Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Shabat Shalom


La Nueva Hoja Nueva -PERASHAT SHELAJ-18
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס”ד

DE LA MANO DE HASHEM

“nuestras mujeres y nuestros niños serán tomados cautivos”(Bamidvar 14,3)

Un iehudi estudioso y muy sabio contó un hecho del que fue testigo presencial, algo ocurrido en Auschwitz y que muestra la fuerza espiritual de esos iehudim que soportaron tantos sufrimientos en los campos de exterminio.

Una noche, precisamente una noche de Shabat, los alemanes dictaminaron un castigo colectivo a todas las mujeres que vivían en una de las secciones, ordenándoles quedarse de pie, sin moverse, durante toda la noche.

Afuera, el frío era tremendo, la tierra estaba cubierta por una gruesa capa de nieve. Las pobres mujeres no sabían cómo hacer para fortalecerse y cumplir con esa obligación que les fue impuesta. Tan difícil les resultaba, que parte de ellas decidió recitar el “Viduy”, confesarse, porque estaban seguras que sería su última noche con vida…

Y de pronto, entre las mujeres surgió una joven de dieciséis años, que al ver la difícil circunstancia que atravesaban las mujeres mayores, decidió poner manos a la obra, intentando fortalecerlas a pesar del frío y la nieve.

La joven pidió permiso para hablar, y comenzó a describir frente al resto de las mujeres apresadas, cómo se vería esa noche de Shabat si estuvieran sentadas en la tranquilidad de sus casas. Y ahora, así decía, nuestras madres encenderían las velas de Shabat, con lágrimas en sus ojos, y las mesas de Shabat en nuestras casas, cubiertas con hermosos manteles blancos.

Prosiguió: más tarde, llega papá del Beit Hakneset, con amabilidad y alegría junto a sus hijos, y todos cantan el “Shalom Alejem” con una tonada maravillosa. Alrededor de la mesa, todos los integrantes de la familia, y las deliciosas comidas para Shabat, extendidas sobre la mesa con gusto, por la dueña de casa.

Después del “Kidush” (la santificación del día de Shabat), todos se sientan a comer y comienzan a traer palabras de Tora, el padre y los hijos, como en todas las mesas de Shabat de las casas de Israel. Y entre plato y plato, las alabanzas al Creador con los cantos de Shabat.

La descripción fue tan palpable, que llegó a cambiar la atmósfera fría y oscura, trayendo la luz de ese mundo bueno, incomparable, que les hacía recordar sus casas a cada una de las mujeres.

Ahora se sentían lo suficientemente fuertes y protegidas, mientras seguían paradas sobre la nieve, soportando un frío congelante. Las mujeres comenzaron a entonar las canciones de Shabat, y así pasó la noche con mucha fuerza y alegría, hasta que pudieron regresar a sus lugares.

La joven que logró fortalecer a todas sus compañeras, fue recompensada grandemente con el correr del tiempo. Subió a la tierra de Israel, y formó una gran familia, teniendo enormes satisfacciones de todos sus descendientes.

Tenemos otro relato impresionante, que se desarrolló también en los días del Holocausto, y donde fue protagonista el rab Iehuda Levy ztz”l, uno de los habitantes con renombre en la ciudad de Bnei Brak.

Una de las tantas locuras que tuvo el jefe mayor de los nazis, que se borre su nombre y su recuerdo (por eso no lo nombramos), fue que cuando pasaba por las calles de Berlín, todos los niños judíos debían pararse como piedras a su paso, mostrando respeto y honor.

En una oportunidad, cuando atravesaba las calles y todos los niños estaban allí estáticos, entre ellos estaba también el niño Iehuda Levy. Su figura llamó la atención del nazi, bajó de su cabalgadura, le estrechó la mano, y le dijo: “tú serás un buen soldado para mi ejército”.

Al día siguiente, en todos los diarios de Berlín aparecía la foto del nazi con el niño. Y el recorte del diario, así atestiguaban sus hijos, también estaba en nuestra casa.

Cuando el pequeño regresó a su casa relató lo sucedido, y el padre empezó a temblar. “Nuestro lugar no es aquí”, dijo, decidió sacar al hijo de Alemania llevándolo a Suiza, y esa decisión salvó su vida.

Pasó un tiempo y hubo un milagro más. El padre, que era un reconocido médico, recibió la información de un amigo que estaba en el ejército, que el nazi pensaba apresar a todos los doctores judíos para impedirles escapar de Alemania, mucho tiempo antes de la prohibición general que recayó sobre todos los judíos.

Cuando escuchó el rumor, vendió todas sus propiedades, subió a un barco con toda la familia, con la intención de llegar a Suiza. Pero, también después de subir al barco, siguieron los problemas. Los soldados alemanes esperaban en la entrada del barco, y le regalaban a los niños cosas dulces para convencerlos que sería mejor volver a Alemania. El capitán del barco se puso contra los soldados y les advirtió que el barco era territorio suizo, y que no tenían permiso para hacer nada. Inclusive, después de la partida del barco tuvieron que pagar sobornos para que el capitán del barco no se detenga en ningún puerto alemán, y así evitar más problemas.

También cuando llegaron a Suiza hubo un gran inconveniente: el gobierno no quería aceptar la entrada de refugiados, hasta que tuvieron la garantía de que la familia no se quedaría definitivamente en Suiza. Uno de los dirigentes de la comunidad de Suiza tuvo que allegarse al puerto, el punto fronterizo, y pagar cinco mil libras esterlinas, una suma muy grande en esos días, como garantía. Ese iehudi fue más tarde, unos años después, el consuegro de la familia…

Después de tantos milagros, que permitieron la final llegada del rab Levy a la tierra de Israel, llegó la tranquilidad tan deseada y pudo formar una hermosa familia.

 

Traducido del libro Barji Nafshi.

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 1+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal