Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


No. 303-pesaj-3
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

EL DECRETO ES VERDAD

Y LA LUCHA ES VANA 

“Y se levantó un nuevo rey… que no conocía a Iosef”

(Shemot 1,8 

Explicaremos este versículo con las palabras del “Keli Iakar”. Pero antes, daremos una introducción.

La Guemara, en el tratado de Shabat (hoja 119) cuenta la historia tan conocida de “Iosef Mokir Shabat”, un hombre que no se medía en los gastos para honrar el Shabat, a pesar de su ajustada situación económica. En una oportunidad, su vecino, un no iehudi poseedor de una gran fortuna, se enfermó, y llamó a los astrólogos y adivinos para que le hablen sobre su futuro. Todos coincidieron y le dijeron: toda tu fortuna pasará a manos de Iosef, tu vecino iehudi...

Este hombre no podía aceptar que su fortuna quede en poder de su vecino, al que tanto odiaba. Tenía que hacer algo para evitarlo. ¿Qué hizo? Vendió todas sus fábricas, propiedades, barcos, que tenía en todo el mundo y compró un diamante enorme, muy valioso. Encargó hacer un doble fondo en el interior de su sombrero, guardó allí el diamante y salió a pasear. Mientras cruzaba un puente, sopló una fuerte ráfaga y el viento se llevó el sombrero al río que pasaba debajo, vino un gran pez y se tragó el sombrero. Toda su fortuna desapareció, pero, por lo menos, pensó, como consolándose, no cayó en poder de su vecino Iosef...

El viernes por la tarde, los pescadores atraparon a ese mismo pez. Y pensaron, ¿a quién podremos venderle semejante pescado a esta hora? Todos los iehudim ya prepararon su comida para Shabat. El único en el mundo que puede comprarnos un pescado tan grande y hermoso es Iosef Mokir Shabat!!!

Y Iosef lo compró, y encontró la piedra que lo convirtió en un hombre rico.

Dijo un anciano, esto no tiene nada de asombroso, el Shabat devuelve todos los gastos a quien se endeuda para honrarlo...

Y pregunta el “Etz Iosef”, si la Guemara intenta enseñarnos que quien no se fija en los gastos para honrar el Shabat nunca saldrá perjudicado, no hacía falta hacer entrar en el relato al no iehudi, alcanzaba con decir que Iosef honraba al Shabat y que una vez compró un pescado y encontró dentro la piedra preciosa...

La Guemara nos quiere enseñar otra cosa: que frente a los decretos de Hakadosh Baruj Hu no hay ni consejos ni sabidurías. Cuando se decreta algo sobre una persona, y esta persona pretende pelear contra el decreto, Hashem le dice: adelante, peleá todo lo que quieras, todo lo que hagas lo voy a usar para hacer cumplir Mi Decreto.

Y este hombre rico es sólo uno de los ejemplos, ya que tenía gran cantidad de propiedades repartidas por todo el mundo. Si Hakadosh Baruj Hu hubiera querido hacer pasar todas las propiedades a las manos de Iosef, habría tenido que elaborar muchas cosas para juntar todas las posesiones y hacerlas llegar a los bolsillos de Iosef. Pero el millonario, que intentó luchar contra el decreto, ayudó vendiendo todo y reuniendo la fortuna en un solo lugar. ¿Acaso esto lo ayudó? No, a quien ayudó fue al Bore, a que se cumpla el decreto más facilmente.

Lo mismo dice el Ramban en la perashat “Vaieshev”, cuando Iaacov Avinu envía a Iosef a Shejem para ver cómo están sus hermanos. Iosef llega al lugar y no los encuentra. En esas condiciones, sin teléfono celular, Iosef tendría que volver a su casa.

Pero el Bore Olam no pensó así, envió un ángel que le preguntó a Iosef qué buscaba. Estoy buscando a mis hermanos (Bereshit 37,16), entonces el ángel lo condujo a Dotan, de donde descendería a egipto.

Aprendemos de aquí, dice el Ramban, que el decreto es verdad y la lucha es mentira. Hashem Itbaraj ejecuta su decreto, aunque para eso también necesite contar con la ayuda de los ángeles...

Y todo siguió su curso, cuando Iosef cuenta sus sueños sus hermanos le dicen: ¿acaso vos vas a reinar sobre nosotros...? (Bereshit 37,8), y cuando lo vendieron pensaron, ahí va Iosef con sus sueños...

Pero en realidad, esa venta y ese “ahí va Iosef...” fue lo que llevó a Iosef a reinar sobre egipto y a que se cumplan sus sueños, sólo porque el decreto es verdad y la lucha es mentira.

¿Y qué pasó con el faraón?

El tampoco aprendió la lección de lo sucedido con los hermanos de Iosef. Cuando en sus sueños vio una gran balanza, con dos platos gigantes, en uno de los cuales estaba toda la tierra de egipto y en el otro un pequeño cordero, y para su asombro, la balanza se inclinaba hacia el lado del corderito. Los brujos de egipto le dijeron al faraón que se levantaría un conductor en el pueblo iehudi que arrasaría el imperio egipcio.

El faraón decidió entonces, luchar contra el decreto y le dio la orden a las parteras de que maten a todo varón que naciera. Cuando vio que su orden no era tenida en cuenta, decretó que todo varón que naciera fuera arrojado al río...

¿Cuál fue el producto de la lucha del faraón?

-Moshe Rabenu creció en sus rodillas!

-Había una tradición entre los iehudim, que el salvador del pueblo diría: “Pakod Pakadti Etjem”. El problema residía en que todos sabían este secreto, entonces, ¿quién podía creerle a cualquiera que fuera a mencionar estas palabras?

Pero había una única persona en todo el pueblo que no conocía este secreto, y esa persona era Moshe Rabenu, porque creció en el palacio del faraón. Por eso, ¿quién fue el que ayudó a que se produzca la salvación? El mismo faraón en su lucha por evitarla.

-Una vez, que el pequeño Moshe estaba sentado sobre las piernas del faraón, le sacó la corona de la cabeza y se la puso en la suya. Los ministros y los brujos del faraón que estaban presentes, se estremecieron y le dijeron al faraón: ¡Es él. Es el salvador de Israel, vamos a matarlo de inmediato!

Pero allí estaba también Itro, y aconsejó hacer una prueba con el pequeño, le pondrán delante dos fuentes, una con oro y la otra con brasas ardientes, y veremos hacia cuál se inclina.

Moshe intentó inclinarse hacia la fuente con oro, pero vino un ángel y lo inclinó hacia la fuente ardiente. Así se quemó la mano, y su reacción fue poner la mano en la boca con lo que también se quemó los labios, cosa que provocó que no pueda pronunciar las letras en las que usamos los labios, o sea la be, ene, eme y pe. ¿Cómo Moshe será el salvador del pueblo de Israel si ahora no puede decir “Pakod Pakadti”? La Divinidad hablará desde su garganta, con lo que no queda ninguna duda que Moshe Rabenu será el salvador del pueblo, y todo gracias a la “guerra” que intentó luchar el faraón...

-Un hombre con mentalidad de esclavo, nunca podría matar a un egipcio que lo oprime, porque sabe que está por encima de él. Para hacer algo así hace falta un hombre libre. ¿Y quién podía hacer esto? Solamente Moshe, que creció en el palacio del faraón? Y otra vez, el faraón ayuda a cumplir los decretos del Bore.

-Si Moshe Rabenu hubiera sido un gran disertante o un locutor profesional, con título habilitante, cualquiera podría haber dicho que la salida de egipto era simplemente una historia en la imaginación del orador, jas veshalom. Y que Moshe, con su habilidad para hablar, trataba de convencer al pueblo de un imposible! Pero, ¿cómo podemos decir eso sobre Moshe Rabenu, cuando sabemos sobre la dificultad que tenía para expresarse?

Vemos entonces que el faraón no sólo ayudó a que el decreto se cumpla sino que también fue el promotor que infundió la fe en el pueblo, para que crean firmemente en la salida de egipto y en la posterior entrega de la Tora. Otra prueba de que el decreto es verdad y la lucha es mentira.

Todas estas pruebas nos muestran la veracidad de la explicación del “Keli Iakar” sobre el versículo “y se levantó un nuevo rey sobre egipto” que no aprendió la lección que hacía falta aprender en la perashat Iosef.

Y esta es una lección que nosotros también debemos aprender: no se puede pelear contra los decretos de Hashem. También cuando debemos dar el “puntapié inicial” debe ser en el mismo sentido de la Voluntad del Bore Olam, si no hacemos así, no sólo que no nos va a ayudar, sino que será una lástima el esfuerzo que hagamos en vano.

Me contó el rab Tvi Kofman Shlita, dice el rab hagaon Shlomo Levinstein Shlita, sobre un muchacho con grandes virtudes, muy solicitado para ser el marido de una buena mujer. Le hablaron sobre una chica en una ciudad lejana y viajó hacia allá. Cuando volvió le dijo a sus padres que en buena hora podían felicitarlo.

Ese Shabat la novia viajó con sus padres y para sorpresa de todos, la chica tenía un defecto en sus piernas. Los padres le preguntaron al hijo: ¿un muchacho como vos te vas a casar con una chica defectuosa?

Digamos, contestó el muchacho, que me caso con una mujer sana y completa, y, después del casamiento, el carruaje en que viajamos se da vuelta y ella se rompe una pierna.

Entonces deberemos viajar hasta Viena para ver a los mejores doctores, que le practicarán todo tipo de operaciones y tratamientos durante varios años, hasta que finalmente terminaré casado con una mujer con un defecto en las piernas.

Por eso, en lugar de buscar todos esos sufrimientos, preferí tomar de lo que ya está preparado...

Porque cuando Hakadosh Baruj Hu decreta algo específico sobre una persona, todos nuestros cálculos y nuestras estrategias para evitar el cumplimiento del decreto son inútiles, porque como ya lo hemos comprobado, el decreto es verdad y la lucha es mentira.

Esh Dat 5760.

Leiluy Nishmat  Alberto Abraham ben Amalia  ז"ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]