Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Shabat Shalom


PERASHIOT VAHIAKEL PEKUDE-18
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



PODEROSOS…

“Todo el oro que se empleó para la obra” (Shemot 38,24)

En nuestra perasha estudiamos de qué manera, todo un pueblo, hombres y mujeres, personas simples y los honorables de la congregación, acercan sus ofrendas con un corazón generoso, para el levantamiento del Mishkan Hashem (el Tabernáculo), el recinto donde se asentará la Divinidad de Hashem Itbaraj.

Pero, el orden de las escrituras nos hacen despertar varias preguntas: primero, fueron las mujeres las que donaron sus adornos, como está escrito (Shemot 35,25): “y toda mujer de corazón sabio hiló con sus manos y trajo…”, y el versículo siguiente (Shemot 35,26): “y todas las mujeres inspiradas por la sabiduría de sus corazones hilaron el pelo de las cabras”. Y recién al final aparecen los hombres (Shemot 35,27): “y los príncipes trajeron piedras de ónix y las piedras para engarzar el Efod y el Pectoral”.

Primero las donaciones de los pelos de cabra, y al final los diamantes y las piedras preciosas. ¿Por qué? Aparentemente, o lo que parece más lógico, los diamantes son más importantes y deberían donarse antes, y tendrían que haberse nombrado al principio de la lista.

Contesta Rabenu “Or Hajaim” Hakadosh que nuestros escritos no enumeran las donaciones de acuerdo a su valor monetario, sino respecto a la importancia que tienen para el Cielo, mirando los corazones de los donantes, porque Hashem se dirige hacia el corazón.

Una mujer que entrega sus joyas, ¡cuánto corazón hay en su acción! Y en el trabajo del  hilado de la lana, cuánto esfuerzo, cuánta dedicación para un trabajo que se hace con las manos… Solamente al final se enumeran los regalos y las donaciones que tienen un valor monetario mucho mayor, porque se encuentran en el último lugar cuando los medimos con el corazón y los sentimientos: los príncipes trajeron piedras preciosas que sacaron de sus cajas fuertes…

No interesa la cantidad de dinero que un hombre entrega en forma de Tzedaka (caridad). Esta cantidad no es lo que valora su donación. De ninguna forma. Solamente la intención de su corazón, y la voluntad de expandir y aumentar el Honor de Hashem en el mundo, son las cosas que le dan el verdadero valor a los regalos del hombre.

También un pobre, que no tiene en su bolsillo ni la más pequeña de las monedas, pero en cuanto recibe algo, muy pequeño, lo entrega de corazón para el Honor del Nombre de Hashem, se considera para él esa Tzedaka como una contribución gigantesca.

Esta información, este conocimiento, debería traer tranquilidad y regocijo a los corazones de todos los hombres, sabiendo que a nadie se le exige lo que no tiene. Y por otro lado, también un hombre, con sus fuerzas aparentemente agotadas, podrá hacer y llevar a la práctica, podrá construir, tanto como el millonario más poderoso.

De aquí podemos aprender, que la cantidad de riquezas y el tamaño del edificio no son la causa ni el medio para que la Divinidad se deposite en la congregación de Israel. Todo nos muestra lo que Hashem quiere de nosotros, el temor y las acciones puras, para que la Divinidad se instale en nuestro interior.

Y estas palabras también pueden ser explicadas en sentido contrario.

Tenemos un iehudi al que Hashem Itbaraj le dio Su Bendición y una gran riqueza. Cuando llegan personas a su casa para pedirles Tzedaka, él reparte cantidades pequeñas de dinero, que no pueden compararse con la magnitud de su riqueza, y hasta vemos que, a veces, arrastra hasta sacar de su casa a los hombres pobres, porque también con la cantidad de dinero que en algunas ocasiones les entrega, se considera como una Tzedaka miserable.

Contó el rab Neta Shlomo Zilver, de la ciudad de Monsi, que una vez se encontró con un hombre que se encargaba de acompañar a los “enviados” que llegaban a los Estados Unidos para reunir dinero para los institutos de Tora. A estos hombres se los conoce como “drivers”, porque llevan a los hombres que juntan dinero a las casas de las personas que están en condiciones de dar donaciones y cobran cierto porcentaje de la recaudación. Este “driver” le contó al rab un suceso del que fue testigo.

Un “Rosh Ieshiva” muy importante de la tierra de Israel llegó a la casa de un conocido millonario, y le pidió una donación para su Ieshiva. El poderoso hombre sacó su libreta de cheques y escribió en el primero de ellos un importe muy bajo, para nada acorde a su gran fortuna.

El Rosh Ieshiva se enojó, y puso frente al millonario un detalle de los enormes gastos de la Ieshiva y las instituciones anexas, y le pidió que aporte una suma mayor.

El hombre también se enojó, le quitó el cheque que le había entregado y le dijo al Rosh Ieshiva: yo le pido a Usted que me borre de su lista de hombres ricos, y que ya no se acerque nunca más a mi casa.

El Rosh Ieshiva, conocido por su inteligencia y por sus rápidas reacciones en momentos tan especiales como éste, no perdió el control ni tampoco su caballerosidad, y le contestó al millonario en un tono muy agradable y tranquilo: yo estoy dispuesto a borrarlo de mi lista, pero Usted deberá saber, que en el momento en que su nombre desaparezca de mi lista, es posible que también en el Cielo, Usted sea borrado de la lista de hombres con grandes fortunas… por eso, es mi voluntad que antes de que yo haga la acción de borrar su nombre, que piense una vez más si eso es realmente lo que Usted desea…

Esas palabras ingresaron directamente dentro del corazón del millonario, le pidió perdón al Rosh Ieshiva y le dio una gran donación.

Traducido del libro Barji Nafshi.

 

 

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 1+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal