Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Shabat Shalom


La Nueva Hoja Nueva - PERASHAT BO-19
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



 CUANDO SALI DE CUBA...

(perdón, de Egipto) 

“tomarán… una veja… para vuestras familias y sacrificarán la ofrenda de Pesaj” (Shemot 12,21)

El Shabat debe su nombre a la Redención del pueblo de Israel de las manos de Egipto. La transformación, desde el punto más bajo, que alcanzó los cuarenta y nueve grados de impureza, hasta elevarnos y convertirnos en el Pueblo de Hashem. “Tomarán para ustedes las ovejas y las sacrificarán para la ofrenda de Pesaj”, quiten sus manos de la idolatría y tomen para ustedes el cordero del precepto (Mejilta).

Uno de los más grandes doctores de Polonia, el profesor Bernard Mipiutrikov, estaba totalmente alejado de nuestras raíces, cuando pudo ver el milagro que ocurrió en la curación de rabi David Milelov. Vio con sus propios ojos que hay un D-s, y regresó a nuestras fuentes…

Enseguida, el justo empezó a hablar con el doctor de temas muy elevados, hasta que el doctor no pudo más: ¡hasta ayer estuve comiendo alimentos prohibidos, Hashem nos guarde!

Y el justo le contestó: ¡ayer saliste de Egipto!, fue tu salida particular de los cuarenta y nueve grados de impureza… hoy eres otra persona…

Y allí está escrito: sacaron sus manos de la idolatría, y de inmediato tomaron el cordero del precepto, acercando sus ofrendas con pureza. En un solo instante el hombre puede salir de la oscuridad y ya estar junto a la gran luz…

¿Y qué fue lo principal de ese primer sacrificio que ofreció Israel, y que gracias a esa ofrenda fueron redimidos? “El sacrificio de Pesaj no se debe consumir (en el fuego) sino que es para comer” (Pesajim 62b).

Todos los pueblos acercan sus ofrendas, pero siempre las queman. No pueden comerlas. La Santidad, comiendo la ofrenda, sólo la tiene el pueblo de Israel. Y no sólo al comer las ofrendas, sino que la “mesa” del iehudi es como un Altar, y toda comida en la que se guarda el Kashrut, con bendiciones (antes y después de las comidas), con palabras de Tora, se considera una comida en la Mesa de Hashem (Avot 3,3).

Y fueron muchos, así está escrito, ¡muchos!, los que no estaban dispuestos a hacerse el Brit Mila…

Increíble: listos para salir. Los que no quisieron salir murieron en los tres días de oscuridad (Shemot Raba 14,3). Listos para salir al desierto detrás del Bore Olam, a una tierra sin sembradíos, y ser Su Pueblo y recibir Su Tora. Pero, con una condición, que no duela. La menor lastimadura puede hacer renunciar a todo, inclusive al Bore, al Pueblo… y quedar esclavos en Egipto…

¡Terrible! ¿Qué les vamos a decir? ¿Quién los necesita?

¿Quién? ¡Hashem Itbaraj! Hashem los necesita, no va a renunciar a ninguno de ellos…

¿Qué hizo Hakadosh Baruj Hu? Hizo que soplen vientos del Gan Eden (paraíso) que se adhieran al sacrificio de Pesaj. Al asarlo, ese aroma permaneció durante cuarenta días y todos querían comerlo. Le dijeron a Moshe que querían comer de la ofrenda y Moshe les preguntó quién los había anotado en la lista de los comensales… Condición indispensable: tener el Brit Mila para comer…

Los dos preceptos, “Shelo Lishman”, sin intención pura… ¿y cómo fueron recibidos?

¡Hakadosh Baruj Hu pasó, los besó y les dio Su Bendición! (Shemot Raba 19,5).

Así como el padre ama a sus hijos, pero con seguridad, mucho más…

Se hicieron el Brit y salieron rodeados por las “Nubes del Honor” y custodiados por la “Columna de Fuego”. Pero hubo dos que quedaron en Egipto, Datan y Aviram (Targum Ionatan, Shemot 14,3). Eligieron ser siervos del faraón. Aconsejaron armar al ejército egipcio para perseguir al pueblo de Israel, y hasta los acompañaron. Pero cuando vieron que el mar se abrió para Israel y los egipcios se ahogaron, entendieron que la trampa era mortal. Se pararon en la orilla del mar. Vieron las columnas de agua que caían sobre los egipcios y entendieron que no tenían cómo volver. Estaban dispuestos a integrarse al pueblo pero no podían. Ellos estaban de este lado y los iehudim entonando la “Shira” (el Canto del Mar) en la orilla opuesta del mar.

Y se les hizo un milagro, ¡el mar se abrió para ellos!, lo cruzaron, y se integraron a los hijos de Israel (Beer Maim Jaim 14,29). Tampoco Hashem renunciaba a ellos…

Como decía el Baal Shem Tov Hakadosh (que su mérito nos proteja) sobre todo Israel: ojalá que tenga el mérito de amar al justo más grande de Israel, como Hakadosh Baruj Hu ama al malvado más grande entre ellos (Sheerit Iosef 244).

Y es sabido que el gaon, rabi Jaim Mivoloshin ztz”l, era el alumno más grande del Gaon de Vilna ztz”l, pero no estudiaba con él en forma regular. Era muy grande en su generación, tenía el cargo de rabino de su ciudad y fundó allí su Ieshiva. Cuando se le presentaba una duda de cualquier tipo, y no encontraba la solución, juntaba varias dudas y viajaba a Vilna, y en unos minutos todo quedaba claro…

Una vez, estudiaba la introducción del “Tana Dbei Eliahu”: Bendito el Creador, que sabe desde un principio lo que ocurrirá al final, y que puede relatar desde el principio hasta el final antes de que comience, que sabe lo que pasó y lo que pasará, que siempre espera lo bueno y no espera lo malo, rico y alegre con su parte…

Y se detuvo allí, y se preguntó: todas las alabanzas se entienden, salvo esta última: “alegre con su parte” es una alabanza para el hombre, al que nunca le alcanza y siempre quiere más, pero la alabanza la recibe sólo cuando se conforma con lo que tiene e inclusive se alegra. ¿Pero Hashem Itbaraj? Si quiere más, puede crearlo, ¿algo o alguien le impide? ¿Por qué sobre El decir “alegre con su parte”?

No esperó a tener otras preguntas. Se levantó y viajó a Vilna, a preguntarle a su rabino.

Contestó el gaon: es verdad, Hashem puede crear todo, salvo lo que no quiere crear. ¿Y qué no quiere crear? Está escrito (Berajot 33b): “todo viene del Cielo salvo el temor al Cielo”. En la elección particular, Hashem no interviene. Esa es nuestra misión…

Hashem creó un pueblo, lo creó para El, y quiere que sea íntegro, completo. Y no lo consigue… Creó a cada iehudi, y le hizo jurar: serás justo y no serás malvado (Nida 30b), y nosotros, ¿qué hacemos?... Al parecer, Hashem está sufriendo, todo es una amargura. No hacemos lo que nos ordena, no somos lo que espera, esto no es lo que quiere…

Y Hakadosh Baruj Hu está “alegre con su parte”. ¿Y cuál es Su Parte? También está escrito en un versículo (Devarim 32,9): “porque parte de Hashem, Su Pueblo”. Y Hashem está alegre con nosotros, con cada uno de nosotros…

“Dichoso el Pueblo del que Hashem es Su D-s”-

Traducido del libro Mekorvan Latora.

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 3+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal