Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Pesaj


El Halel
Por. Rabinos de Judaismo Hoy



El Halel

El Halel es una serie de Salmos de alabanza a D'os que los Sabios instituyeron leer en los días de fiesta acompañados por una bendición anterior y una posterior a su lectura.  Estos son los Salmos 113, 114, 115, 116, 117 y 118:

Tehilim 113: "Alaben a Dios, alaben los servidores de Dios, alaben el Nombre de Dios.  Sea el Nombre de Dios bendito, desde ahora y para siempre.  Desde la salida del sol hasta su puesta, es alabado el Nombre de Dios.  Elevado por sobre todos los pueblos está Dios, sobre el cielo está Su gloria.  ¿Quién es como Adonai, nuestro Dios, que elevado reside, quien desciende para observar, en el cielo y la tierra?  Levanta del polvo al pobre, y de los basurales alza al menesteroso.  Para asentarlo entre los distinguidos, entre los distinguidos de Su pueblo.  Convierte a la mujer estéril en la alegre madre de sus hijos.  Alaben a Dios".

Tehilim 114: "Cuando Israel salió de Egipto, la casa de Iaacov de un pueblo extraño.  Fue Iehudá el pueblo de Su consagración, Israel Su reino.  El mar vió y se escapó, el Jordán retrocedió.  Las montañas bailaron como ciervos, las colinas como corderitos.  ¿Qué ocurre contigo, mar, que te escapas, el Jordán, que retrocedes.  Las montañas, que bailáis como ciervos, las colinas, que lo hacéis como corderitos?  Por causa del Señor que formó la tierra, por causa del Dios de Iaacov.  El que convierte la roca en fuente de aguas, el pedernal en manantial de aguas".

Tehilim 115: "No a nosotros, Dios, no a nosotros, sino que a Tu nombre dale honra, por Tu benevolencia, por Tu verdad.  ¿Por qué dirán los pueblos: "Dónde está su Dios"?  Y nuestro Dios está en los cielos, todo lo que desea Él hace.  Sus ídolos son de plata y de oro, obra de las manos del hombre.  Boca tienen mas no hablan, ojos tienen mas no ven.  Oídos tienen mas no oyen, nariz tienen mas no huelen.  Manos (tienen) mas no palpan, pies (tienen) mas no caminan, no vocalizarán con su garganta.  Como ellos serán los que los hacen, todo el que cree en ellos.  Israel: confía en Dios, su ayuda y su amparo es Él.  Casa de Aharón: confía en Dios, su ayuda y su amparo es Él.  Los temerosos de Dios: confíen en Dios, su ayuda y su amparo es Él.  Dios que nos recuerda bendecirá, bendecirá a la Casa de Israel, bendecirá a la Casa de Aharón.  Bendecirá a los temerosos de Dios, a los pequeños junto a los grandes.  Incrementará Dios a vosotros, a vosotros y a vuestros hijos.  Benditos sean ustedes para Dios, el Creador del cielo y la tierra.  Los cielos son los cielos de Dios, mas la tierra la ha dado a los hombres.  Los muertos no alabarán a Dios, ni tampoco los que descienden al silencio.  Mas nosotros bendeciremos a Dios, desde ahora y para siempre, alaben a Dios".

Tehilim 116:  "Amé porque escuchó Dios, mi voz y mi imploración.  Porque prestó Su oído a mí, y en mis días lo he invocado.  Me rodearon los dolores de muerte, y los sufrimientos del sepulcro me encontraron, hallé aflicción y angustia.  Y el Nombre de Dios invoqué: Por favor, Dios, libera mi alma.  Clemente es Dios y justo, y nuestro Dios se apiada.  Dios cuida a los inocentes, empobrecí y a mí me salvó.  Vuelve alma mía a tu descanso, pues Dios se apiadó de ti.  Pues has liberado a mi alma de la muerte, a mis ojos de la lágrima, a mi pie del tropiezo.  Me encaminaré delante de Dios, en las tierras de la vida.  Tuve fe por eso hablé, yo empobrecí mucho.  Yo dije en mi apresuramiento: Toda persona es engañosa.  ¿Cómo le retribuiré a Dios todas Sus bondades conmigo?  La copa de las salvaciones levantaré, y el Nombre de Dios invocaré.  Mis votos a Dios cumpliré, delante de todo Su pueblo.  Preciada a los ojos de Dios, es la muerte de Sus piadosos.  Te reconozco Dios pues soy Tu servidor, yo soy Tu servidor el hijo de Tu servidora, Tú has abierto mis cadenas.  A Ti te ofreceré un sacrificio de gracias, y el Nombre de Dios invocaré.  Mis votos a Dios cumpliré, delante de todo Su pueblo.  En los patios de la Casa de Dios, en medio de ti Jerusalem, alaben a Dios".

