Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


La Amida - Oración del pueblo judío-5
Por. Rabino Iosef Bitton



BERAJÁ 13 de la AMIDÁ: Protege a quienes cuidan de nosotros.
על הצדיקים ועל החסידים

Concede Tu compasión, HaShem nuestro Dios, a los justos y a los piadosos,

a los sobrevivientes de Tu pueblo Israel, (a sus ancianos)  y a sus Sabios, que son perseguidos;  a los verdaderos prosélitos, y a nosotros.

Otorga una recompensa apropiada a todos los que confían verdaderamente en Tu nombre.

Y [ayúdanos para] que seamos contados entre ellos.

Y que nunca seamos avergonzados por haber confiado en Tí,

ya que siempre nos apoyamos en Tu infinita bondad.

Bendito eres Tú, HaShem, que eres el respaldo y el amparo de los [hombres] justos.


Pedimos por los justos en esta sección que trata de las solicitudes "nacionales" porque los Tsadiqim son los héroes de nuestro Pueblo: los hombres y mujeres que la Nación de Israel tiene como modelo a seguir e imitar.


"Cuida con Tu compasión, HaShem nuestro Dios..."
En esta bendición pedimos a HaShem que proteja y ayude a las personas justas y piadosas. Y a todos aquellos que por su condición política (los Sabios de Israel, por ejemplo, eran perseguidos a muerte en la época del Imperio romano para erradicar la tradición oral del pueblo judío) física o moral son especialmente vulnerables a la opresión. Pedimos que cuide de aquellos que se comportan con bondad y justicia, que buscan el conocimiento de Dios y la obediencia de Sus mandamientos.
 
"...a los justos y a los piadosos..."
Los justos, Tsadiquim, son los que siguen estrictamente los mandamientos de Dios; mientras que los piadosos o Jasidim se comportan en un nivel por encima de la rectitud. Me explico: los Jasidim son las personas justas que practican nuestra Torá más allá de sus deberes religiosos en un área específica de Mitsvot: Jésed, "bondad". Lo que incluye las buenas acciones que uno hace por otras personas: visitar a los enfermos, consolar a los dolientes, ayudar a los necesitados, cuidar y proteger a los más débiles, etc.  Mientras que el exceso en ciertas Mitsvot rituales puede ser considerado contraproducente, objetable o un síntoma de arrogancia, en el área de Jésed, "bondad", hacer más de lo que la Torá nos exige, es noble e incuestionable.  Es importante notar que la categoría de justos y piadoso es dinámica y completamente independiente de "castas". En otras palabras, cualquier persona puede pertenecer a la categoría de justos o piadosos, dependiendo exclusivamente de la rectitud y de las buenas acciones de uno.

 

"Otorga una recompensa apropiada... y que seamos contados entre ellos"
En esta Berajá pedimos a HaShem que recompense a los justos y a todos aquellos que ponen su confianza en Él. También le solicitamos a HaShem que nos inspire a seguir los pasos de los justos, y  que nos ayude e inspire para que también seamos parte de ellos.

 
"Y que nunca seamos avergonzados por haber confiado en Tí..."
¿Por qué los Tsadiqim y los Jasidim merecen una protección especial y una recompensa apropiada?  Porque las personas íntegras, y especialmente los Jasidim, viven de acuerdo a standards de altruismo que son muy diferentes al del resto de nosotros. Se comportan como si hubieran venido a este mundo sólo para dar, y no para recibir. Son expertos en defender a los demás, pero no saben defenderse a sí mismos. Cuidan de otras personas, muchas veces desatendiendo sus propias necesidades. Conozco voluntarios, por ejemplo, que se dedican con tanto esmero y entrega a cuidar a los enfermos, a asistir a los necesitados y a ayudar a los pobres, que a veces no los queda tiempo o energía suficientes para cuidar de sí mismos o incluso de sus propias familias. Por eso le pedimos a HaShem que brinde a estos ángeles-humanos una protección especial.   Además, no es raro que las personas demasiado nobles queden expuestas no solo a la ingratitud sino también al abuso....  Por eso le pedimos a HaShem que no permita que las personas de bien se avergüencen por exceso de nobleza y bondad.
Pedimos que HaShem los proteja cuando exponen su vulnerabilidad, y que los recompense cuidando de ellos y de sus familias como ellos cuidan de otras personas.

 

BERAJÁ 14 de la AMIDÁ: A Yerushalayim no se va; a Yerushalayim se regresa.

 


תשכון בתוך ירושלים עירך כאשר דיברת,

Restaura Tu presencia en Yerushalayim, Tu ciudad, como lo prometiste,

y que el Trono de David, Tu siervo, pronto sea por Ti restablecido.
 
Reconstruye [Yerushalayim], para siempre; pronto, en nuestros días.

Bendito eres Tu, HaShem, que reconstruye Yerushalayim.


En esta bendición le pedimos a HaShem 1. Que Su Presencia regrese a Yerushalayim (Jerusalem). 2. Que restablezca el Trono de David. 3. Que reconstruya la ciudad pronto en nuestros días, y que nunca más sea destruida (binyan 'olam).

Esta triple petición hace alusión a los aspectos espirituales y también políticos de Jerusalem.

"Restaura Tu presencia..."
En primer lugar, Yerushalayim es la ciudad del  Bet-haMiqdash, el Gran Templo, donde la Presencia de HaShem se podia sentir.  Nosotros los judíos creemos en la Omnipresencia de Dios (= Dios está en todas partes). Sin embargo, la Tora afirma que en el Bet HaMiqdash había una "Manifestación especial de la Presencia Divina", en hebreo: Shejiná. No era ח"ו una manifestación física o visible, sino una "sensación" que no podía ser experimentada en ningún otro lugar. El mismo Rey Salomón, el más sabio de todos los hombres y el rey que construyó el Bet-haMiqdash, confesó su imposibilidad de comprender cómo la Presencia Divina habita entre los muros del Gran Templo, cuando dijo en su Tefilá (plegaria) inaugural: "¿Cómo será posible concebir que Tu Dios habites aquí en la tierra? He aquí que los cielos y los cielos de los cielos [el universo] no pueden abarcar [Tu Presencia] ¡Cuánto menos esta casa [el Bet-haMiaqdash] que Te he construido! (I Reyes 8:27). Sin embargo, si el lector alguna vez visitó el Muro de los Lamentos (el Kotel, que era uno de los muros exteriores del Templo) seguramente se habrá sentido "desbordado" por una sensación incomparable de cercanía a HaShem. Esa sensación que se experimenta en el Muro es un diminuto eco de esa Manifestación Divina que se sentía en el Bet-HaMiqdash. La "Presencia Divina" está ahora en un estado de exilio (גלות השכינה). Y en este Berajá lo primero que pedimos a HaShem es que haga regresar Su Presencia a Yerushalayim.


"Y que el Trono de David, Tu siervo, pronto sea por Ti restablecido. "
Además de ser el centro espiritual del pueblo judío, Yerushalayim era (y BH hoy es!) también la capital política de la nación judía. Todas las instituciones nacionales funcionaban en Yerushalayim. El rey de Israel tenía su palacio, su residencia personal (como la Casa Blanca) en Yerushalayim. En Yerushalayim funcionaba también el  Bet Din-haGadol (= la Corte Suprema de Justicia) y Yerushalayim era también la ciudad del Sanhedrín (= el Congreso del pueblo judío). Cuando en Tishá beAb lloramos por la destrucción de Jerusalem nos lamentamos no sólo la destrucción de la Bet HaMiqdash, sino también por la erradicación de todas nuestras instituciones políticas y gubernamentales, sin las cuales los Yehudim no somos una nación "soberana".  Por eso, en esta Berajá, cuando oramos a HaShem por el restablecimiento de Yerushalayim, también pedimos por la restauración del gobierno judío (=el Trono de David).

"Reconstruye [Yerushalayim], para siempre; pronto, en nuestros días. "
Concluimos pidiéndole a HaShem que reconstruya la ciudad de Yerushalayim. Este es un pedido que suena superfluo en nuestros días, ya que la ciudad está parcialmente reconstruida, especialmente cuando la comparamos con la destrucción y la desolación de la ciudad duraste los últimos 20 siglos. Sin embargo, Yerushalayim aún está incompleta. Sin el Bet-haMiqdash, la Presencia de HaShem todavía no se siente en su plenitud. El Bet-HaMiqdash es para Yerushalayim lo que el alma es para el cuerpo. Por eso seguimos pidiendo a HaShem que nos permita ver Yerushalayim totalmente reconstruida "pronto en nuestros días".   Y si Yerushalayim es hoy en día la ciudad más bella del mundo, sin su "alma", ¡que imagine el lector qué hermosa Yerushalayim será una vez que el Bet HaMiqdash, sea restaurado!

"como lo prometiste..."
Terminó con con un texto que se menciona al principio  de esta Berajá. Fue el profeta Zejariá, que vivió en los días que los Yehudim regresamos a Yerushalayim desde Babilonia  (siglo 6 aec) que dijo esta profecía sobre Yerushalayim. En esos días, la ciudad estaba completamente en ruinas, desolada, sin Bet-haMiqdash, sin la Presencia de HaShem. Zejariá le dijo al pueblo que tuvieran paciencia, que HaShem había prometido regresar una vez que regresará Su Pueblo. Así dijo Zejariá (2:14):  רָנִּ֥י וְשִׂמְחִ֖י בַּת־צִיּ֑וֹן כִּ֧י הִנְנִי־בָ֛א וְשָׁכַנְתִּ֥י בְתוֹכֵ֖ךְ נְאֻם ה'  "Alégrate y regocíjate hija de Zion [Pueblo judío], porque he aquí que Yo [HaShem] regresaré, y Mi Presencia habitará entre Ustedes, dice HaShem" .  
Y si bien fue un proceso muy lento y difícil, el Bet haMiqdash finalmente fue reconstruido, y estas palabras de HaShem se cumplieron en los días de Zejariá, y rezamos para que se cumplan también en nuestros días.  AMEN.

 

 

Rabino Yosef Bittón
Sitio web: www.halaja.org




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 4+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal