Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


No. 306-Tazría-Metzora-3
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס"ד

CUANDO DORMIR NO ES BUENO, Y NO SOLO PORQUE ME MOLESTA UN MOSQUITO

“...la mujer que dio a luz...” (Vaikra 12,2)

Dijo rab Simlay: así como la aparición del hombre fue posterior a la de todos los animales, bestias y aves, en la Creación del mundo, ahora también, cuando describimos sus leyes, también lo hacemos después de las leyes de los animales, bestias y aves (Rashi, Midrash Raba).

Y en nuestra perasha, encontramos, por otra parte, un Midrash adicional, (Vaikra Raba, Tazria, 14): menciona un versículo del Tehilim (139,5), que habla sobre un rodeo o una envoltura por delante y por detrás, y los jajamim explican que la intención es enseñarnos que, si la persona tiene los suficientes méritos, dirán de ella que está por delante, que se anticipa a todos los hechos de la Creación, y si no, lo alenu, dirán que hasta un mosquito, o que hasta el desperdicio más despreciable está por delante de esta persona. En el Midrash Bereshit Raba, perasha 8, encontramos lo mismo pero escrito con otro lenguaje, allí dice que si la persona tiene méritos estará en una mejor posición que los ángeles!!!

Después de esta explicación, la pregunta toma más fuerza, si el hombre, cuando se lo propone y lo merece, se anticipa a todo y todos, en la Creación, ¿por qué sus leyes aparecen después de las leyes de los animales?

Es posible decir, contesta el rab hagaon Mordejai Iehuda Leib Zachs, rab del barrio “Zijron Moshe” en Ierushalaim, que el gran punto a favor que tiene el hombre sobre todas las crïaturas, incluyendo a los ángeles, es la posibilidad de ELEGIR que está únicamente a nuestro alcance, porque el hombre fue hecho a “semejanza” del Bore, y esto le da fuerzas especiales, como la “elección”, que ninguna otra críatura tiene, porque nosotros somos los únicos que nos “parecemos” un poco más (o por lo menos así debería ser) al Creador!!!

Y estas fuerzas provocan terribles guerras entre la materia y la espiritualidad. Y esto somos diferentes a cualquier otra creación, que no pueden elegir, con lo que tampoco tienen guerras internas, todas las demás creaciones aparecieron en el mundo con un propósito determinado, están en el mundo para hacer algo, y fueron “programadas” para ese fin.

Todas estas criaturas muestran la Gran Fuerza que proviene del Bore Olam, pero esta demostración es una demostración “forzada”, porque no tienen la menor posibilidad de decidir por sí mismos...

Y nuestro saldo a favor, también por encima de los ángeles, esos fieles servidores de Hakadosh Baruj Hu, resulta una terrible contradicción para ellos. Los ángeles se consideran lo máximo de la Creación, son pura espiritualidad, y no pueden soportar ser superados por un simple hombre, lleno de materialidad que lo ensucia...

Por eso, cuando Iaacov Avinu ve en sueños una escalera, con la base en la tierra y su punto más alto que llega hasta el cielo, exclama (Bereshit 28,12): y los ángeles suben y bajan...

Sobre esto dijeron Jazal, en el Talmud, en el tratado de Julin (hoja 91b), que los ángeles querían matarlo, y la prueba de esto es que inmediatamente después está escrito que Hashem estaba junto a Iaacov (Rashi explica que estaba con él para cuidarlo). ¿Por qué querían matarlo? Porque envidiaban algo que era propio de Iaacov Avinu y de todos los hombres: la posibilidad de elegir!

Y el Midrash va más lejos (Bereshit Raba 8), y nos dice que cuando Hakadosh Baruj Hu creó al hombre, los ángeles se equivocaron y quisieron llamarlo “Santo”, ¿qué hizo Hashem para mostrarles su error? Lo durmió, y cuando los ángeles vieron esto, que el hombre dormía, entendieron que se trataba de un otro ser.

Así son las cosas, esa fuerza, la fuerza de la elección, es una fuerza propia del Bore Olam, y esta fuerza es la que nos da el gran parecido, el estar hechos a imagen y semejanza de Hakadosh Baruj Hu!

Y por eso los ángeles pretendieron llamar al hombre “Santo”, porque vieron en él algo que no vieron en ninguna otra creación, pensaron que era una creación especial (como somos en verdad), ya que era, en toda la Creación, lo más parecido al Bore Olam.

Pero, cuando Hashem les muestra que esta creación no es un cien por cien parecida a El, cuando lo duerme mostrándole que este ser tiene también descensos y caídas, los ángeles entienden que, aunque se trate de un ser muy especial, no alcanza a ser tanto como Hashem. Y el dormir del hombre lo demuestra, porque en el momento de dormir, toda la grandeza que puede tener una persona desaparece...

Este es el verdadero significado de la escalera del sueño de Iaacov Avinu, una escalera que tiene su base en la tierra y su punto más alto que llega al cielo, porque, por un lado, el hombre tiene ese dormir, que es una fuerza proveniente de la materia, la fuerza que permanentemente nos hace caer y descender, y por el otro, tenemos esa fuerza superior, la fuerza que nos hace comparables (si así se puede decir) al Bore, esa fuerza que nos puede llegar a hacer subir a las máximas alturas, porque tiene su punto más alto en el Cielo.

Esos dos extremos luchan en el interior de cada persona, algo que los ángeles no tienen, y por eso nos envidian...

Y volvemos a la pregunta con la que arrancamos. En el momento que el hombre nace, podemos decir que es un ser “defectuoso”, porque todavía no se le hizo el Brit Mila. O más, su defecto puede ser el no haber cumplido con ningún precepto, con lo cual resulta ser inferior a cualquier otra creación. Por eso decimos, que considerando el momento en que el hombre sale al mundo, este ser, que con el correr del tiempo puede llegar a ser lo máximo, y hasta la envidia de los ángeles, hoy por hoy está por detrás de los animales, las bestias y las aves, y por eso, sus leyes serán enumeradas y explicadas detrás de las leyes de las otras criaturas.

Pero todo esto cambia y se transforma el octavo día, como nos lo explica el Maharal MiPrag, que cuando con la entrada del día octavo el bebé hace su “pacto” con Hashem, este bebé que hasta ahora era un ser inferior a las demás creaciones, recibe la Mila que le da la fuerza para elevarse por encima de todos.

El Maral menciona (sin explicar) que toda la naturaleza tiene un valor de siete, y la Mila, que hacemos en el octavo día nos da la posibilidad para estar por encima de la naturaleza, para ser superiores a todas las demás creaciones, y llegar muy pero muy alto.

Todo esto resulta posible únicamente después del Brit Mila, pero el Brit no hace todo el trabajo, debemos hacernos merecedores de este regalo tan grande que nos da el Bore Olam, el regalo que hasta los ángeles envidian, y podrán decir sobre nosotros que nos adelantamos a toda la Creación!

Todo está muy lindo, pero recordemos que los puntos intermedios no siempre existen, y que el otro extremo de la escalera se apoya en la tierra, si nos quedamos dormidos corremos el terrible riesgo de sumergirnos en la materialidad (recordando que el dormir arranca todo vestigio de grandeza), y dirán sobre el que duerma, lo alenu, que hasta un mosquito es superior...

Kemotze Shalal Rab.

Leiluy Nishmat  

Israel Ben Shloime z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu Aleha Hashalom

Alberto Abraham ben Amalia  ז"ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]