Tehilim 117: "Alaben a Dios todos los pueblos, alábenLo todas las naciones.  Porque engrandeció sobre nosotros Su benevolencia, y la verdad de Dios por siempre, alaben a Dios".

Tehilim 118: "Agradezcan a Dios, porque es bueno, pues eterna es Su misericordia.  Diga ahora Israel, pues eterna es Su misericordia.  Diga ahora la casa de Aharón, pues eterna es Su misericordia.  Digan ahora los temerosos de Dios, pues eterna es Su misericordia.  Desde la angostura te llamé Dios, me contestó en la amplitud Dios.  Dios está conmigo no temeré, ¿qué me hará el hombre?  Dios está conmigo ayudándome, y yo veré a mis enemigos.  Es mejor confiar en Dios que apoyarse en el hombre.  Es mejor confiar en Dios que apoyarse en las personas distinguidas. Todos los pueblos me rodearon, en Nombre de Dios los destruiré.  Me rodearon y me rodearon más, en Nombre de Dios los destruiré.  Me han rodeado como abejas, se han quemado cual fuego de espinos, en Nombre de Dios los destruiré.  Empujar me han empujado para que cayera, pero Dios me ayudó.  Mi fuerza y mi canto es Dios, y fue para mí la salvación.  Voz de canto y salvación en las tiendas de los justos, la diestra de Dios hace la fuerza.  La diestra de Dios es elevada, la diestra de Dios hace la fuerza.  No moriré, sino que viviré, y contaré las obras de Dios.  Sufrir me ha hecho sufrir Dios, mas a la muerte no me entregó.  Ábranse para mí los pórticos de la justicia, iré por ellos, agradeceré a Dios.  Este es el pórtico de Dios, los justos irán por él.  Te agradeceré pues me respondiste, y fuiste para mí la salvación.  La piedra que despreciaron los constructores fue la que ocupó el mejor lugar.  De Dios es esto, ella es maravillosa a nuestros ojos.  Este es el día que hizo Dios, regocijémonos y alegrémonos en él.  Por favor Dios, sálvanos, por favor Dios, ayúdanos.  Bendito es el que viene en nombre de Dios, los hemos bendecido a ustedes desde la Casa de Dios.  Fuerte es Dios y nos iluminó, aten el sacrificio con cuerdas, a las esquinas del altar.  Mi fuerza eres Tú y te agradeceré, mi Dios Tú eres y te exaltaré.  Agradezcan a Dios porque es bueno, pues es eterna Su misericordia".

Durante los siete días de Pésaj (ocho en la Diáspora), en la tefilá de la mañana, debemos recitar el Halel después de la amidá de shajarit.  

Sin embargo, con excepción del primer (y en la Diáspora también el segundo) día de Pésaj, en los últimos seis días de Pésaj no se lee el Halel completo, sino que en lugar de leerse los Salmos 115 y 116 en forma completa, no se lee desde el versículo 1 al 11, leyéndose solamente en el Salmo 115 desde el versículo 12 que dice: "Dios que nos recuerda bendecirá…" hasta el final, y en el Salmo 116 desde el versículo 12 que dice: "¿Cómo le retribuiré a Dios todas Sus bondades conmigo?" hasta el final.  La razón de este cambio es porque no podemos estar completamente felices cuando hubieron creaciones de D'os que murieron durante nuestra lucha para conseguir la libertad.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal