Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Para reflexionar


Perfección y satisfacción
Por. Rav Avigdor Miller



¿Qué opinas sobre el usar mi tiempo para la perfección de los demás?, ¿Vale la pena dedicar mi propio tiempo, el tiempo que podría usar para aprender, en enseñarles a otros?

La pregunta es, ¿cuánto estás dispuesto a sacrificar de tu propia perfección, por la gran perfección de zjut harabim? Zjut harabim significa beneficiar al público y es lo mejor que se puede hacer.

Les citaré lo que dicen el Jovot Halvavos* sobre esta gran acción de ayudar al público a regresar al judaísmo, a la avodat Hashem, al trabajo a Di-s. Dice así: "No importa cuán perfecto seas en todas las formas de shlemut, en todo tipo de perfección, es como nada comparado con la perfección que proviene de hacer que la multitud se vuelva virtuosa". Y él explica que se debe a que todas sus buenas acciones posteriores se acreditan en tu cuenta. Así es el pago.

Por supuesto, tienes una alternativa. Puedes retirarte a la yeshiva y pasar tu vida en tu propia perfección, lo que ciertamente no es una tontería. No todos tienen la oportunidad de ser mezakeh et harabbim - merito por ayudar a los otros. Pero si tienes la oportunidad y eres adecuado para ello, entonces es un zjut, el merito grande.

¡Pero siempre que seas adecuado para ello! Muchas veces los jóvenes que salen de la yeshiva para ayudar al público, son como una manzana verde. Es demasiado pronto para "recogerla del árbol" sin tener todavía nada que enseñar a los otros. Tienes que asegurarte de que estás maduro. Entonces, permanece en la yeshiva hasta que estés bien en años, hasta que estés lleno y seas jugoso y luego sal y haz lo que puedas con el público. Pero no te vayas antes de que tú mismo hayas logrado lo que tienes que lograr.

Y esa es la tragedia de los centros de estudios. La gente sale y no tiene ningún mensaje para el mundo. Todavía están verdes. Y la verdad es que se arruinan rápidamente y no ayudan a nadie más.

Si pierdes algo de dinero y un hombre pobre lo encuentra, entonces obtienes una recompensa por caridad. La pregunta que surge es: ¿Qué tipo de caridad? No hay intención, y sabemos que sin intención dehacer una mitzva, no puede haber recompensa.

Y la respuesta es, como dicen los libros, que no obtendrá ninguna recompensa sin intención. Es solo porque sabemos que cuando un judío pierde un dólar, piensa que si supiera que un hombre pobre lo encuentra y lo usa, estaría satisfecho. Le gustaría recuperar el dólar, pero está feliz de que un judío pobre se esté beneficiando de su dólar.

En lugar de perderlo e ir a la alcantarilla, está satisfecho de que un judío que tiene hambre compró unos pancitos frescos y los comió. Entonces él obtiene una recompensa por estar satisfecho. Pero no la misma recompensa que si hubiera tomado el dólar y lo hubiera dado por su propia voluntad.

Es por eso que cuando un meshulaj-recolector de donaciones viene a ti y te pide un dólar para caridad, y tú se lo das, obtendrás una recompensa. Pero supongamos que si tu vas por las calles en busca de un recolector para darle un dólar, obtienes una recompensa mucho mayor por donar ese dólar. Cualquier cosa que hagas voluntariamente,obtendrás una recompensa mucho mayor.

Cuando un hombre deja un legado después de su muerte, se compara con el cobre. El cobre es algo bueno. Él regaló cobre - también es algo. Pero cuando lo da cuando está vivo, justo antes de morir, es plata; eso es mejor que el cobre.

Cuando lo da cuando aún está sano, entonces es oro. Eso es lo que dicen los sabios. La cantidad de voluntad que implica, hace una gran diferencia. Cuando está muerto, no puede llevárselo de ninguna manera, así que lo deja para la caridad. Eso también es bueno. Podría haberlo hecho mucho peor, podría haberlo dejado para organización secular. O podría haberlo dejado, como muchos lo hacen, para el hogar de los gatitos sin hogar. No es una broma; es una tragedia. Entonces,según la cantidad de tu voluntad que pones, es la cantidad de recompensa que obtienes.

*Chovot HaLevavot  Guía de los deberes de los corazones, uno de los principales libros de ética judía, es la obra principal del rabino y filosofo judío, Bahya ben Joseph ibn Paquda. Se cree que el rabino vivió en Zaragoza, España, durante la primera mitad del siglo XI

Traducido y adaptado con la autorización de: info@TorasAvigdor.org

 

Biografía del autor:

Rav Aviador Miller zz”l fue el faro de su generación y una luminaria que dejo su marca para la eternidad, fue un idealista, un revolucionario, que por medio de miles de sus clases grabadas, y de los libros que escribió, nos ayuda a ver con claridad como debemos comportarnos en la vida y como debemos trabajar para poder fijar nuestras verdaderas metas.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2019 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]