Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Hoja jaié Sará-20
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס"ד

¡YA LO DIJO NAPOLEON!!!   

“Y vine hoy a la fuente, y dije…” (Bereshit 24,42) 

Explicó Rashi: dijo rabi Aja: son más lindas las palabras del siervo de nuestros padres delante de Hakadosh Baruj Hu, que toda la Tora de nuestros hijos, ya que vemos que el relato sobre la travesía de Eliezer está dicha dos veces en la Tora, mientras que muchas otras cosas que sabemos que son muy importantes, apenas las vemos indicadas con señales...

En nuestra perasha, como así en muchas otras del Jumash Bereshit estudiamos la forma en que debemos comportarnos. Vemos las grandes virtudes de nuestros padres, Abraham, Itzjak y Iaacov, que aparecen multiplicadas exponencialmente. Y lo más notable es que encontramos esas cualidades no solamente en nuestros “Avot Hakedoshim”, sino también en sus sirvientes, y en todas las personas que los rodean, razón por la cual la Tora vuelve una y otra vez para enseñarnos, y para que entre bien profundo en el corazón de cada uno de nosotros, la forma en que hacían favores, como se dedicaban a sus semejantes, sin que sus necesidades particulares ocupen ningún lugar entre sus prioridades, siempre primero la necesidad de nuestro compañero.

Y así escribió rabi Jaim Vital en su libro “Shaare Kedusha”: debemos cuidarnos más de las malas cualidades, que del cumplimiento de los preceptos, ya que las malas cualidades son peores que cualquier pecado. Y con esto podemos entender las palabras de Jazal: todo el que se enoja es como si estuviera haciendo idolatría, lo alenu, que es equivalente en peso al de todos los preceptos juntos, y también dijeron los jajamim, que el que se muestra ante los demás con orgullo, como proclamando que él es más grande que todos es considerado como un renegado de la Tora, y digno de ser quemado en una hoguera…

Y todo se debe a que estas cualidades, esta forma de conducirnos, algo básico en nuestra convivencia, no está escrito, no forman parte de los seiscientos trece preceptos que estamos obligados a cumplir, y por ende, queda ahora como responsable nuestra mente, aunque Jazal haya hablado mucho sobre esto, porque son cosas que dan a entender a los demás hasta dónde llega nuestra espiritualidad…

Y en nuestra perasha, al investigar sobre las cualidades de Eliezer, podemos aprender muchas de sus grandes virtudes. Rashi nos explica sobre el pasuk donde Eliezer le pregunta a Abraham Avinu: ¿y si la que deberá ser la esposa de Itzjak no quiere venir conmigo?

Pero nada le importaba a Eliezer, más que servir a su señor, Abraham Avinu, y cumplir su voluntad con todas sus fuerzas. A pesar de pretender que su hija fuera la esposa de Itzjak, si Abraham lo envía a buscar otra esposa para Itzjak en lugar de pensar en su hija, él debe hacerlo, sin que ahora estén por delante sus intereses personales.

El tenía la posibilidad de excusarse y argumentar cualquier cosa, y en su regreso, volver sin la mujer para Itzjak, pero igualmente hizo lo que se le ordenó, inclusive estando solo, sin que nadie lo mire ni lo controle.

Y no sólo eso, sino que cuando cumplió parte de su misión, cuando vio la Siata Dishmaia que tuvo gracias a la fe completa de Abraham Avinu, agradeció con todo su corazón al Bore Olam, que le facilitó tanto encontrarse con Rivka, la futura esposa de Itzjak. Y lo más grande en Eliezer es que no se comportó como otros servidores, que solamente se comportan correctamente cuando su patrón los ve, para caer en gracia con ellos. Vemos que Eliezer cumple su misión a la perfección sin que nadie lo vea, y hasta agradece al Bore Olam por la ayuda que le da a él y a Abraham Avinu, y nos da el mejor de los ejemplos para aprender buenas cualidades.

Eliezer nos enseña a luchar contra el ietzer hara con calidad, rompiendo las malas cualidades, con lo que se facilita enormemente el cumplimiento de los preceptos y toda la Tora!

Cuentan sobre el Gaon de Vilna, que durante una sola noche podía estudiar los tratados de la Guemara de Zevajim y Menajot, tratados muy difíciles ya que tratan en su mayoría sobre los sacrificios que hoy no tenemos debido a la destrucción del Beit Hamikdash que esperamos que se reconstruya muy pronto y en nuestros días…

Pero así como en una noche alcanzaba a estudiar dos tratados completos, también le ocupaba toda una noche estudiar la Mishna al principio del tratado de Pea: estas son las cosas que no tienen medida…, por cuanto que esta Mishna se ocupa de las cualidades de las personas, y sobre estos temas hay una imperiosa necesidad de volver a estudiar y repetir una y otra vez, para que lleguen hasta las profundidades del corazón, por esto, no podía estudiarlo tan rápido como podía estudiar otros temas…

Nuestros jajamim nos enseñaron: cada uno de nosotros estamos obligados a decir “cuándo nuestras acciones serán como las acciones de nuestros padres, Abraham, Itzjak y Iaacov”. Y surge la pregunta ante la gran dificultad: ¿acaso alguno de nosotros puede llegar a la categoría de nuestros Avot Hakedoshim?

Hay quienes contestan que seguro que ninguno puede llegar a tener las cualidades de nuestros padres, pero la ambición y la esperanza de llegar siempre deberán estar presentes.

Y así dijo Napoleon: un soldado que no aspira a ser general, no podrá nunca ser un buen soldado…

Todo iehudi, aunque no pueda alcanzar la categoría de Abraham, Itzjak y Iaacov, debe tener siempre la esperanza, la ambición de llegar a ser como ellos.

Otros contestan que la intención de Jazal no fue que debemos llegar a la categoría de nuestros padres, sino que son nuestras acciones las que deberán ser como las acciones de nuestros padres. Y eso suena estar un poco más al alcance, ya que en cuestión de acciones, si nos lo proponemos, podemos llegar a compararlas con las de nuestros padres: podemos recibir a nuestros invitados de buena manera, correr a recibirlos, esperar a que lleguen, acompañarlos en su regreso a sus casas, etc. En cada acción podemos copiar e intentar hacerlas de la misma gran forma en que ellos las hacían.

Podrá ser que nuestros pensamientos nunca lleguen a ser tan puros, que nuestro apegamiento al Bore Olam no alcance al de Abraham Avinu, pero poder mejorar nuestras acciones para hacerlas más parecidas a las de ellos, sí podemos…

 

Darje Musar.  

Leiluy Nishmat Alberto Abraham ben Amalia ז"ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]