del policía israelí en todo el incidente.  Exactamente una semana después de la foto original exhibida en el Times, el diario publicó una historia explicando el preciso contexto de la foto.  Observadores habituales, sin embargo, no pueden ser culpados por preguntarse si la fotografía hubiese sido publicada, si la prensa hubiese sabido lo que realmente pasaba allí.  Pues hay una muy sutil intencionalidad para ser percibida por los lectores de diarios como el Times - y otros medios también.

 

Tomemos el Monte del Templo, el cual los historiadores neutrales han siempre descripto precisamente como lo que su nombre representa - el sitio de los dos Templos Sagrados Judíos, y de los cuales el segundo fue destruido por el ejército romano hace casi 2000 años atrás.  Recientemente, con una aparente estima hacia los líderes palestinos que claman que ningún Templo Judío jamás fue erigido en las montañas de Jerusalem, hacia el cual los judíos han dirigido sus rezos y hacia donde han rezado por milenios, el Times ha adjuntado la frase "al que los árabes llaman el Haram al Shafir".  Más recientemente, el mismo diario se refirió "al monte del Templo, que Israel clama haber sido el sitio del primer y segundo Templo".  Sin establecer ya una tradición histórica sino una mera "afirmación".

Un día más tarde, el diario describió a las tropas israelíes diciendo que "asaltaron el Haram, el lugar musulmán más sagrado de Jerusalem, donde cientos de personas estaban rezando".  Ninguna mención en absoluto - en ese artículo - sobre el "monte del Templo".

Cuando intenciones sin bases son abiertamente vociferadas, ellas son vistas por lo que son: fallas humanas feas y malvadas.  Sin embargo, cuando son expuestas sutilmente como un producto periodístico - elección de fotos, titulares, cambio de frase, historias distorsionadas - frecuentemente pasan desapercibidas, y proceden a infectar y deformar incontables corazones y mentes.

Todos los que entienden el aparente y evidente hecho de que los disturbios que suceden son la equivocación de… los amotinadores no tendrán problemas en ver la triste intencionalidad en mucho de los recientes reportajes sobre los eventos que ocurren en Israel.  Pero el conflicto del Medio Oriente es difícilmente el único contexto en el cual la intencionalidad de los medios de comunicación debe ser obvia para los observadores objetivos.

Con frecuencia yo soy un público crítico de la prensa - tanto de la general como de la judía - por deformar la imagen de la comunidad ortodoxa judía.  Ya sea que haya sido el enfoque repetitivo sobre individuos provocadores respondiendo a señalados servicios no tradicionales en el Cotel o descaradas exageraciones de tales confrontaciones (excremento nunca - repito, nunca - ha sido tirado a los feligreses); ya sea que estaba anunciando el cuidadoso equilibrio de Israel entre la sinagoga y el estado una "teocracia", o la caracterización de la jurisdicción del rabinato sobre temas de status personal - designado, en las palabras de David Ben Gurión: "para evadir, D'os no lo permita, la separación del pueblo judío" - como un "monopolio ortodoxo"; ya sea que malinterpretaba las palabras de los estudiosos de Torá o diseminaba historias falsas sobre prácticas judías ortodoxas - la demonización de los judíos ortodoxos por los medios de comunicación es una característica demasiado común de lo que pasa hoy en día en el periodismo objetivo.

Justo esta semana el L.A. Times retrató a judíos ortodoxos llenos de odio en una caricatura
www.latimes.com/news/comment/ramirez/ramirez_20001003A.htm

Quizás la línea de plata en el reportaje cubierto sobre el Medio Oriente del Times es que ahora debería ser claro a todos los judíos, de cualquier persuasión religiosa o cultural, que el medio puede ser horrorosamente irresponsable - y cuando lo es, no es un "cuarto estado" vital sino un peligro claro y presente para los judíos.

Una resolución correcta y a tiempo que todos nosotros podríamos considerar al comienzo de este nuevo año judío, es dudar descaradamente de los medios de comunicación cuando pintan a los judíos - ortodoxos o cualquiera de nosotros - con un pincel cargado de brea.

Cortesía de Am Ejad 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal