Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


No. 279-Bereshit-3
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

EL PUNTO MAS ALTO DE LA CREACION 

“…y lo llamó Enosh y empezó...” (Bereshit 4,26)

Explica Rashi: la palabra “utjal” se puede usar como comienzo y también como lenguaje de profanación, o sea, en esa generación comenzaron a profanar la Santidad de Hashem pensando que hacían el bien, y la convirtieron en algo profano. Y escribió el Rambam en el primer capítulo de las leyes de idolatría: en los días de Enosh tuvieron una gran equivocación, inclusive al aconsejarse con los sabios de la generación, inclusive con el mismo Enosh entre los sabios. ¿Cuál fue el error? Dijeron así: Hakadosh Baruj Hu creó a las estrellas, que giran y se mueven según las órdenes del Bore Olam, brindándole honores al cumplir Su Voluntad. Al contarse entre los servidores de Hashem, son dignas de recibir honores, entonces si las honramos, también estaremos honrando al Bore Olam. Esta es también la voluntad de Hashem, pensaban, que nosotros podamos engrandecer a quién El engrandeció. Como un rey que quiere que sus ministros sean honrados porque esto forma parte del honor del rey. Y así comenzaron a construir altares para traer sacrificios y ofrendas a las estrellas, y posternarse a ellas pensando que hacían la voluntad de Hashem.

Y tenemos que entender por qué decimos que aquí hay un gran error, cuando el razonamiento parece correcto y muy lógico, que hay que honrar a quien el Bore Olam le brinda honores. Y escuché, dice el rab hagaon Iaacov Noiman ztz”l, ¿cuándo hay que honrar a los servidores del rey?, cuando el rey no está presente, pero frente al rey, alabar a los servidores del rey se considera una traición al reino, como vimos que ocurrió con Uri Hajiti, que fue considerado traidor cuando llamó a Ioab, mi señor, en presencia del rey David (se puede ver en detalle en el tratado de Kidushin, hoja 43, en las palabras de Rashi).

Y por cuanto que Hakadosh Baruj Hu está en todos lados y llena el mundo con Su Honor, entonces bajo ninguna circunstancia es posible alabar a sus servidores sin que se considere una traición al reino de los cielos.

Pero podemos ir más lejos para comprender por qué decimos que el error de la generación de Enosh fue tan grande. Vemos en este mundo, en el ejército, que si un oficial honra y se inclina ante un soldado raso, o un general se inclina ante un oficial, están anulando la jerarquía de los mandos, la cadena o el orden, de forma que se produce un estado de anarquía, al no poder distinguir en manos de quién está el poder. En nuestro caso, si un hombre se inclina ante alguno de los servidores que Hashem tiene en los cielos, está anulando, jas veshalom, el reinado de Hakadosh Baruj Hu, ya que la finalidad de la Creación se posa en el hombre, la Creación del Bore Olam por excelencia!

Este hombre es la criatura que está por encima de todas las creaciones, tanto las que están en los cielos, como por ejemplo, los ángeles, como las que están en la tierra o en el mar, todos están bajo las “órdenes” del hombre íntegro (condición excluyente para que así sea), todos los ejércitos del Creador, del cielo y de la tierra, hasta los ángeles pueden llegar a ser mejores y superarse, sirviendo al hombre, que fue puesto en la tierra por el Bore Olam para servirlo, pero, poniéndole ayudantes, tienendo toda la Creación a su servicio.

Y como prueba de estas afirmaciones, podemos encontrar muchas ocasiones en las cuales Hakadosh Baruj Hu envía ángeles para servir al hombre, como con Abraham Avinu y con Iaacov Avinu. Lo que nunca encontramos en ningún lado es que un hombre tenga que servir a los ángeles, porque el hombre se encuentra en un nivel superior al de los ángeles y también por encima de todos los ejércitos de los cielos.

Y si el hombre, el brillante de la Creación, se inclina ante otra criatura, que es más pequeña que él, en la escala del reino de la Creación, entonces anula y altera el orden del reino de los cielos, destruyendo la armonía con la que Hakadosh Baruj Hu creó el mundo, con el hombre a la cabeza, por encima de todos. Si este hombre se “achica” a sí mismo, por cuanto que Hashem le dio la grandeza, provoca una disminución, jas veshalom, en el Honor al Bore Olam.

Bendito Nuestro Bore Olam, que nos creó para honrarlo, y así decimos en las fiestas de “Sheva Berajot”: …que todo lo creó para Su Honor, y esta es la finalidad de la Creación! Y si nosotros somos los que hacemos disminuir Su Honor, esta acción se denomina “avoda zara”, idolatría.

Por eso, cada uno de nosotros debemos conocer nuestro valor, nuestra grandeza, y lo que Hakadosh Baruj Hu quiere de nosotros, saber que el Bore Olam nos pide más de lo que les pide a los ángeles y a sus ejércitos celestiales, porque ellos son más “chicos” que el hombre. El hombre es lo máximo en la Creación, también, repetimos, por encima de los ángeles y los ejércitos celestiales.

El Maguid Midubna hace referencia a esto mismo explicando el Midrash, perashat Itro, que dice así: en ese momento los ángeles le pidieron al Bore Olam permiso para atacar a Moshe Rabenu. Entonces, Hashem le puso a Moshe una máscara con el rostro de Abraham Avinu, y le dijo a los ángeles, ¿ustedes no se avergüenzan de querer hacerle daño a este hombre?, señalando al que ahora parecía ser Abraham, ¿acaso este es el hombre que ustedes visitaron, y entraron a su casa y comieron y bebieron, ahora quieren atacarlo?

Explica el Maguid que los ángeles, al escuchar al Creador decir estas cosas, se miraban unos a los otros, sin poder creer lo que escuchaban, ya que ellos se creían netamente superiores e importantes, al carecer de materia (sin elección), eran lo suficientemente “ágiles” para presentarse casi instantáneamente frente a Hashem, cuando se los pida, comparándose con el hombre, tan diminuto y pequeño. Por eso, discutían y preguntaban qué hacía entre ellos, en el cielo, un nacido de una mujer (en forma de desprecio hacia la raza humana, ya que ellos, los ángeles, eran creaciones directas de Hashem).

Y Hashem, con Su Sabiduría, les explica que la cosa no es como ellos la sueñan: sepan que esta creación, de carne y hueso, es más grande que ustedes.

Y la prueba de que los hombres son más queridos para Hakadosh Baruj Hu que los ángeles la encontramos en la máscara que le puso a Moshe con la cara de Abraham Avinu.

Les demostró a los ángeles el amor de Hashem hacia el hombre, les preguntó si no se avergonzaban al pretender hacerle un mal a la persona por la cual el Bore Olam se preocupó tanto de hacerle un bien, hasta que tuvo que cambiar las leyes del mundo...

Abraham Avinu estaba tan preocupado porque no tenía a quien brindarle atención, nadie pasaba por la puerta de su tienda. Hakadosh Baruj Hu le envía ángeles que se veían como personas, para que pasen por allí y entren a comer a la casa de Abraham, algo absolutamente incomprensible si no hacemos intervenir a la espiritualidad.

Ya que en los ángeles no existe el comer y el beber, por eso, Hashem les ordena cambiar su sistema, su orden y comer, y todo por el amor que Hashem le tiene a Abraham Avinu.

Así vemos lo que parecía invisible, que el amor que Hakadosh Baruj Hu tiene por el hombre, la Creación por excelencia, supera cualquier medida, algo para no dejar pasar, ni dejar de pensar!!!

Darje Musar.

     

Leiluy Nishmat  Alberto Abraham ben Amalia  ז"ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]