Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


No. 315-Koraj-3
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

Nos quieren robar el olam haba

El tratado de Avot comienza así: Moshe recibió la Tora en el monte Sinai y se la entregó a Iehoshua, Iehoshua se la entregó a los ancianos, etc.

Por algún motivo, yo no sé quién, dice el rab hagaon Shlomo Levinstein Shlita, pero seguramente alguno de los primeros jajamim, pusieron delante de la primera Mishna de Avot, una Mishna del tratado de Sanhedrin, así el tratado de Avot comienza con: todo Israel tiene parte en el Olam Haba…

¿Cómo explicamos esta introducción? Hay quienes dicen que algunos iehudim se levantan por la mañana, miran a una persona de otro pueblo y dicen: la verdad que todo se ve muy bueno para ellos, les alcanza con cumplir con siete preceptos para estar en orden, en cambio nosotros, no parece suficiente que tenemos seiscientos trece preceptos, vienen los jajamim y nos agregan otros siete preceptos, y sobre cada cosa, vallas, precauciones, alejamientos, como que nunca termina…, agregamos y agregamos, de paso, agregamos el tratado de Avot, buenas costumbres, buenas cualidades, como comportarnos, ¿qué quieren de nosotros?

Veamos, hay muchas clases de personas, hay gente que no cierra la puerta de su casa con llave. Y si le preguntan si no tiene miedo, contesta: al contrario, si viene un ladrón voy a ayudarlo a buscar, puede ser que así encuentre algo… No tiene lo que esconder, no hay lo que robarle, no necesita cerrar su puerta.

En otra casa, hay lo que robar, por lo tanto la cierran con llave…

Y si vemos una casa que aparte de cerradura tiene cámaras de televisión con circuito cerrado, y con un policía en la puerta, seguramente que en esa casa hay lo que robar. En cambio, si vemos una persona en Bnei Brak, una ciudad abierta, tranquila, con un arma en sus manos, en el medio de la calle, ¿qué pasa? Llevan dinero del banco a un automóvil: y el dinero hay que cuidarlo…, y con armas.

Jazal nos dijeron: ustedes van a estudiar el tratado de Avot, ¿de qué se asombran?, ¿también la introducción es necesaria? Sí señor, usted tiene algo que hay que cuidar, con vallas y más y más preceptos, ¿por qué?, porque todo Israel tiene parte en el Olam Haba…

Así dice la Guemara en el tratado de Suca (hoja 52), que el ietzer hara ataca a los integrantes de Israel más que a los otros pueblos, dijo Abaie, y a los talmidei jajamim más que a todos…

Dijeron Jazal: todo el que es más grande que su compañero, su ietzer también es más grande. Cuando en una persona no hay lo que robarle, no necesita puertas ni candados, no hay cerraduras y vemos que los ladrones no van allí a robar. ¿Dónde van los ladrones a robar? Exclusivamente donde hay puertas, candados, cámaras, perros y policías... Saben que en ese lugar pueden encontrar lo que buscan...

Por eso el ietzer ataca más a Israel y mucho más a sus jajamim, porque sabe que ellos tienen una posesión muy valiosa. Y por eso la Mishna comienza con “todo Israel tiene parte en el Olam Haba...”, hay mucho para cuidar...

Una vez le pregunté al rab hagaon Mejele Iehuda Leibkovich Shlita, continúa el rab Shlomo, tomemos por ejemplo al Rambam, nadie duda que llenó toda su vida, cada hora, cada minuto, cada segundo para cumplir con la voluntad del Bore Olam. A pesar de no haber desaprovechado nada en la vida, nadie sabe como pudo concretar una obra de la envergadura del “Iad Hajazaka”. El Jazon Ish dice que es algo sobrenatural...

Cuando el Rambam terminó esta obra, su papá se le presentó en sueños, rabi Maimon, y venía acompañado por otro hombre que a la vista parecía muy importante. El padre dijo: traje conmigo a Moshe Rabenu, mostrale tu libro!!!

El Rambam se lo mostró, Moshe Rabenu le dio una mirada y lo felicitó...

No podemos decir que al Rambam le faltó algo por hacer, hasta donde tenía que llegar, llegó, ¿cómo fue su vida, vivió entre lujos?, no precisamente, nació en España, fue expulsado y subió a la tierra de Israel, luego murió su hermano y tuvo que viajar a egipto, allí fue el doctor del rey, fue encarcelado y tuvo que recurrir a Nombres Sagrados para escaparse, en fin, una vida de mucho sacrificio, sin embargo, nunca dejó de hacer “su trabajo”. Finalmente, dejó el mundo, lo enterraron en Tiberia, y, ¿dónde está su alma?, por supuesto, en el Gan Eden, disfrutando del esplendor de la Divinidad...

Entendemos que el Rambam fue sobresaliente, por eso, le dicen: por tu gran desempeño tendrás un gran premio, pronto, cuando llegue “Tejiat Hametim” (revivan los muertos), volverás nuevamente al Olam Haze!!!

¿Quién pidió este premio?, pregunta el Rambam, no quiero volver!!! Hasta que terminé toda mi obra, estar aquí es mi premio, ¿para qué tengo que volver? Eso estaría bien para el que no pudo cumplir su misión, que le den otra oportunidad... Ribono Shel Olam, no quiero volver!!!

¿Por qué pensás así? Este es un premio sólo para los sobresalientes...

Esta fue mi pregunta, y la respuesta del Mejele Iehuda está en el mismo Rambam, en dos lugares distintos, con un lenguaje parecido: los profetas y los jajamim que hablaron sobre la época del Mashiaj, no dijeron que su venida será para que Hashem gobierne sobre todo el mundo, ni para esto..., ni para lo otro..., sino solamente para que todos se ocupen de la Tora...

El Rambam, a pesar de la opresión que ejercía el gobierno sobre los iehudim, nunca dejó de estudiar Tora, y esa opresión molestaba, y depositaban toda su esperanza en la venida del Mashiaj, para que El sea el Rey. Siguieron estudiando, y al dejar este mundo, suben…, bajan nuevamente en Tejiat Hametim para seguir estudiando, y así lograrán la vida eterna en el Olam Haba. ¿Y qué harán en el Olam Haba? Desde luego, estudiarán Tora. Dijo el Mejele Iehuda, vemos que la Tora no tiene fin, es la demostración que es la Obra de Hakadosh Baruj Hu!

Rabi Shlomo encontró la misma pregunta enunciada por el Alshij Hakadosh en el tratado de Avot. Dice el Alshij: por cuanto que Hashem paga su premio a cada uno que lo merece, el alma que hizo lo que debía hacer disfrutará del esplendor de la Divinidad en el Gan Eden, pero, ¿qué diremos del cuerpo, no fue el socio del alma en los ciento veinte años de desventuras en este mundo? ¿Acaso alguien se pone el Tefilin en el alma? El Tefilin se pone en la mano y en la cabeza, los preceptos se cumplen con el cuerpo, en el ayuno de Iom Kipur la panza es la que siente hambre, etc., etc.

El cuerpo también merece su premio, por eso, cuando llegue Tejiat Hametim, Hakadosh Baruj Hu sacará los cuerpos de las tumbas para que reciban su premio. Pregunta el Alshij, ¿y qué haremos con el alma, por qué tiene que sufrir y volver a este mundo? Hasta ahora estaba en el Gan Eden, con la Divinidad… Dice el Alshij Hakadosh, el alma se quedará allí, en el Gan Eden, ¿y entonces, cómo se levantará el cuerpo? Con una porción ínfima del alma.

Y todo esto está escrito: todo Israel tiene parte en el mundo futuro…, para siempre heredarán (el alma sube al Gan Eden para siempre)…netzer matai (sólo una pequeñísima porción del alma se utiliza para revivir al cuerpo, que es…) maase iadai (la obra de Mi Mano) para recibir su premio.

Ahora que entendemos la finalidad de la Creación, la pregunta sobre Koraj es mucho más fuerte, si Koraj era tan inteligente, ¿qué fue lo que vio para hacer toda esta tontería? Discutir con Moshe Rabenu, ¿para qué?

Hay quienes explican: Koraj, tan inteligente, ¿qué lo hizo hacer eso? La respuesta, el ser inteligente!!! ¿Quién le pidió ser inteligente? Mejor es ser una persona simple y hacer todo lo que Hakadosh Baruj Hu nos pide, sin preguntas…

Veremos ahora los fundamentos de la tontería de Koraj, fueron muchos, pero trataremos sólo algunos de ellos.

Sintió envidia con el nombramiento de Elitzafan Ben Uziel, Koraj dijo: mi abuelo tuvo cuatro hijos, Amram, Itzhar, Hevron y Uziel. De los hijos de Amram, uno recibió el reinado y el otro el sacerdocio. Ahora le llegó el turno a papá, y yo soy el hijo mayor de Itzhar, ¿por qué me saltearon y siguieron con el hijo de Uziel?

Dijeron los Jajamim, que el orden del reparto de los cargos en el desierto no iba de acuerdo al orden familiar. El reparto se hacía en función de lo que cada uno hacía por el pueblo de Israel.

Por eso, el primero, Moshe Rabenu, alguien puede dudar del sacrificio de Moshe por el pueblo, dejó la vida por los hijos de Israel. Aharon Hacohen, amaba la paz, perseguía la paz, amaba a sus semejantes y los acercaba a la Tora. Recibió el sacerdocio gracias a su sacrificio y entrega en el momento en que el pueblo se inclinó a la idolatría. Elitzafan Ben Uziel, es descripto por Jazal de la misma forma que Aharon en cuanto a su amor por la paz.

Y Koraj, ¿hizo algo por los hijos de Israel? Seguro, llevaba con él trescientas mulas blancas que cargaban solamente las llaves de sus tesoros. Pregunta el Mearshal, ¿por qué exclusivamente mulas blancas? Dice la Guemara en el tratado de Julin que rabi Pinjas Ben Iair iba a entrar en la casa de Rebi a comer y vio que en su campo tenía mulas blancas. Dijo rabi Pinjas, si el “angel de la muerte” está en este lugar, yo no puedo entrar a comer!!!

Explica la Guemara que rabi Pinjas Ben Iair llamaba así a las mulas blancas porque cuando pegan una patada, la herida no se cura jamás…

Y Koraj, en lugar de contratar un servicio de vigilancia para cuidar sus llaves, usaba las mulas blancas, entonces, si un dulce niño se acercaba a las llaves, recibía una patada y todos acudían más tarde a su entierro, para que sepan, que no convenía hacer cosas malas como acercarse a los tesoros de Koraj.

Mientras todos se sacrificaban por el pueblo de Israel, Koraj sacrificaba al pueblo. Por eso no seguía en el orden del reparto de cargos.

Otra de las quejas de Koraj a Moshe Rabenu, explica Rashi, si te apoderaste del reino, no corresponde darle a tu hermano el sacerdocio. ¿Qué tiene que ver? Dijo rabi Iehuda Osad, que Koraj le dice a Moshe, vos sos nuestro rey, solamente porque nosotros somos hombres justos, la prueba de esto es que cuando Israel pecó con el becerro de oro, Hashem le dice a Moshe: “bajá”, y Jazal explican: “bajá de tu grandeza, ya que no te di grandeza sino a causa de Israel”. O sea, Moshe Rabenu puede ser rey, solamente cuando en el pueblo de Israel son todos santos. ¿Y cuál es la función de Aharon? Cuando lo alenu, hay pecadores en el pueblo, es el encargado de hacerlos retornar al buen camino... Entonces, dice Koraj, no entiendo: si vos sos el rey, es porque todos somos santos, ¿para qué hace falta Aharon? Y si hay entre nosotros pecadores, Aharon sí hace falta, pero vos no podés ser el rey. O Aharon, o Moshe, pero no los dos juntos!!! Todo lo que hizo Moshe fue pura y exclusivamente por la orden de Hashem, y, si vemos que todos los integrantes del pueblo son personas justas es la señal de que Aharon hizo bien su trabajo...

Otra de las quejas de Koraj, una de las más conocidas. Si tengo una prenda de color “tejelet”, ¿necesita o no necesita que cuelguen de ella los tzitzit? Seguro que no, discute Koraj, si una prenda blanca sale de la obligación de tzitzit con un hilo de color tejelet, entonces, una prenda que es de color tejelet no debe necesitar de ese hilo para salir de la obligación, ya que está compuesta, integramente, de hilos color tejelet. Pero la pregunta de Koraj es mucho más profunda y provocativa: Moshe debe saber que en toda nuestra congregación, todos somos hombres santos, o sea, somos como una prenda de color tejelet, por lo tanto, no necesitamos de un conductor como Moshe Rabenu que sea nuestro hilo tejelet... No hay en el pueblo de Israel lugar para un rey, ¿por qué?, porque todos somos santos...

A esto Moshe responde: escuchen ustedes, hijos de Levi, cuando Hashem separó a los leviim de entre los hijos de Israel para ocuparlos de las tareas sagradas, ¿el pueblo de Israel no era santo?, ¿por qué en ese momento no dijeron que todo el pueblo de Israel es santo? Simplemente porque allí era conveniente para ustedes, ahora que querés el sacerdocio, te acordás que todo el pueblo es santo...

¿Qué vio Koraj para seguir con todo esto? Vio entre sus descendientes a Shmuel Hanavi. Dice la Guemara en el tratado de Ioma, que el reinado de Shaul no tuvo continuidad porque si Shaul miraba hacia atrás, a sus antepasados, no podía encontrar nada fuera de lugar, y es obligatorio que quien esté al frente del pueblo tenga un pasado, digamos, oscuro, para que no se le “suba el poder a la cabeza”.

Lo vemos en Moshe y Aharon, su padre Amram se casó con su tía, algo prohibido, aunque se justifica por haber ocurrido antes de la entrega de la Tora. David Hamelej, también tiene algo, su abuela fue Ruth Hamoabia. Y Koraj no podría ser conductor, porque su pasado estaba limpio, sin embargo, pone como prueba a su favor, que su descendiente, Shmuel Hanavi, también tiene su pasado limpio. Aquí está el error de Koraj, en el pasado de Shmuel Hanavi, hay algo no tan limpio, precisamente Koraj!!!

de las conferencias del rab hagaon Shlomo Levinstein Shlita.

Leiluy Nishmat Alberto Abraham ben Amalia ז"ל

________________________________________________



Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]