Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


Como hacer para que nos sucedan milagros -2
Por. Rav Salomón Michan



Vamos a mencionar varios ejemplos para demostrar la idea de sacrificio personal:
 
Abraham Abinu:

Abraham Abinu entregó su vida para santificar el nombre de Hashem. Cuenta el Midrash, que el rey Nimrod obligó a Abraham Abinu a meterse al fuego, ya que no quería inclinarse a este. Cuando Abraham ingresó al fuego, no se quemó; ya que él sabía que por los valores y por la religión, vale la pena quemarse y morir por eso. Debido al sacrificio de Abraham Abinu, le llegó el milagro de no quemarse.
 

Yosef se sacrificó y se le hicieron milagros:
Sabemos la historia de Yosef, que se abstuvo en pecar con la esposa del Faraón. Hay un Midrash increíble que nos cuenta el pago que tuvo Yosef Midá Kenegued Midá: [11]
Nos dice la Torá:
Tú boca será la última palabra:[12] Es decir, no se hará nada en Egipto, hasta que tú hables. Es el pago que recibió Yosef por cuidar su boca en no besar a la esposa del Faraón.
Y se vistió con ropas finas de lino:[13] Ese cuerpo que no tuvo contacto con una mujer prohibida (la esposa del Faraón), fue vestido con ropas de reinado.
Se puso collares de oro en su cuello:[14] Su cuello que no quiso inclinarse al pecado, fue recompensado con collares de oro.
Se quitó el faraón su anillo y se lo dio a Yosef:[15] En esa mano que no palpó algo prohibido, fue puesto ahí el anillo de oro.
Y lo hizo subir en su segundo carruaje:[16] Esas piernas que no fueron hacer un pecado, tuvieron el mérito de subirse al carruaje real.
Vemos de este Midrash, que por el hecho que Yosef se privó en no pecar con la esposa del Faraón, recibió muchos milagros y bondades de Hashem. Quien se esfuerza y se sacrifica en no pecar, recibirá mucho más de lo que hubiera recibido su hubiera pecado.

 

Batiá, la hija del Faraón:

 
Dar la vida para no caer en pecados inmorales:


Elihau Hanabí entendió el mensaje y le entregó un bote lleno de monedas de oro.
 
Vemos el mismo mensaje que hemos escrito. Rab Cahana fue salvado por Elihau Hanabí por un milagro; esto, debido a que Rab Cahana sacrificó su vida para no caer en el pecado. Cuando alguien entrega su vida, Hashem hace milagros con él.

 
Portones de Nicanor:

 
¿Sabias que dos portones del Templo de Jerusalén eran de cobre y todos los demás eran de oro?
Esto era así porque Nicanor se dirigió a Alejandría de Egipto para construir y traer puertas para los portales del Templo. Allí hizo dos puertas lustradas, revestidas en cobre para tal fin. Colocó las puertas en una embarcación y emprendió el regreso. Cuando se hallaba en alta mar, se levantó una gran tormenta que amenazaba ahogarlos. Por tal razón, los tripulantes tomaron una de las puertas y la arrojaron al mar. Hicieron esto con el fin de alivianar el peso de la embarcación. Sin embargo, la furia de la tempestad marítima no se calmaba, por lo que decidieron arrojar la segunda puerta.
En ese momento Nicanor se incorporó, aprisionó la puerta entre sus brazos, y les dijo: “Si ustedes la tiran, arrójenme con ella al mar”. Tras este suceso, inmediatamente la furia del mar se calmó.
De todos modos, Nicanor se lamentaba mucho por la otra puerta que había sido arrojada. Antes bien, cuando la nave llegó al puerto de Ako, la primera puerta surgió y emergió de debajo de los laterales del barco.[19]
Estas puertas fueron colocadas en el portón oriental del atrio, frente a la puerta del Hejal. Esta es la razón por la cual todos los portones que había en el Templo fueron hechos de oro, excepto los portones de Nicanor, por los milagros que acontecieron con ellos.[20]
 

La existencia del pueblo judío, es realmente un milagro:
Si analizamos todas las guerras que ha pasado el pueblo judío, no existe la posibilidad que siga existiendo. Todas las naciones han estado en contra de los judíos. Así como dice la Guemará, que el pueblo judío se compara a un cordero, frente a 70 lobos hambrientos. ¿Es posible que el cordero se salve frente a esos lobos feroces? Así mismo debemos preguntarnos: ¿Cómo es posible que el pueblo judío siga existiendo?
La respuesta es la que hemos dicho. Por medio de un milagro. Y ¿por qué somos dignos a recibir milagros? Por cuanto que nos sacrificamos cuando Hashem nos pide.
Cuando un niño nace, hacemos un sacrificio muy grande en hacerle Brit Milá. Cuando un Gentil ve esta escena, que operamos a nuestros hijos a los 8 días de nacido, se impresiona y piensa que estamos locos.
La enseñanza del Brit Milá es la siguiente: Desde que nace un Yehudí, debe saber que la receta perfecta para lograr milagros y continúe la existencia del pueblo judío, es el sacrificarse y dar la vida p or Hashem.
 

Rab Abujatzira historia con el paralítico:
Esta historia está registrada en los periódicos de Israel que pasó hace algunos años. Le recomendaron a una persona paralítica por 25 años, que vaya con Rab Abujatzira para que le de una Berajá; aunque no quería ir, le insistieron y llegó con él. Cuando lo vio Rab Abujatzira, le preguntó si cuidaba Shabat, si cuidaba la santidad con la esposa y si cuidaba Kashrut. Este hombre dijo que no respetaba nada de eso. Hasta que Rab Abujatzira le preguntó: ¿Estás dispuesto a cuidar Shabat, santidad con esposa y Kashrut con la condición de curarte? Este hombre  por supuesto dijo que sí y desde ese momento tomó la decisión de cambiar su vida. Cuando el Rab Abujatzira escuchó que este hombre hizo Teshubá, le pidió a su ayudante que le diga a este hombre: Dile a este joven que se acerqué a mi, para que me de un beso en la mano. Después que el ayudante le dijo eso al joven, este con entendía nada, ya que su parálisis no lo deja moverse. El Rab volvió a pedir lo mismo pero el hombre no entendía cómo podía moverse con sus parálisis. Hasta que el Jajam insistió y gritó: “Que se pare ese joven y me bese la mano”. En ese momento se paró el joven y al darse cuenta que estaba parado, comenzó a bailar de la emoción.
La pregunta es: ¿Por qué Rab Abujatzira tenía la fuerza de hacer milagros? Lo veremos con la próxima historia.
 

Rab Abujatzira historia con Birkat Halebaná:

 
Preferible pagar al maestro que la calefacción:

Había un Rab muy grande  en Israel, llamado Rab Yehezkel Abramsky. Cuando era pequeño, no era de los mej or es estudiantes de la escuela; sino al contrario, era de los que menos captaban. En Europa donde él vivía cuando era pequeño, el frío era tremendo y no se podía aguantar sin calefacción y abrigos.
Debido a que Rab Yehezkel Abramsky no era muy capaz en la escuela, los padres le pusieron un maestro particular para que le enseñe T or á.
Este maestro tenía la necesidad de casar a una hija y puso sus condiciones para enseñar. Una de las condiciones era recibir el pago de 6 meses p or anticipado.
Los padres de Rab Yehezkel Abramsky tomaron la decisión en no comprar leña para la calefacción y en vez de eso, pagarle al maestro particular de su hijo para que le enseñe T or á.
Rab Yehezkel Abramsky decía que el frío era algo gigante y no entendía p or qué no había calefacción; hasta que el padre le dijo que el dinero que era para la leña y calefacción, se lo dieron a su maestro particular para que pueda estudiar T or á.
Cuando Rab Yehezkel Abramsky escuchó esto, se le abrió la mente y su esfuerzo para la T or á fue mucho más grande; ya que sus padres entregaron su vida y sacrificaron mucho para que su hijo estudie T or á.
El hecho que Rab Yehezkel Abramsky haya sido un gran Jajam reconocido mundialmente; no es casualidad, sino fue el sacrificio de los padres.
 

Ya no tengo la fuerza para ayunar 40 días:
Llegó una señ or a desesperada con el Jafetz Jaim (cuando el Jafetz Jaim tenía 50 años), pidiéndole que la cure de una enfermedad tremenda que los doct or es le habían dicho que no había esperanzas. El Jafetz Jaim analizó la situación y le dijo que sí la podía curar, con la condición que no le podía decir a nadie que el la curó. La señ or a, p or supuesto que aceptó y juró que no le iba a contar a nadie que el Jafetz Jaim la iba a curar.
Llegó la señ or a con los doct or es y les mostró que ya estaba curada. Los doct or es se s or prendieron, ya que era una enfermedad sin cura, pero ella no podría decir nada, ya que había jurado; entonces los doct or es dictaminaron que la curación fue un milagro.
Pasaron 15 años y a una pariente de esta mujer, le dieron el mismo diagnostico de la misma enfermedad. Le recomendó su amiga que vaya con un Rabino, ya que ellos tienen la solución de todo; pero debido a que esta mujer no creía en Rabinos, no le hizo caso a su consejo. Debido a que no iba a acceder con algún Rabino, y tanto sufrimiento que tenía p or ella, tomó la decisión en traspasar su juramento que había hecho hace más de 15 años y le contó el secreto de su curación: Que el Jafetz Jaim la había curado, y no podía decir nada.
Cuando la mujer enferma fue con el Jafetz Jaim, a la mujer que ya estaba curada hace muchos años, le volvió la enfermedad. La señ or a le pidió que aunque haya traspasado el juramento, que la vuelva a curar como hace 15 años.
Le contestó el Jafetz Jaim: ¿Tu crees que a mí edad es posible volver a ayunar 40 días seguidos?
El Jafetz Jaim había ayunado 40 días para salvar a esta mujer. Cuando alguien sacrifica, recibe milagros. Los milagros no llegan gratis.

 
Historia de Birkat Hajamá en Argentina:

Existe una Berajá que se dice sobre el sol y se recita 1 vez cada 28 años (Baruj… Ose Maasé Bereshit). Es necesario que el sol se vea y no esté nublado. Ese día es muy especial y miles de Yehudim se juntan para recitar esta Berajá. Quien ha visto el Kotel este día, se s or prende, ya que es algo increíble.
Pasó que llegó ese día, y en Argentina estaba muy nublado y toda la gente dijo que p or cuanto que estaba nublado, estaban exentos.
Pasó con 3 personas que querían cumplir con esta Mitzvá y fueron inmediatamente al aeropuerto para tomar un vuelo y decir la Berajá dentro del avión cuando éste se encuentre arriba de las nubes, y se vea el sol.
Cuando estos tres hombres se iban a subir al avión, vieron el cielo despejado, dijeron la Berajá e inmediatamente se volvió a tapar el sol.
P or cuanto que ya no era necesario subirse al avión, se regresaron al aeropuerto y les regresaron el dinero del vuelo.
Cuando estos tres hombres llegaron a su colonia, les preguntaron si habían visto el sol durante esos segundos, pero nadie lo había visto, más que estas 3 personas en toda Argentina.
Vemos el secreto que hemos hablado. Cuando alguien se sacrifica y se entrega a la voluntad de Hashem, pasan milagros. Y no es necesario ser Rab Abujatzira, sino cualquier persona que se sacrifica, pasan milagros.
 

Por querer escuchar el Kadish:
 
Me contó un amigo una historia que le pasó directamente a él y tiene que ver con lo que estamos escribiendo. Su nombre es Moy.
Moy es un hombre que trabaja y estudia a partir de las 7:30 pm hasta las 8:30 pm. Dice Minjá y Arbit temprano y a las 8:30 termina su clase y se va a su casa.
Normalmente, organiza sus citas de trabajo antes de las 4 de la tarde, para poder llegar a su estudio puntual.
En una ocasión, tuvo la necesidad de hacer la cita a las 7 de la noche así que no pudo llegar a estudiar a las 7:30 pm. Moy hizo un esfuerzo para llegar aunque sea a las 8 pm para estudiar una media hora; pero el tráfico no lo dejó.
Ya eran 8:20 y se encontraba cerca del lugar donde estudiaba; pero el tráfico no lo dejaba llegar.
Moy sabía que no iba a tener tiempo para estudiar, pero quiso ir al Midrash para contestar Amén del Kadish que se dice después del estudio de Torá.
Cuando eran 8:28, ya estaba en la calle del Midrash, pero debido a que no había lugar para estacionarse, pasaron varios minutos y ya no pudo entrar a contestar Amén al Kadish.
Moy estaba dolido y un poco triste ya que no pudo contestar Amén, ya que hizo un gran esfuerzo, pero no lo logró. Cuando avanzó 4 cuadras en el coche, recibe una llamada al celular y contesta: “Bueno”, “Bueno”, “Bueno” y nadie contestaba el teléfono. De repente, se escucha la voz de alguien en el teléfono que decía: “Itgadal Veitkadash Shemé Rabá”, era el Kadish de algún lugar que se estaba diciendo en vivo y la ley marca que si es un Kadish o una Berajá en vivo, es permitido contestar Amén. En ese momento, Moy se alegró y contestó Amén desde su coche con mucha alegría.
Al terminar el Kadish, Moy cuelga el teléfono y marca al número que apareció en el identificador de llamadas, que era un amigo de él. Moy le pregunta para qué le había marcado y el amigo contestó que él nunca lo llamó, ya que el celular lo tenía guardado en su bolsa del pantalón. Por supuesto que quien marcó, fue Hashem, que le dio la oportunidad de contestar Amén.
La persona que se esfuerza en algo, Hashem le manda la op or tunidad de lograrlo. Ese milagro pasó, ya que la voluntad de Moy era contestar Kadish.

 

<<< Milagros- volver -primera parte

[1] Talmud Sanedrín 22a.
[2] Bereshit Rabá 68, 4.
[3] Talmud Pesajim 118a.
[4] Tiferet Shimshon.
[5] Talmud Pesajim 118a.
[6] Talmud Ketubot 13b.
[7] Talmud Kidushin 81a.
[8] Talmud Berajot 20ª.
[9] Etz Yosef.
[10] Talmud Meguilá 6b.
[11] Bereshit Rabá 90
[12] Bereshit 41, 40.
[13] Bereshit 41, 42.
[14] Bereshit 41, 42.
[15] Bereshit 41, 42.
[16] Bereshit 41, 43.
[17] Shemot 2, 5.
[18] Talmud Kidushin 40a.
[19] Rab Eliahu Lopian explica que, Nicanor al sacrificarse por la segunda puerta, demostró retroactivamente que también hubiera estado dispuesto a morir por la primer puerta; por eso se hizo el milagro que la primer puerta que arrojaron, llegó hasta Yerushalaim.
[20] Talmud Yomá 38a.

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 8+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal