Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


No. 285-Vayislaj-3
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

 

¿QUIEN ES EL MAS FUERTE?

“Y Iaacov mandó ángeles…”(Bereshit 32,4)

En el comportamiento de Esav, encontramos contradicciones. Por un lado, Esav no se extraña ni tampoco le provocan ningún efecto el paso de tantos enviados que Iaacov manda con regalos, como está escrito, que volvieron los enviados, y le dicen a Iaacov que Esav iba a su encuentro con cuatrocientos hombres que lo acompañaban. Y David Hamelej pregunta más, por cuanto que está escrito en el Midrash (Ialkut Shmuel 2,25) que a Esav, el miedo lo persiguió durante toda la vida después de ver a un ángel empuñando su espada...

Por otra parte, solamente un instante más tarde, se transforma en el hermano querido de Iaacov. ¿Cómo podemos entender que un malvado como Esav se convierta en otro hombre que se arroja sobre el hombro de Iaacov y lo besa? Y más sabiendo que el deseo de Esav por apoderarse del dinero y las posesiones de Iaacov era muy grande, y estaba seguro que en una guerra saldría victorioso y se apoderaría de todo...

Contesta estos interrogantes el rab hagaon Iehuda Leib Jasman ztz”l, desde su libro “Or Iohel”, de acuerdo a las palabras de Jazal: “los labios del justo conocen la voluntad”, el justo puede llegar a ver hasta el corazón de la persona que tiene delante y por lo tanto conocer su voluntad. Por eso Iaacov sabía que todo lo que le envíaba a Esav, corderos, cabras, camellos, todo lo que pasaba delante de sus ojos, lo “sobornaba”, para que olvide la intención de matarlo...

Porque esta es la forma de accionar de los malvados, cuando pasa por delante de sus ojos algo que pueden desear, dejan de pensar, pierden el conocimiento para correr detrás de eso que ahora desean. Cada rincón de su corazón busca como conseguir ese objetivo y no hay lugar para otra cosa, no puede pensar en otra cosa, no puede hacer otra cosa, y todo a cualquier precio. Igual que un animal hambriento que ve una posible presa, abandona todo para conseguirla…

Y este hombre que es esclavo de sus pasiones, deja su vida por una posible satisfacción que a veces puede durar solamente unos segundos.

Todos estos conceptos son exactos debido a la materialidad de este mundo, el Olam Haze, como dijeron Jazal en el Pirke Avot (cap.4): la envidia, los deseos y los honores sacan a la persona del mundo. Y diremos que no la saca únicamente del Olam Haba, sino también del Olam Haze. Nosotros, generalmente, sabemos y entendemos esto, pero nuestro eterno problema es que no podemos fortalecernos y sobreponernos a nuestros deseos. En cambio, Iaacov Avinu, no sólo que sabía controlarse, sino también podía usar los deseos para influir sobre su hermano. Podía usar estos elementos para que lo ayuden a convencer a Esav, Iaacov tenía un arma muy poderosa, darle honores a Esav, algo que él tanto buscaba. Y tuvo éxito en su objetivo, a tal punto que además de apaciguar el odio de Esav para que desista de la idea de matarlo, llegó a convertir ese odio en amor. El justo sabe cómo convertir una situación de odio y venganza en amor y voluntad.

Y veamos, cuando frente a frente, Esav y Iaacov se abrazan y se besan, los jajamim discuten, ya que algunos opinan que Esav no besa a Iaacov con sinceridad, su corazón tiene otro pensamiento. Para esta postura explicaremos que en la mente de Esav se desarrollaba una guerra y se preguntaba: ¿por qué no estoy haciendo lo que me propuse, por qué estoy como fuera de mí, acaso no vine para luchar contra él? (¿por qué ahora no lo mato, por qué estoy disfrutando del honor que me está brindando Iaacov?)

Y a pesar de este pensamiento, no puede fortalecerse, no puede dominar sus deseos que lo persiguen y permite ser sobornado por Iaacov Avinu. El resultado de este soborno es que él mismo, a la fuerza, cae sobre Iaacov, lo abraza y lo besa. Todo porque el hombre “débil” que no consigue dominarse, es esclavo de sus deseos, y no puede liberarse de ellos. Así resulta ser toda su vida en este mundo, sabe que correr detrás de las pasiones no lo lleva a ninguna parte, pero resulta lindo, placentero, y por sobre todo, imposible de escapar.

En los libros antiguos mostraron que los placeres de este mundo se pueden comparar con lo que un perro puede disfrutar después de haber “atrapado” un hueso con su boca. Si intentó romperlo, lo más probable es que se le hayan roto sus dientes, seguido con un gran derramamiento de sangre en el interior de la boca. Cuando el perro nota que hay sangre en su boca, no sabe que es su propia sangre, supone que es del animal cuyo hueso tiene en la boca y se alegra del gran hallazgo, chupando toda la sangre con gran alegría.

Así hace la persona con sus deseos, todo su placer reside en usar todas sus fuerzas, desaprovechándolas, por supuesto, para conseguir el propósito deseado. Igual que el perro, este hombre chupa su propia sangre...

La perasha nos enseña que Iaacov Avinu, antes de encontrarse con Esav, se preparó para convertirse, si fuera necesario, en un regalo para Esav, estaba listo para rezar y pedir por la paz entre Esav y él, y también podía pensar en llegar a enfrentarse en una guerra contra Esav. Podríamos pensar, que dada su debilidad, Iaacov no encontraba otra forma de enfrentarlo.

Pero Jazal nos mostraron como Iaacov podía mover una piedra que necesitaba de todos los pastores del lugar para destapar el pozo que cubría, y Rashi, allí, nos aclara que no tuvo que hacer mucha fuerza, sino que para Iaacov fue tan fácil como destapar una botella.

Pero exclusivamente allí, porque era necesario apareció la fuerza de Iaacov en su máxima expresión, aquí Iaacov no busca la guerra, por eso la fuerza no hace falta, y tampoco aparece...

Las personas acostumbraron a decir que una persona es fuerte, cuando tiene el control sobre otras, pero Jazal, en el Pirke Avot dicen que el fuerte es el que gobierna sobre el ietzer. Todo lo contrario, podemos encontrar un hombre, muy fuerte, que tiene muchas formas de dominar y controlar a otras personas, pero hay una sola cosa que no puede hacer: no puede controlarse, no consigue dominar las pasiones que encienden su corazón, no puede cambiar sus cualidades, y estas cosas son las que caracterizan a la fuerza verdadera...

Le decimos al Bore Olam en los “Shemone Esre”: Vos sos fuerte..., ¿y qué es lo que me hace afirmar esto? Revivís a los muertos... La fuerza es lo que hace que los muertos vuelvan a la vida, y no el hecho de matar seres vivos.

Los jefes de las grandes naciones buscan como conseguir el arma que pueda matar más gente con solo apretar un botón. Y no saben que el orgullo, los deseos y los honores son el origen del mal. Si realmente quisieran terminar con las guerras, en lugar de buscar mejores armas, deberían trabajar sobre sus cualidades personales y así todo volvería a su lugar y en paz.

Todos debemos aprender de Iaacov Avinu, que tenía la posibilidad de vencer a Esav en una posible guerra (ya que se había preparado para esa posibilidad), y sin embargo, se entrega a su hermano. Esta es la fuerza con la que controla la envidia y el odio hasta que llegamos a ver el gran resultado: Iaacov se posterna ante Esav y lo llama “mi señor”, cuando el verdadero esclavo es Esav, preso de sus deseos...

Lekaj Tov.

Leiluy Nishmat Alberto Abraham ben Amalia ז"ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 1+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]