Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Cuentos en Familia


29- El dueño del guemaj
Por. Editores de judaismohoy



29. El Dueño del Guemaj

El Jafetz Jaim contó la siguiente historia. Había un hombre que tuvo algunos hijos, pero desafortunadamente, todos ellos murieron. El hombre fue a consultar a un rabino qué hacer para detener estos eventos trágicos.

El rabino le dijo: "yo no tengo ninguna cura secreta para esto. Pero mi consejo es que establezca un guemaj (centro de benevolencia). El razonamiento es simple. Puesto que usted estará haciendo jesed (bondad) con las personas, D'os hará jesed con usted".

El hombre tomó el consejo del rabino y estableció un guemaj en su ciudad. Él tenía un cuaderno especial en donde había escrito las reglas del guemaj. Entre ellas él escribió que una vez cada tres años, en la semana que se lee la parashá Mishpatim - la cual dice "Deberán prestar a mi pueblo" - todos aquellos que estaban relacionados con el guemaj, se juntarían y harían una seudá (banquete) en honor a la mitzvá.

Al final de los tres años, él fue bendecido con un hijo. Esto fue una clara señal del Cielo de que el bebé nació debido al guemaj, pues el día del brit milá fue exactamente el día en el cual debía tomar lugar la seudá en honor a la mitzvá! El hombre continuó con su guemaj, y tuvo más hijos e hijas.

Después de un tiempo, el hombre perdió la visión de la bondad de D'os, y fue a pedir al rabino que lo libere de su obligación con el guemaj y que ponga a otra persona en su lugar. Él explicó que estaba muy ocupado, pues el guemaj había crecido mucho y ahora requería mucho de su tiempo para atenderlo. Él también dijo que había personas que no confiaban en la manera en la que él manejaba el dinero del guemaj. El rabino rechazo el pedido, señalando que nadie podía hacer el trabajo mejor que él, con tanta devoción y éxito. Pero el hombre no estuvo de acuerdo y finalmente el rabino aceptó, diciendo que se debía hacer una elección para escoger a quien lo reemplazaría.

Las elecciones tomaron lugar una noche. Al día siguiente, el hombre llegó hasta lo del rabino llorando amargamente y le contó de la tragedia que había ocurrido la noche anterior. Su bebé había muerto ahogado. Es por eso que él le pidió al rabino si podía continuar ocupándose del guemaj. El Jafetz Jaim concluyó su historia con una moraleja: "uno puede ver claramente que en el mérito del jesed niños nacen, y cuando el jésed cesa, ocurre la tragedia".

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal