Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Hoja Nueva - Vayetzé1
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

 

TAFASTA MERUBA LO TAFASTA

(Agarraste mucho, no agarraste nada)

“Y movió la piedra que cubría el pozo”

(Bereshit 29,10)

Iaacov Avinu llega a Jaran, y ve a tres rebaños de ovejas que rodean el pozo de agua. Los pastores están esperando a sus compañeros para poder quitar la piedra gigantesca que está cerrando la boca del pozo, ya que ni siquiera los tres juntos tienen la fuerza para moverla. Cuando Iaacov ve a Rajel, la hija de su tío, que llega con el rebaño de su padre, se acerca al pozo de agua y con una sola mano mueve la piedra, “como el que quita la tapa de un frasco, para mostrarnos que tenía una gran fuerza”.

Sabemos que toda la Tora es un libro de estudio, que trae leyes y nos enseña cómo conducirnos. Aquí viene y nos informa que Iaacov tiene una fuerza muy grande. ¿Qué es lo que podemos aprender de esta afirmación?

Además, encontramos en el Midrash Teimani “Or Haafela” que está escrito: esto quiere decir que él (Iaacov Avinu), era fuerte en conseguir sus objetivos. Y más dice: “vaiaguel”, es una palabra que se puede explicar también como “alegría”, como cuando dice “vaiaguel libi”, mi corazón se alegra, porque cuando vio a Rajel, sintió alegría en su corazón, y con tanta facilidad consiguió mover la piedra.

¿Qué tiene relación tiene todo esto?, ¿y qué mensaje tiene para nosotros?

Veamos un hecho real que ocurrió. En el libro “Toldot Adam”, que habla sobre la vida del gran sabio, rabi Zalmen Mivilna, hermano del gaon rabi Jaim Mivoloshin ztz”l, encontramos lo siguiente, relatado por un testigo de los acontecimientos: una vez, mientras estaba estudiando, el gaon rabi Zalmen tuvo la necesidad de buscar una opinión en un libro que estaba en la biblioteca. Ya frente a la biblioteca, se encuentra con un mueble muy pesado, que para moverlo debían juntarse tres personas, que no le permitía llegar hasta el libro que precisaba.

Comenzó a caminar de un lado al otro del recinto, tratando de ver si aparecían esas tres personas, y mientras iba y venía repasaba el versículo junto con la explicación de Jazal: “no está en el cielo” (la sagrada Tora), y van a decir: quién puede subir hasta el cielo y traerla para nosotros, y así tenerla y ocuparnos de ella… porque si estuviera en el cielo, sería necesario subir, que alguien suba para traerla hasta aquí. “Tampoco está al otro lado del mar”, para que digamos: quién nos va a llevar al otro lado del mar y traerla para nosotros, porque si realmente estuviera del otro lado del mar, sería necesario subir a una embarcación y cruzar el mar hasta alcanzarla (Eruvin 55a). Y repasaba una y otra vez estas palabras con tanto amor, y en verdad, resulta imposible describir estos sentimientos con palabras, y hasta se escuchaba su dulce voz, que repetía estas palabras como cantando… De pronto sintió algo extraño, como que su cuerpo se llenaba de fuerza, y con esa fuerza, corrió hacia el mueble, como si fuera el vuelo de un águila hacia su presa, y levantó, él solo, el mueble que obstruía su camino hacia el libro que deseaba leer, sin ninguna ayuda. Tomo su libro, y todas las personas que estaban presentes quedaron maravilladas ante semejante milagro…

Un hombre, que retornó al camino de la Tora, contó que el comienzo de su transformación y retorno al camino sucedió en el Japón. Allí estudiaba la técnica para lograr, con la poca fuerza que tenemos, romper un ladrillo con un golpe de nuestra mano. ¿Cómo es posible? Concentrando todos los manantiales de fuerza de nuestro cuerpo, y preparando nuestra mente sólo para ese golpe. Vemos entonces, que en realidad fue este hombre el que llegó a esta conclusión, que la fuerza no es lo importante sino la concentración y el espíritu de lucha. Allí fue cuando salió en busca de la espiritualidad, y encontró el manantial infinito en la Tora de Israel.

Este es el secreto la piedra que Iaacov pudo mover, y ese mismo es el secreto de la grandeza de Iaacov Avinu, la grandeza de los Avot Hakedoshim y la grandeza de los sabios de Israel en todas las generaciones.

Y también así debe ser nuestra intención, si queremos sentir el gusto de la grandeza y de la verdad: desplegar todos los sentidos espirituales y concentrarlos en cada pensamiento, en cada buena acción que se nos presenta. Olvidarnos en ese momento de todo el mundo, y concentrarnos en una sola cosa, y concretarla, Besiata Dishmaia.

Tanto sea un tema de una Guemara, tanto sea una oración o tan solo (¿tan solo?, como si no fuera importante) una bendición. Vamos, debemos ser meticulosos con nuestros hechos, antes de mirar a los demás. ¿Acaso alguna vez dijimos la bendición de las comidas, el Bircat Hamazon de la forma que recién explicamos? O vamos a preguntar algo más simple, ¿acaso dijimos la bendición “Sheakol Niia Bidvaro” con semejante concentración?

Pero así, exactamente, lo estudiaron nuestros sabios. Cuenta la Guemara (Shabat 88a), sobre Raba que estaba concentrado estudiando un tema, y en ese momento sus dedos se engancharon con algo y comenzó a sangrar, y siguió estudiando sin sentir nada. ¡Así estudiaba un Emora! (un sabio de la Guemara).

Cuando una vez, un alumno del Gaon de Vilna dijo la bendición del trueno en la mitad de una clase, el Gaon le prohibió volver a asociarse en sus clases, porque “¿cómo es posible escuchar un trueno en medio del estudio?”…

El justo, rabi Moshe Mordejai Milelov ztz”l estaba rezando junto al Cotel Hamaaravi. En el medio de su oración, el cielo se cubrió de nubes y comenzó a caer una lluvia torrencial. Muchos se apuraron a poner sobre él sus paraguas. La lluvia seguía cayendo, los relámpagos iluminaban medio cielo, y los truenos se hacían escuchar con todo su poder. Hasta que las nubes comenzaron a abrirse, entonces se plegaron los paraguas. El justo concluyó su oración y giró sobre sí para emprender la vuelta. De pronto vio los charcos de agua bajo sus piernas y preguntó: ¿de dónde salió el agua?

Y el justo, rabi Israel Mehosiatin ztz”l, rezaba su plegaria cuando se escucharon las sirenas. Peligro de ataque con misiles. Todos corrieron a los refugios, todos, menos el justo, que seguía con sus oraciones. La carga de explosivos cayó muy cerca y el ruido fue estremecedor, los vidrios del Beit Hamidrash explotaron, el revoque de las paredes se desprendía. Finalmente se escuchó la sirena que anunciaba que todos podían salir de los refugios, y todas las personas volvieron al Beit Hamidrash.

Pero no podían continuar con los rezos, deberían esperar que el justo concluya su oración. Cuando finalizó giró su cabeza y preguntó: ¿quién arrojó piedras y rompió los vidrios?

No escuchó las sirenas, ni las explosiones, ni nada… Una oración así, seguro que hará “su trabajo”.

Cuentan que una vez fue a ver al justo, rabi Mordejai Milecovich ztz”l, un iehudi al que se le rompió una pierna, que sufría y se quejaba mucho por los dolores. El justo ordenó que acuesten al enfermo en su cama y pidió a todos los presentes que los dejaran solos. Se acercó al enfermo y le dijo: repite conmigo: “Tú revives a los muertos, grande es Tu Salvación… levantas a los caídos y curas a los enfermos”… ¿realmente crees en estas palabras?

Sí, dijo tímidamente el enfermo. Y el justo no quedó conforme: así no está bien contestado, ¡dilo otra vez! Y otra, y otra, y otra, hasta que el enfermo gritó: ¡Yo creo, yo creo!

Entonces, dijo el rebe, puedes pararte sobre tus piernas, ¡ahora!

Y se paró como cualquier otra persona…

Porque esta es la fuerza de la intención concentrada en un punto específico, la fuerza espiritual que fortalece y enfrenta cualquier obstáculo, y no hay nada que se interponga a esta fuerza.

La distracción es el polo opuesto.

Y ya lo dijo el autor del “Jovot Halevavot” en la introducción del apartado sobre la confianza en Hashem: ¡que Hakadosh Baruj Hu me salve de la distracción! 

Maian Hashavua.

 

Leiluy Nishmat

León Ben Ezra ז”ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]