Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


PERASHAT PINJAS
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס”ד

UNO PARA TODOS o UNO CONTRA TODOS

“Pinjas, hijo de Elazar, hijo de Aharon HaCohen...” (Bamidbar 25,11)

Pinjas vio lo que ocurría en el campamento y recordó la ley: al que estuvo con una mujer aramit, hay que matarlo, y de inmediato se levantó de su lugar (está escrito que estaba entre la congregación)... y defendió (o tomó venganza) el Nombre de Hashem. Y Hakadosh Baruj Hu le hizo doce milagros... (Midrash Raba 20,26)

El Midrash nos trae varias novedades, además de un gran fortalecimiento, dice el rab hagaon Meir Rubman ztz"l, en su libro "Zijron Meir". Y se trata aquí de un fortalecimiento más que necesario para nosotros, para nuestra generación. Cuando nos preguntamos, ¿qué pueden hacer unos pocos, un puñado pequeño de "religiosos" en bien de Hakadosh Baruj Hu, frente a la gran mayoría que se aleja y aleja, jas veshalom, del camino de la Tora y del cumplimiento de los preceptos? Lo que hizo Pinjas parece venir con la intención de decirnos que cada uno de nosotros puede cambiar el mundo y convertirlo en un mundo mejor...

Vemos que Pinjas salió solito del "medio" del pueblo, una persona que no estaba entre los importantes, honorables, ni distinguidos del pueblo sino todo lo contrario. Los integrantes de las otras tribus ya se habían encargado de desprestigiarlo, hablando en forma despreciable sobre sus padres y su nacimiento "dudoso". Sin embargo, este único integrante tan desvalorizado de nuestro pueblo, tuvo el mérito de salvar de la exterminación a los hijos de Israel...

Posiblemente esta idea surge del versículo al final de la perasha anterior: "...y se levantó entre el pueblo y tomó un arpón con su mano", y explicamos, entre el pueblo, una persona casi desconocida, del montón..., se levantó y salvó a todo el pueblo. Y tomó el arpón con su mano, ¿para qué hace falta agregar el "con su mano"? Los jajamim nos quieren mostrar que lo que hizo Pinjas, la acción que realizó Pinjas no fue todo lo que está relatado sino que fue justamente eso, y nada más, simplemente tomó el arpón con su mano, de ahí en adelante, consiguió el regalo de una gran Siata Dishmaia, Ayuda Celestial, que le hizo nada más que doce milagros..., o sea que Hashem fue el que completó la acción y Pinjas solamente empuñó el arpón.

Y esto es parecido a lo que dieron Jazal en el momento del emplazamiento del Mishkan, y así escribió Rashi en nombre del Midrash Tanjuma: Moshe le dijo al Bore Olam, ¿cómo será posible que una sola persona "levante" el Mishkan? Dijo Hakadosh Baruj Hu, que tus manos hagan lo que tienen que hacer... (solamente lo que puedan), ya veremos cómo se levantará el Mishkan... (Yo me encargaré del resto)

Otra cosa que debemos buscar, son los caminos que tiene que recorrer Pinjas, un cercano descendiente de Aharon HaCohen, quien desea y persigue permanentemente la paz, el Shalom, para tener la fuerza y el coraje necesarios, que deben ser muy grandes, para poder apuñalar a una persona, o más precisamente, atravesarla con una espada... Y estamos obligados a interpretarlo como ya explicamos, él solamente tomó el arpón con su mano y el resto del trabajo lo completó Hakadosh Baruj Hu, y en esa ayuda aparecen los doce milagros antes mencionados. Y Rabenu Iona completa el concepto en el "Shaare Teshuba" (primera parte): la ayuda llega cuando no existe la posibilidad natural de alcanzar el objetivo, y el origen lo encontramos en la Guemara, en el tratado de Shabat (hoja 104): al que viene a purificarse, lo Ayudan desde el Cielo...

El libro "Marbitze Tora Umusar", nos cuenta que una vez llegó a los oídos del Maran, el rab Mibrisk ztz"l, la noticia que los "gabaim" (encargados) del Beit Hakneset principal de la ciudad querían introducir unos pequeños cambios en el orden de los rezos, cuando faltaban contados días para Rosh Hashana.

Esos pequeños cambios consistían en cambiar el lugar donde estarían parados los cantores que acompañan al oficiante principal, que normalmente se paraban a su lado. Ahora querían construir una especie de palco, en un lugar elevado para que la combinación entre los cantos del oficiante y su coro tengan un efecto especial…

El rab Mibrisk ztz"l vio en este cambio algo "novedoso" y decidió poner inmediatamente manos a la obra para anular el emprendimiento.

Todos sus esfuerzos para reunirse con los encargados y tratar el tema en cuestión resultaron inútiles. Entonces, puso en la balanza la posibilidad de no concurrir a ese Beit Hakneset en los días de Rosh Hashana. Pero, finalmente decidió ir allí, y enfrentarse con ellos en una guerra abierta y hacer todo lo posible para no permitir la introducción de esos cambios…

El rab entró al Beit Hakneset y todo ya estaba listo para comenzar los rezos. También el palco estaba listo con el coro de cantores incluido. Para el rab no era fácil subir hasta el palco, pero hizo un esfuerzo, llegó hasta arriba y les ordenó a los integrantes del coro a bajar y pararse en el lugar que siempre acostumbraron, cerca del oficiante. Al escuchar la orden terminante del rab, todos bajaron. Pero, abajo, los gabaim los estaban esperando, y con total desvergüenza les exigieron que vuelvan a subir y ocupen sus nuevas posiciones.

El rab no se quedó quieto, volvió a subir y repitió la orden de bajar, con mayor severidad, con lo que otra vez, los cantores bajaron. Y nuevamente, abajo, esperaban los gabaim con la exigencia de que suban y ocupen sus lugares…

Esto se repitió varias veces, cada vez en un tono más agresivo, hasta que el rab sintió que sus fuerzas se estaban agotando y que no podría seguir por mucho tiempo más con ese jueguito de subir y bajar. Pero calculó que todavía podía subir una vez más, por lo tanto, al sentir que le quedaba un poco de fuerza, se sintió obligado a hacer el último intento, más cuando vio que hasta ahora todo había sido en vano. Reunió todas sus fuerzas, y subió, haciendo bajar otra vez a los cantores, pero esta vez, no bajó como en las ocasiones anteriores, y cuando los gabaim se estaban por encontrar con ellos para hacerlos subir de nuevo, se escucharon unos gritos terribles provenientes del sector donde debían sentarse las mujeres, que acusaban y desacreditaban a los gabaim, quedando a la vista de todos la manera en que faltaban el respeto al rab más importante de la ciudad.

Así, no tuvieron más remedio que desistir de la nueva idea y los rezos de Rosh Hashana comenzaron con normalidad, gracias a la firme postura del Maran Mibrisk.

Lekaj Tov.

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu Aleha Hashalom

Harav Hagaon Moshe Shlomo Halevi ben David זצ"ל

 

 

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 1+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]