Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Purim y el Mes de Adar


TORA Y ARQUEOLOGIA
Por. Rabino Iosef Bitton



La Exquisita Precisión Del Relato Bíblico

"ABSENCE OF EVIDENCE
IS NOT EVIDENCE OF ABSENCE"

"La inexistencia de pruebas no prueba la inexistencia"
Kenneth Kitchen, egiptólogo.


HISTORIA E IDENTIDAD
Uno de los principios más importantes del judaísmo es la creencia en la autenticidad de la Torá, la Biblia Hebrea. Los judíos consideramos que la Torá fue revelada por Dios a Moshé (Moisés) y transmitida por escrito por el gran líder judío al pueblo de Israel.

La Torá es esencialmente un libro de preceptos. Pero también contiene relatos históricos, desde la creación del mundo hasta la muerte de Moises. Las historias de nuestros patriarcas no están escritas en indescifrables libros de historia antigua que pocos leen. No están en museos donde se guardan las epopeyas de las civilizaciones ya desaparecidas. Desde el mismo día que salimos de Egipto, los Yehudim “celebramos” nuestra historia. La salida de Egipto en Pésaj; la entrega de la Torá en Shabuot, y la travesía en el desierto en Sukkot. Los judíos permanentemente revivimos la historia bíblica de una manera vivencial. Y hacemos lo que pocos otros hacen: trasformamos nuestra historia en nuestra identidad. 

Todo esto deja en claro que los judíos que reconocemos nuestra historia no necesitamos encontrar restos de vasijas rotas en el desierto del Sinaí para confirmar que nuestros antepasados estuvieron allí. La salida de Egipto, o la experiencia del cautiverio, o la travesía en el desierto, no es una información que los judíos poseemos: es parte de lo que somos.


CRITICA BIBLICA
Pero esta forma natural de transformar nuestra historia en nuestra identidad está en crisis. Por lo menos para una gran parte de nuestro pueblo, que no ha tenido la oportunidad de recibir una educación judía formativa. 

Conozco varios jóvenes judíos que su primer contacto con estudios bíblicos tuvo lugar en la universidad. En todas las universidades prestigiosas de Estados Unidos y creo que del mundo entero, hay un Departamento de Estudios Bíblicos. Las universidades ofrecen cursos electivos en los primeros años de college y uno de estos cursos puede ser por ejemplo, “Introducción a la Biblia”. Muchos jóvenes, ingenuamente, se registran en estos cursos pensando que van a aprender en profundidad el contenido del libro más influyente de la historia de la humanidad. Y lo que no imaginan es que esos cursos tienen un propósito muy distinto: desacreditar a la Biblia, demostrar que lo que dice la Torá, especialmente la Biblia Hebrea (lo que allí llaman el Antiguo Testamento) no es creíble, es fake news.

La critica Bíblica parte de la hipótesis que los textos hebreos son apócrifos, Es decir, falsos. La critica bíblica propone que los protagonistas de las historias bíblicas que se mencionan en la Torá, en realidad, no existieron. Que la Torá no fue escrita cuando dice que fue escrita, antes de entrar a Israel, sino 700 u 800 años mas tarde. Que las historias Bíblicas son leyendas, inventadas para darle al pueblo judío una historia que los unificara. Y que los milagros que describe el Libro de los Libros, son frutos de la imaginación de los judíos.

Esta forma de “estudiar” la Biblia, negándole toda credibilidad histórica, no es la excepción sino lamentablemente la regla. No solamente se enseña así en cientos de universidades del mundo entero, desde Harvard hasta Oxford, y desde Cambridge hasta Tel Aviv. Los medios de comunicación y los documentales “históricos” de cable también utilizan la Critica Bíblica como su hipótesis para “presentar” la Biblia.


EVIDENCIA NEGATIVA
Para demostrar sus teorías los académicos usan recursos que son muy cuestionables. Especialmente la evidencia negativa.
Veamos un ejemplo:

En las palabras del arqueólogo judío, jefe del departamento de arqueología de la universidad de Tel Aviv, Israel Finkelstein, “los judíos no estuvieron en Egipto, el cautiverio no existió, el Éxodo nunca ocurrió”. ¿Y cuales es la evidencia para sostener semejante hipótesis y desmentir la tradición milenaria del pueblo judío?

¡Que la historia egipcia no lo registra! Que no hay monumentos que muestren al éxodo, ni papiros ni pergaminos que lo mencionen.
Ahora bien, cuando un individuo no está familiarizado con el método científico, probablemente pensará que esta forma de presentar la evidencia es contundente, y en especial, siendo que aquellos que hacen estas afirmaciones son “académicos”, que supuestamente analizan los descubrimientos arqueológicos y sacan sus conclusiones con objetividad.
Nada más lejos de la verdad..…

Veamos parte de la información que no se revela cuándo se hacen estas afirmaciones.

MONUMENTOS
Los faraones Egipcios no erigían monumentos para recordar sus derrotas. Los monumentos que mandaban a erigir eran para inmortalizar sus triunfos. Las derrotas los humillaban, los hacía sentir débiles y menos que sus antecesores. Es absurdo pensar que un Faraón, o para el caso cualquier otro monarca de la antigüedad, erigiría un monumento que lo humille.

PAPIROS
Como lo explica el gran egiptólogo y arqueólogo Kenneth Kitchen, el 99% de los papiros egipcios se han perdido. Los papiros no están hechos para durar, se descomponen muy fácilmente y especialmente si fueron expuestos al agua o lodo, algo que no era poco común en Egipto, con las inundaciones que provocaba la subida del Nilo.

OTROS DOCUMENTOS HISTORICOS
Varios historiadores antiguos registraron de una u otra manera la historia de los faraones egipcios. La Biblioteca que albergaba la totalidad de estos escritos antiguos, se calcula que aproximadamente unos 400.000 papiros y pergaminos, era la Biblioteca de Alejandría, en Egipto, que fue destruida totalmente en un incendio en los tiempos de Julio Cesar.

Como vemos, el hecho que no existen registros del paso de los judíos en los monumentos egipcios puede responder a estos u otros factores, que analizaremos mas adelante.

Y como también veremos BH más adelante, contra todos los pronósticos, en los últimos años SI se ha descubierto evidencias y documentos egipcios que mencionan a los hebreos en Egipto.

Muchos arqueólogos y eruditos se han manifestado en contra de las objeciones de la crítica bíblica y se han dedicado a demostrar la extrema precisión y credibilidad del Libro de los Libros. Ya sea a través de los nuevos descubrimientos arqueológicos que corroboran la narrativa bíblica (y que son cada vez más numerosos y sólidos), o a través de argumentos textuales.

Veamos primero algunos ejemplos de este segundo tipo de argumento.

CORROBORACION TEXTUAL
La Tora nos dice que Yosef, hijo de Ya'aqob, fue vendido como esclavo por sus hermanos a mercaderes que lo llevaron a Egipto. Después de una dramática historia de falsas acusaciones, encarcelamiento, un encuentro con el faraón y la interpretación de sus misteriosos sueños, Yosef es elevado a la posición de Primer Ministro (Visir) de Egipto. Yosef es un excelente administrador, salva a Egipto de la ruina y lleva al imperio faraónico a una gran prosperidad.

Para evaluar la corroboración de cualquier texto antiguo, los historiadores confrontan el texto con su contexto histórico. Un autor del año 1000 que pretenda pasar como el autor de un texto del año 500 no podrá capturar el contexto con la fidelidad del autor real del año 500. Involuntariamente, pero inevitablemente, el autor apócrifo fracasará mientras presenta algunos detalles de la historia, revelando así su tiempo real y su geografía. Por otro lado, cuando a un texto se lo confronta con el contexto y la cultura de su época y los detalles resultan ser genuinos, el texto se considera auténtico.

Los investigadores bíblicos "maximalistas", esto es, que defienden la historicidad de la Torá, han analizado el texto bíblico de esta manera. Y han demostrado la precisión exquisita de la Torá con respecto a su contexto histórico.

Uno de estos historiadores es el arqueólogo y egiptólogo Kenneth Kitchen, nacido en 1932 y autor del famoso libro: "Sobre la fiabilidad del Antiguo Testamento". Mencionaré ahora uno de los muchos ejemplos que presenta Kitchen para ilustrar esta metodología.

Kitchen demuestra la precisión histórica de la Torá al mencionar que el precio que se pagó por Yosef fue de 20 shekels, exactamente la cantidad de dinero que se pagaba en el mercado internacional en ese tiempo específico (ver Bereshit 39:28) Y cuando la Torá habla de la redención de los esclavos (Shemot 21:32) en el tiempo de Moshé, alrededor del año 1500 aec , la Torá menciona que el precio de un esclavo era de 30 sheqels. En el año 750 aec, cuando el rey Menajem rescató a los judíos esclavizados por los asirios, pagó 50 sheqels por esclavo (Reyes 2: 15:20).

Kitchen muestra entonces que no hay anacronismos en el texto bíblico; los números son muy precisos y compatibles con su época.

LA CORONACION DE YOSEF
Un método textual un poco parecido es el utilizado por el gran (pero lamentablemente desconocido) orientalista y egiptólogo sefaradí Abraham Shalom Yahuda, nacido en Baghdad en 1877, y quien fuera profesor universitario en España y New York. En 1934 Yahuda publicó un libro en ingles que llamó "La precisión de la Biblia".

Veamos algunos ejemplos que Yahuda menciona en la historia de Yosef.

La Torá cuenta en Bereshit 41 que al ser sacado del calabozo Yosef fue rasurado. Yahuda explica que rasurase por completo la cara y la cabeza era una costumbre típicamente egipcia —lo hacían para protegerse del intenso calor y los insectos. Los semitas, sin embargo, se dejaban crecer el cabello y la barba. El protocolo egipcio era que cuando algún extranjero se presentaba ante el faraón debía verse presentable, esto es: afeitado y rasurado (quizás este detalle contribuyó a que sus hermanos no reconocieran a Yosef).

Y lo mismo sucedía con la vestimenta. Los semitas, como Yosef, llevaban túnicas de telas de colores, que cubrían todo el cuerpo. Los egipcios usaban túnicas lisas, de medio cuerpo, blancas o trasparentes (quizás esto es lo que los Jajamim insinuaron cuando dijeron que los hijos de Israel "no se asimilaron a los egipcios en su forma de vestir"). Los dignatarios egipcios, o los extranjeros que se presentaban ante el Faraón, se vestían con túnicas de lino, como lo menciona la Torá.

En el momento de su coronación el faraón le entrega a Yosef un anillo, lo viste con un collar de oro y luego, como se acostumbraba en Egipto, se lo hacia desfilar en un carruaje real para introducirlo oficialmente a su cargo.

Para que un individuo pudiera ser funcionario del gobierno también debía tener un título de nobleza, que se heredaba de padre a hijo o se obtenía por casamiento. El faraón casa a Yosef con Asenat, la hija del sacerdote de On, una ciudad de sacerdotes típica de esa época, para este propósito.

Finalmente, cuando el faraón designa a Yosef como funcionario de su gobierno lo “nacionaliza”, haciendo lo que según Yahuda se solía hacer en estas circunstancias: cambiando su nombre de Yosef a Tsafenat Pa’aneaj, un nombre típicamente egipcio que según Yahuda significa “el que proveerá de alimento a todo Egipto” .

Yahuda presenta todo esto y mucho más con lujo de detalles a lo largo de unas 20 páginas de su libro. Yahuda también muestra ilustraciones de estas ceremonias formales con dibujos y relieves egipcios de la época que demuestran la exquisita precisión y fidelidad histórica del relato bíblico.

A continuación presento algunas de las ilustraciones mencionadas

Inmigrantes semitas que llegan a Egipto. ¿Se habrán visto así los hermanos de Yosef?

Ceremonia de coronación de un Visir. Rasurado, vestido blanco (lino) y recibiendo un collar de oro, tal como se dice de Yosef. La carroza real introduciendo a los dignatarios


 

 

 

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 4+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2019 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]