Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Shabat Shalom


La Nueva Hoja Nueva -PERASHAT BEJUKOTAI
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס"ד

NO TE ESFUERZAS Y ENCUENTRAS… NO TE CREEMOS

 “si se conducen por Mis Caminos…” (Vaikra 26,3)

Decía el gaon rabi Jaim Iaacov Levin: hace tiempo estudiaba en la Ieshivat Kaminitz junto al gaon rabi Baruj Ber ztz”l.

¿Quién fue rabi Baruj Ber?

El gaon falleció antes que se desatara la terrible Shoa (el Holocausto), y el Maran Hajazon Ish ztz”l dijo sobre él, que todo tiempo que vivía era como un escudo que protegía a toda la generación, con su esfuerzo y su constancia en el estudio de la Tora. Tan así que el terrible decreto no podía manifestarse mientras el gaon estuviera con vida…

Muy bien, rabi Jaim estudiaba en el cuarto del gaon cuando entraron unos cuantos estudiantes de la Ieshiva con una pregunta muy fuerte sobre el tema que estudiaban. La contradicción era muy grande. Intentaron resolverla, unos por un camino, otros por otro camino…, todas las respuestas fueron desechadas… La contradicción se mantenía en pie, como una muralla inquebrantable.

En ese momento entró al cuarto el Rosh Ieshiva y vio a todo el mundo preocupado, con las frentes llenas de arrugas y preguntó: ¿cuál es el problema que los aqueja?

Pusieron frente a él la contradicción irresoluble. Escuchó, y sin esperar dio una maravillosa respuesta con una gran profundidad. Intentaron voltear su respuesta pero no pudieron, contestó a todas las preguntas, trajo pruebas suficientes, y todos recibieron del gaon la luz de la Tora.

Los rostros cambiaron, desaparecieron las arrugas, no existe alegría comparable a la aclaración de las dudas…

Pero de pronto, se oscureció el rostro del Rosh Ieshiva. Con preocupación dio unos pasos hacia atrás y empezó a recorrer el cuarto, ida y vuelta, con una mano sobre la frente. Entonces, se paró al lado de la mesa y dijo con la voz entrecortada: “Me equivoqué, queridos hijos”. Lo dijo con mucho sufrimiento y excusándose. Nadie podía creerlo. “Reconozco y confieso que me comporté incorrectamente…”

Y mientras algunos se sorprendían, explicó: nuestros santos sabios dijeron, que si viene una persona y nos dice: “no me esforcé y encontré – no le creemos”, porque la Tora no puede adquirirse sino con gran esfuerzo. Todo el conocimiento llega, todo el entendimiento, cada logro se alcanza, quiérase o no, con esfuerzo. Y ustedes pudieron ver, que escuché la duda que tenían, una gran pregunta, y de inmediato les hice escuchar la respuesta. Puede ser, fue una exposición agradable, profunda y maravillosa. Pero nuestros sabios atestiguaron que no hay que creer en un caso así, y estoy rogando al Creador no haber caído en revelar un aspecto de la Tora que no esté de acuerdo a la Ley, ya que quien hace esto, Hashem nos guarde, no tiene parte en el mundo venidero.

Los alumnos quedaron paralizados, y el Rosh Ieshiva, otra vez, empezó a caminar de un extremo al otro del cuarto, sus ojos brillaban como dos antorchas, mientras profundizaba en un libro con inmensa concentración. Pasaron unos diez minutos con interminables idas y vueltas por el cuarto, hasta que su rostro volvió a iluminarse: “¡Baruj Hashem!”, exclamó, “¡Me esforcé y encontré! Vengan a escuchar la respuesta a vuestra gran pregunta”.

Todos inclinaron sus oídos, y el Rosh Ieshiva desarrolló la respuesta, volviendo palabra por palabra a su respuesta anterior…

¡Pero nada se podía comparar! Aunque las palabras eran las mismas, estaban pronunciadas con fuego, con gran sentimiento. ¡Esta vez se trataba de una respuesta producto del esfuerzo!

No tenemos cómo imaginar lo que fue ese rayo de inteligencia, la increíble aptitud del “Ministro de la Tora”, el gaon rabi Aharon Kotler ztz”l. Un manantial de novedades que fluye y fluye, como un cauce de agua interminable. Podía dictar sus clases sin interrupción, cuatro y cinco horas de pensamientos, definiciones, controversias, leyes que se enroscan y desenroscan, un razonamiento, otro razonamiento, hasta terminar con las fuerzas del mejor de los alumnos…

Podía estar dos días enteros en la Ieshiva santificando todo su tiempo para que la exposición de la clase resulte perfecta, repasando cada expresión.

Una vez, en el punto más frío de un invierno nevado, el fuego ardiente de la estufa de leña lanzaba bocanadas de humo por la chimenea de la Ieshiva que de pronto se tapó y el humo invadió el salón de estudio, donde el Rosh Ieshiva estaba dictando su clase. Un grupo de jóvenes salió del lugar de inmediato, otra parte resistió media hora, y los que pudieron soportar más tiempo se fueron a la hora, con los ojos irritados y lagrimeando debido a la intensa humareda. El Rosh Ieshiva siguió dictando su clase con toda su energía, compenetrado en las profundidades del Talmud y la Ley, sin percibir nada de lo que ocurría a su alrededor…

De pronto se dio cuenta de que estaba solo en el Beit Hamidrash (en la casa de estudio), y preguntó: ¿dónde están todos?...

En otra oportunidad, conversaba con él, el gaon rabi Itzjak Hutner ztz”l, y entre las palabras recordó lo que afirma la Mishna: “todo el que cumple la Tora en la pobreza, finalmente la cumplirá en la riqueza” (Pirke Avot 4,9). Y discute el Alshij Hakadosh ztz”l porque muchos de nuestros sabios, entre ellos rabi Janina Ben Dosa, rabi Elazar Ben Pedat, Raba Bar Najmani y muchos más, que se ocuparon de la Tora siendo muy pobres, durante toda su vida siguieron en la misma pobreza…

¿Cómo se explica?

Nuestros padres explicaron la Mishna, y la Mishna no habla de dinero sino de conocimientos: todo el que estudia Tora y se esfuerza en el estudio, esforzándose a pesar de la “pobreza” en sus aptitudes, en la “pobreza” o en su falta de conocimientos, finalmente se le abrirán las puertas de la luz, y se iluminarán sus ojos con las luminarias de la Tora…

Cuando rabi Aharon Kotler escuchó estas palabras, de sus ojos brotaron lágrimas.

Y rabi Itzjak se asombró: ¿por qué llora el Rosh Ieshiva?

Lloro porque no tuve el mérito de estudiar Tora con pobreza de conocimientos y con dificultades para captar el estudio…

 

 

Traducido del libro Maian Hashavua.

 

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal