Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Shabat Shalom


Nueva La Nueva Hoja Bo
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס"ד

AHI VA LA FLECHA

“Y toda la congregación de Israel degolló al cordero, en la tarde”

(Shemot 12,6)

El tiempo de acercar la ofrenda de Pesaj es “entre las tardes”, o al caer la tarde, así traducimos literalmente la expresión “Ben Haarbaim”.

Esta hora fue determinada específicamente por nuestros sabios, pero, en la práctica, el sacrificio “Tamid”, de todas las tardes, se acercaba después de las seis horas y media del día, o sea, media hora (de las horas “zemaniot”, horas que se obtienen de dividir la totalidad del día en doce horas) después de “Jatzot” (el mediodía).

Enseguida, después de ofrendar el sacrificio “Tamid”, se degollaba y se ofrendaba el sacrificio de Pesaj.

Y de aquí aprendemos algo muy importante: es verdad que el sol todavía está en un punto muy alto del cielo. Pero, a pesar de seguir muy alto, ya comienza a inclinarse en busca del ocaso, y decimos que estamos “entre las tardes” o “al caer la tarde”, porque el sol ya comenzó su camino hacia su puesta, dirigiéndose al oeste.

Porque después de la primera inclinación, vendrá la segunda, la tercera, y llegará el ocaso cuando todavía no lo soñemos…

Esto se compara con una embarcación, que flotaba en el corazón del mar. El capitán lo sabe muy bien: tiene que viajar siempre en una dirección específica, de acuerdo a los mapas. Si es meticuloso en llevar al barco por el rumbo indicado, sin desviarse ni a derecha ni a izquierda, llegará directamente al puerto.

Le ordena al encargado de fijar el rumbo, que sea absolutamente estricto en el cumplimiento de las indicaciones, y tranquilo, se va a descansar…

Cuando se levanta, ve que la brújula no está indicando la dirección correcta, tal vez hay una décima de grado de diferencia. Se enfurece, y pregunta cuánto tiempo el barco estuvo desviándose del rumbo correcto, cuántos minutos se fue alejando del destino buscado…

El marinero no entiende por qué el capitán estaba tan enojado, si la desviación es apenas una décima de grado… ¿Acaso es tan grave?

Pero el capitán estaba que volaba (y aclaremos que estaba en un barco, no en un avión) con su enojo: ¿cómo no puedes entender?, gritaba el capitán. Una pequeña desviación, de apenas una décima de grado o menos, que continúa durante un determinado tiempo, se convierte en un cambio de rumbo terrible a lo largo de todo el camino. Si nosotros pretendíamos llegar al puerto, con el rumbo correcto, ahora podemos llegar al medio de un desierto o tal vez, no llegar a ninguna costa y deambular por el mar sin rumbo.

En efecto, todo camino equivocado comienza con una pequeña desviación, que ni siquiera es perceptible. La primera desviación no se siente, y estamos seguros de que seguimos en el camino correcto, la segunda se aleja un poco más, y después, si seguimos desviándonos, es posible que nos alejemos tanto, hasta desconectarnos completamente y perder el rumbo…

Es necesario darle las gracias a los “grandes” de Israel de todas las generaciones, “los ojos de la congregación”, que con su visión tan clara y objetiva, nos ayudaron a no equivocar los caminos, de inmediato se pararon detrás nuestro, para prevenirnos, y nos devolvieron al camino correcto…

Estas palabras están expresadas para un grupo de personas, en general, pero no es menos lo que debemos aplicar en cada uno, en nuestros asuntos personales, particulares.

Los padres también son “los ojos de la congregación” de la familia, y tienen que mostrarse firmes y proteger todas las vallas, para que ningún integrante de la familia salte el cerco. Deben conducirse y conducir a toda la casa, enseñando el camino recto.

Como las flechas en manos del hombre fuerte, así son los hijos en su niñez, dijo nuestro Maestro, el rey de Israel, David Hamelej, Alav Hashalom.

Una flecha, en manos de un fuerte, así se ejemplifica y se entregó la educación de los menores en manos de los padres. Como esa flecha, que cuando se libera y es enviada, así sale el muchacho, futuro hombre iehudi, al gran mundo, saldrá al camino, y dejará una huella, podremos ver cómo deja demarcado el camino que seguirá, de acuerdo a la educación que recibió. Como esa flecha, en la que el fuerte fija su dirección y enfoca hacia su objetivo, así la educación que brindamos establecerá cuál será el futuro de nuestros hijos e hijas.

Todo esto ya es sabido y conocido…

Entonces, ¡qué grande es la responsabilidad de los que estamos lanzando flechas! Hay que tener presente en todo momento que cualquier desviación, por más pequeña que fuera, en la dirección de la flecha, nos alejará del destino buscado, de nuestra finalidad.

Ellos no pueden enderezar el movimiento de la flecha, nosotros lo marcamos. En nuestras manos está el lanzador de flechas y hay que apuntar con precisión.

Y si yo tiro en cualquier dirección, ¿qué problema hay?, ¿qué culpa tengo si mi flecha hirió a un hombre en lugar de matar a un ciervo? Yo apunté bien, y para mí eso es suficiente… pero nadie va a aceptar semejantes excusas, y este hombre será castigado con todo el peso de la ley.

Los padres deben (debemos) saber, que el camino de la vida de nuestros hijos se marca con mucha fuerza, principalmente, en sus primeros años, cuando son niños y jóvenes. En la casa, en la escuela, y con sus compañeros.

Una pequeñísima desviación, puede tener consecuencias que mejor no pensar. Cuánto debemos supervisar el ambiente en la casa, la enseñanza en la escuela y que el entorno, sus compañeros, sean dignos para nuestros hijos. Así tendremos grandes satisfacciones de ellos y serán una digna continuación para formar nuevas generaciones de iehudim.

Traducido del libro Maian Hashavua.

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 2+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal