Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Shabat Shalom


La Nueva Hoja Nueva -PERASHAT VAYELEJ
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס”ד

SE HACE, DE TODOS MODOS…
“Y cuando se reúna todo el pueblo,
hombres y mujeres y niños…”

(Devarim 31,12)

Le preguntaron al Gaon, rabi Shlomo Zalman Auerbach ztz”l: estudiamos en la Guemara: “Hakadosh Baruj Hu quiso dar méritos a todo el pueblo de Israel, y para esto les dio mucha Tora y preceptos” (Macot 23b).
¿Cómo nos comportamos en este mundo?
Lo normal, a nuestro entender, cuando una persona quiere ayudar a la otra, ¿qué hace?, le aliviana la carga, para que el trabajo que tiene por delante sea más fácil de realizar…

Y aquí, vemos que Hakadosh Baruj Hu quiere ayudarnos, darnos más méritos, ¿y qué hace?, hace más pesada nuestra carga… mucha más Tora, muchos más preceptos…

A decir verdad, la pregunta es muy conocida, y tiene infinidad de respuestas. Y todas las respuestas son correctas. Rabi Shlomo Zalman a todas estas respuestas le agrega su propia respuesta, también correcta…

Y así dijo: todo precepto adquiere una parte más en el mundo venidero, una parte que no se puede comparar con toda la vida de este mundo. Con los parámetros que nosotros conocemos no podemos hacer ni siquiera una escala de medida que nos dé una pequeña aproximación…

Y aunque no debe ser correcto, es posible pensar: tal vez Hakadosh Baruj Hu nos podría reducir o resumir el número de preceptos. El precepto del Tefilin, el precepto del Shabat, las leyes de la aptitud de los alimentos (Kashrut), los preceptos relacionados al funcionamiento del hogar, todo esto, estamos obligados a escuchar y cumplir, sin poner peros…

Pero la Tora y sus leyes, no pueden dejar una acción que no esté legalizada o dirigida con precisión: por ejemplo, qué zapato ponernos primero y qué zapato atar primero. Otro ejemplo, al lavarnos las manos (Netilat Iadaim), qué mano primero, cómo seguir, cuántas veces, toda la mano, parte de la mano, hasta qué lugar… todo tiene su indicación…

¿Y todo esto para qué?
Para hacer merecedor al pueblo de Israel y aumentarle su pago… Todos estos detalles, al parecer irrelevantes (sólo a nuestro parecer), sirven para diferenciar, sirven para que Hakadosh Baruj Hu determine quién debe llevar un premio mayor (o quien lo quiere) y quién se conforma con menos…

La Tora no viene a agregarnos nuevas actividades, son cosas que, de una forma o de otra, debemos hacer. Todos debemos sujetarnos los zapatos, lavarnos las manos, cortarnos las uñas, etc. Por eso decimos que la Tora no nos exige hacer más cosas, sino que a las cosas que ya solemos hacer, nos establece de qué forma las debemos hacer, para ingresar estas cosas, que parecen sin importancia, al sistema de preceptos de la Tora, y de esta forma, poder darnos una recompensa mayor…

Y encontramos la prueba precisa en las palabras de nuestros sabios, en el versículo de nuestra perasha: “y cuando se reúna todo el pueblo, hombres, mujeres y niños…” Los hombres vienen a estudiar, las mujeres vienen a escuchar, y los niños, ¿a qué vienen?
Los niños vienen para recibir su recompensa por el solo hecho de venir…

Y lo explica Rabenu Iaacov Milisa ztz”l: al ver que los hombres vienen a estudiar y las mujeres vienen a escuchar, ¿para qué hace falta decir que hay que traer a los niños? Cuando vemos que los padres vienen, por lógica, los niños vendrán con ellos…

La respuesta: la Tora necesita dar la orden de que los niños vengan, para darles la recompensa. La Tora transforma la venida de los niños en un precepto, y por el cumplimiento de un precepto se paga la recompensa…

¿Y cuál es la recompensa?
Lo explica el Saba Mikelem ztz”l (Jojma Umusar 1,75): no hay recompensa más grande para los padres, que ver a los hijos educados en el camino de la Tora y sus preceptos, ver que son temerosos de Hashem… Y este acontecimiento, en el que todos deben hacerse presentes, tiene la fuerza para llevar las almas por el camino correcto, facilitando a los padres el medio para lograr una buena educación…

Y las santas palabras explican lo que dice la Tora: “y los hijos que no supieron, escucharon y aprendieron a temer a Hashem, vuestro D-s, para toda la vida”. Y explicaron nuestros rabinos, entre ellos el Ramban y el Seforno ztz”l, que se está señalando a los niños.

Y lo mismo escribe Rabenu “Or Hajaim” Hakadosh ztz”l, con estas palabras: esto se refiere a los niños, también cuando todavía no han llegado a la edad para estudiar, de todas formas, escucharán, aprenderán, y temerán a Hashem, quiere decir: ¡enseñar a los hijos a sentir temor al Creador! Porque cuando a los niños se les enseña desde muy pequeños a temer a Hashem, esa enseñanza, ese temor, deja una marca, y hace que este temor a Hashem perdure para siempre…

Palabras maravillosas, fundamentales, y que nos muestran con claridad, de qué forma debemos encarar la educación de los más pequeños…

Traducido del libro Maian Hashavua.

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 3+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal