Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Shabat Shalom


Parashat Ki Tavo - Ohr Somayach



Resumen de la Parashá

Cuando los Hijos de Israel moran en la Tierra de Israel, sus primeros frutos son llevados al Templo y donados al Cohen en una ceremonia que expresa el reconocimiento de que Di-s guia la historia del Pueblo Judío a través de los tiempos. Este pasaje forma la parte central de la Hagada que leemos en el Seder de Pesaj. En el último día de Pesaj en el cuarto y séptimo año del ciclo de siete años de los diezmos, una persona debe recitar una confesión de que realmente ha distribuído los diezmos a las personas correctas, de la manera correcta. Con esta mitzvá de "Vidui Maaser", Moshé concluye con los mandamientos que Di-s le dijo que enseñe al Pueblo Judío. Luego le pide al pueblo emular los caminos de Di-s, ya que ellos son un tesoro para El. Cuando los Hijos de Israel cruzan el río Jordán, hacen un nuevo pacto con la Tora. Grandes piedras son puestas y la Tora es escrita en ellas en las 70 lenguas principales del mundo, después de lo cual se las cubre con una fina capa de yeso. Mitad de las Tribus van a estar en el Monte Gerizim, la otra mitad en Monte Eval, y los Leviim en el valle entre las dos montañas, y recibirán doce mandamientos. Todos las personas contestarán "Amén" a las bendiciones y a las maldiciones.

Luego Moshé detalla las bendiciones que serán otorgadas al Pueblo de Israel. Estas bendiciones son tanto físicas como espirituales. Sin embargo, Moshé describe para ellos un escalofriante cuadro de destrucción que caerá sobre ellos si no cumplen con las enseñanzas de la Torá - siendo el resultado de esto el exilio donde deambularán entre las naciones.

 


Comentario a la Parashá

"Y te pondrá Di-s a la cabeza y no a la zaga; y estarás sólo arriba, y no estarás abajo. Cuando hayas de obedecer los Mandamientos de Hashem tu Di-s, -lo que yo te ordeno el día de hoy- para cuidar y para cumplir" (28:13)

Vemos en la naturaleza que una piedra rueda hacia abajo con gran velocidad, pero si la tiramos hacia arriba rodará mucho más despacio. Lo contrario pasa con el fuego, que crece rápido, y baja despacio. La piedra sigue su naturaleza hacia la tierra, y el fuego se eleva hacia el cielo. Todo va rápido hacia su raíz y lentamente se aleja de ella. Así, el alma desciende en este mundo en contra de su inclinación natural pero aspira constantemente a subir a los cielos.

Rabbí Ezriel Hildersheimer

"Entonces deberás llamar con una voz alta..." (26:5)

Son las tres de la madrugada. Tu esposa ha empezado la labor de parto. El doctor se ve preocupado. Tomas el teléfono y llamas a un adam gadol (gran estudioso de la Tora) y le pides que daven (rece) por tu esposa. Luego de un dificultoso parto tu esposa te presenta un hermoso bebe varón. Madre e hijo están bien. Es martes en la mañana. El viernes en la noche ves al adam gadol en shul (sinagoga) y lo invitas al Shalom Zojer (bienvenida tradicional de un bebe varón). El te dice "Cuando tu mujer entró en labor de parto me llamaste a las tres de la mañana para decirme. Pero cuando dió a luz esperas hasta el Shalom Zojer..."

Un granjero comprende que sin lluvias y sol sus cosechas fracasarán. Debido a ello le reza a Hashem por el éxito de su producción; reza fervientemente y con gran motivación. Cuando todo esta cosechado, el trae los bikurim (primeros frutos) al Bet HaMikdash en Jerusalem. Entonces hace una declaración -un resumen de la historia judía- detallando la bondad inalterable e infaltable de Hashem a Su Pueblo. Rashi, citando el Talmud (Sota 32b), escribe que esta declaración debe hacerse 'en voz alta'.

Con ese mismo fervor e intensidad que buscamos asistencia y ayuda, debemos ofrecer agradecimiento y reconocimiento. Si hacemos una llamada a las tres de la mañana con todo corazón al Creador del Mundo por ayuda urgente, agradezcámosle con esa misma urgencia y profundidad de sentimiento.

(A nombre de Rabbi Yosef Tzeinvort, escuchado de Rabbi Yehoshua Bertram)


"Y será que si no escuchan..."

Hay 98 maldiciones en la Tojajá (regaño) que está en la parashá de esta semana, que detallan lo que le pasará al Pueblo Judio si se desvían de la Tora.

Luego de una boda se hace una semana de Sheva Berajot (comidas festivas) para la pareja recién casada. ¿Por qué específicamente una semana?

Durante la semana de Sheva Berajot hay dos comidas al día, y en cada comida se recitan siete bendiciones. Siete multiplicado por dos multiplicado por siete es... ¡98! ¡Que sea a través de las bendiciones del establecimiento de un nuevo hogar judío que todas las maldiciones y sufrimiento de nuestra larga noche de exilio tengan final! ¡Que otra vez escuchemos en las ciudades de Yehuda y en los suburbios de Yerushalayim la voz de alegría, la voz de felicidad, la voz del novio y la voz de la novia!

(Basado en Jidushei HaRim en el Gnizei HaJasidim en Iturei Tora)


"Y el Cohen tomará el cesto de tus manos..." (26:4)

Las manos son distintas de los demás miembros del cuerpo. Todos los otros miembros estan fijos y estáticos, mientras que las manos pueden bajar debajo de los pies o elevados mas arriba de la cabeza.

Lo mismo es cierto en un nivel alegórico-ético. El hombre puede bajar sus manos, realizar los pecados mas atroces. Puede asesinar, robar. Todo puede hacerse con las manos. Hablamos de "tener sangre en las manos" y "manos sucias".

Por otro lado, las manos, cuando se elevan pueden realizar los actos más santos. Cuando el Kohen bendice al pueblo levanta sus manos. La mano da tzedaká (caridad). La mano pone los tefilín. Extendemos la "mano de amistad y asistencia".

El trabajo manual de una persona es simbolizado por las adquisiciones que la labor de sus manos le proporcionaron. Por esta razón los primeros de sus frutos deben santificarse como bikurim.

Pues el principio influencia a lo que va a venir después. Por ende cada principio debe santificarse, porque cuando el principio es santo, todo lo que lo sigue también será santo.

Cuando las manos se levantan por encima de la cabeza, cuando se dirigen al cielo, entonces la cabeza y el cuerpo inevitablemente seguirán detrás de ellas.

(Adaptado de Rabbi Shlomo Yosef Levin)


Haftará

Yeshayahu 60 : 1 - 22

En esta, la última de las siete haftarot de consuelo, el profeta Isaías llama a Jerusalem a levantarse del dolor de la oscuridad y la sombra, y a brillar ante el mundo con toda su gloria. La luz de la redención, tanto física como espiritual, irradia sobre ella. Sus hijos, que hace tanto desaparecieron, retornan y las naciones del mundo despiertan al reconocimineto de Hashem y de que el Pueblo Judío son sus emisarios.

Esta redención, en contraste con las anteriores, será la final y completa. "Nunca más tu sol se pondrá, ni tu luna menguará, pues Hashem será para ti una luz eterna, y finalizados serán tus días de luto."

"Los hijos de extranjeros construirán las murallas de tu ciudad..." (60:10)

En verdad el Pueblo Judío nunca necesitó murallas del todo. Pues ningún hombre osaría levantar batalla contra ellos, y por eso no necesitaban fuertes ni fortalezas.

Sin embargo 'los hijos de extranjeros' -no-judíos que aceptaron para sí mismos las siete leyes de Noé-ellos seguramente necesitan las murallas. Pues de acuerdo al Rambam, la ley de un guer toshav (un no-judío que aceptó las siete leyes de Noé) es solo aplicable durante el tiempo en que la costumbre era de tener las ciudades amuralladas. De modo que 'los hijos de extranjeros' construían las murallas de la ciudad para tener el estatus de guerim toshavim. Pues una vez que lograron este estatus, el Pueblo Judío tiene la mitzvah de proveeer su alimento y bienestar.

Una muralla puede ser más que una portecció'n contra los enemigos...

 


 

Comentarios sobre las Canciones que cantamos en la mesa de Shabat a trave's de las generaciones.

Kol Mekadesh
"Todo aquel que cuide Shabat..."

Sjaro harbe meod al pi foalo'. Ish al majanehu veish al diglo'.
Su recompensa es grande de acuerdo con su acción. Cada hombre a su campo, cada hombre a su bandera.

Uno que honra Shabat a través de disfrutarlo, dicen nuestros sabios (Shabat 118a), será recompensado con una herencia sin límites. Esta recompensa es 'medida por medida'. Así como el no puso límites a su disfrute del día santo, y aún desafió la restricción de tiempo al agregar tiempo al Shabat, así "su recompensa será grande de acuerdo a su acción" y será sin límites.

Dicha recompensa sin límites, de ninguna manera se impondrá sobre los límites de otro. Cada uno tendrá todo lo que requiere y estará contento de estar "en su campo con su bandera".




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 3+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal