Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Shabat Shalom


Parashat Matot-Masaei - 17
Por. Rav Stephen Baars



Números 30:2 - 36:13

Mentir

"La lengua es el bolígrafo del corazón"

Bajiá Ibn Pekudá (España, s. XI)

Tom Gilbert ascendió al estrado. Un jadeo ensordecedor surgió de la corte mientras que los impactados espectadores sostenían el borde de sus sillas.

Sus pies y manos estaban encadenados, Gilbert estaba escoltado por dos guardias armados - un procedimiento normal para los criminales peligrosos.

Gilbert era acusado de la famosa masacre de Hillbridge que impactó a América en los comienzos de los 90. El oficial del juzgado se acercó a Gilbert, y con un poco de duda en su voz le preguntó: "¿Jura decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?".

Gilbert respondió con una despectiva risa. "Tonto! ¿Seriamente tú esperas que yo, un asesino de masas, diga la verdad!?".

¿Nosotros deberíamos esperar que una persona acusada de asesinato - o incluso un simple ladrón - tenga algún problema en mentir para salvarse a sí mismo? ¿Nosotros realmente pensamos que mentir es peor que asesinar??

¿Por qué abrazamos el ideal de "jurar que diremos la verdad"? ¿Es esto una reliquia de un tiempo pasado, un ritual ilógico? ¿Cuáles son los orígenes de la práctica judicial de "jurar"?

¿Hubo un tiempo en el que el sistema judicial servía para algo más… algo que hoy nos evade?

"Sería un error atribuir a los conceptos legales romanos una influencia única sobre el desarrollo de la ley y las instituciones durante la edad media.

Las leyes de Moshé, así como las leyes de Roma, contribuyeron con sugerencias e impulsaron a los hombres y las instituciones que prepararían al mundo moderno; y si nosotros podríamos tener los ojos para ver los elementos sutiles de pensamiento que constituyen la gran sustancia de nuestros hábitos presentes, tanto en relación a la esfera de la vida privada como en relación a la acción del Estado, fácilmente descubriríamos cuánto - más allá de la religión - le debemos a los judíos". Woodrow Wilson, Presidente de los Estados Unidos de América.

 

La Espiritualidad del Habla

La parashá de esta semana dice: "Si un hombre hace una promesa a D'os, o un juramento para obligarse a sí mismo, él no debe romper su palabra. Él debe hacer todo lo que expresó verbalmente" (30:3).

Realmente, la Torá no dice: "Él no debe romper su palabra". La traducción literal es: "Él no debe profanar su palabra". Esta orden no es meramente un eco de la frase secular: "la palabra de un hombre es su compromiso". La Torá está implicando mucho más. Hay algo especial sobre eso que surge de tu boca. El no cumplir lo que tú dices no es sólo una cuestión de romper tu palabra, sino que profana la misma esencia de quien tú eres.

Todos nosotros escuchamos la expresión: "Yo pienso, luego soy". El judaísmo tiene una versión mucho más fuerte: "Yo hablo, luego soy". Más que en el reino del pensamiento, la palabra hablada cambia la clase de persona que tú eres. Los pensamientos son ideas en potencial; nosotros los hacemos realidad a través del habla. Articular tus sueños más nobles te acerca mucho a hacerlos realidad.

El judaísmo dice que las palabras no son meramente sonidos o vibraciones en el viento. Ellas son realidad. Las palabras toman una idea en potencial y las transforma en realidad. Si tú mientes, entonces pierdes la habilidad de expresar tus ideas mediante un medio estable y seguro, y por consiguiente, pierdes tu conexión con la realidad.

El habla está en el corazón mismo de nuestro ser. Es por eso que es de suma importancia habituar a tu boca a que diga siempre la verdad, pues a través de eso tú te convertirás en una persona verdadera.

 

El Dolor de la Mentira

"Cuando todo depende de sólo una pequeña mentira, nosotros nos olvidamos que en función de corregir una mentira, otras siete deben ser dichas" (Shevet Iehudá).

Las palabras son el medio por el cual nosotros conectamos nuestro mundo interior con el mundo exterior, y de la misma manera, por medio del cual absorbemos el mundo exterior y lo llevamos al interior.

El mentiroso dice palabras sin una comprensión de lo que ellas significan para él; él puede decir fácilmente falsedades ridículas y obvias. El mentiroso ha roto una conexión vital con el mundo que lo rodea.

Mentir crea una gran cantidad de problemas. Las personas no pueden confiar más en ti, y lo que es aún más trágico, tú no puedes confiar más en ti mismo. El mentiroso encontrará incrementadamente dificultoso articular lo que quiere decir y lo que siente - tanto para otros como para consigo mismo.

Todo lo que dice pierde valor. Eventualmente, él se hundirá en la confusión de quién es él y cuál es el significado de la vida.

Shakespeare notó: "Por sobre todo, hacia tu propio ser sé verdadero". El concepto judío es diferente. Ser verdadero con uno mismo es posible… sólo si con otros eres también verdadero.

 

Mantén Tu Boca Limpia

"Rabí Gamliel le dijo a su sirviente que le compre la mejor carne del mercado. El sirviente compró lengua. Al día siguiente Rabí Gamliel le pidió que compre la peor carne del mercado; y otra vez el sirviente compró lengua. Este incidente nos enseña que no hay nada mejor que una buena lengua, y no hay nada peor que una lengua malvada" (Midrash, Vaikrá Rabá 33).

Nuestros Sabios nos dicen que es importante enseñar a nuestra boca a decir "no lo sé". Así como decir "por favor", y "gracias" entrenan a la persona a ser agradecida, similarmente, "no lo sé" ayuda a la persona a ser humilde.

Así como hay ciertas comidas que nosotros encontramos repulsivas para comer, así también, nos debe disgustar la posibilidad de ingerir mentiras.

Similarmente, hay palabras que nos debe repugnar decir. "Yo quiero hacer el mal"; "No me interesan las otras personas", "yo quiero ser miserable". Estas frases son difíciles de pasarlas por nuestros labios.

Si hay una frase que tú no puedes llegar a decir, entonces toma conciencia de cuán significante es ese concepto en tu vida y en la esencia de tu ser. Haz un esfuerzo para vivir con las ideas fundamentales que constituyen tu ser. Por lo menos di: "Yo quiero, por sobre todo, ser bueno, hacer lo correcto; yo quiero tener un propósito y un significado en la vida". Al decir esto, tú ya te has acercado un poco más a concretarlo.

 

Preguntas Para Reflexionar

#1: Piensa sobre alguna vez que has mentido para seguir adelante con algo. Si tú pudieras, ¿preferirías ser una persona que nunca mintió, o preferirías quedarte como eres? ¿Por qué?

#2: ¿Alguna vez has mentido a alguien muy cercano a ti y a través de eso has arruinado la relación?

#3: Mira tu vida, ¿alguna vez te has mentido a ti mismo?




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal