Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


No. 330-Sucot-3
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס"ד

¿QUIEN QUIERE A QUIEN?

 Dijo el profeta Zejaria: el pecado del pueblo de egipto y de los demás pueblos fue el no subir a Ierushalaim para festejar Jag Hasucot junto al pueblo de Israel!

¿Por qué el profeta dice que el hecho de no festejar Jag Hasucot con los iehudim es “el gran pecado”? Todos los pueblos tienen la obligación de cumplir solamente siete preceptos y Jag Hasucot no está incluido en ellos...

David Hamelej dice en sus Tehilim (cap. 35) que cuando ve sufrir a sus enemigos, su alma también sufre, desgarra sus ropas y hace ayunos por ellos!!! Expliquemos las palabras del rey David: dice que al ver a alguno de sus enemigos enfermo, él viste ropas de duelo y hace ayunos pidiendo que Hashem les dé la curación. Así era el amor de David hacia todas las creaciones, inclusive hacia las personas que lo odiaban, y más agrega David Hamelej y le dice al Bore Olam: le diste alegría a mi corazón al ver que sus graneros y sus viñedos están repletos. Vemos que David llegó a semejante categoría de amor hacia todo el mundo, al punto de alegrarse con la alegría de los que lo odiaban y hasta sufrir cuando ellos sufrían, demostrando que el amor a sus semejantes estaba bien establecido en su interior, siendo un sentimiento puro...

Y ahora encontramos una escala que nos muestra que, realmente, el alegrarse con la alegría de nuestros compañeros es una cualidad muy grande y a la vez especial. Porque el asociarse con la tristeza de nuestro compañero no es algo tan especial, dice el Saba Mikelem ztz”l, ya que esto no nos demuestra, todavía, que tengamos aquí amor hacia todas las creaciones. Una de las demostraciones de esta teoría la vemos en el león, que después de devorar su presa se convierte en un animal “todo corazón”, un león manso y bueno con todos, después de haberse sacado de encima su deseo de atacar. Esto mismo ocurre con todos nosotros, y resulta difícil de creer, cuando vemos que, lo alenu, le ocurre una desgracia a otra persona, primero sentimos alegría y satisfacción, con lo que conseguimos sacar de nuestro interior ese “deseo de atacar”, después, ya podemos asociarnos con su sufrimiento. Por eso, cuando vemos que alguien se asocia con una desgracia, no nos da ninguna indicación sobre su verdadero sentimiento.

Entendemos, entonces, que la máxima categoría resulta ser el alegrarse con la alegría de los demás, lo que demuestra la pureza en los sentimientos y que existe el amor hacia todas las creaciones. Esto es lo que consiguió David Hamelej y lo que desea para todo el pueblo de Israel, expresando los versículos en nombre del pueblo de Israel, que debe llegar a ese estado sublime de amor, de alegrarse con la alegría del otro, sea o no sea su amigo, razón por la cual en Jag Hasucot se ofrendaban setenta vacas, una por cada uno de los setenta pueblos que había en el mundo, porque el pueblo de Israel quiere el bien para todos los pueblos...

Así le decía el Ramban a los romanos, que nosotros esperamos al Mashiaj Tzidkenu, no solamente para que mejore nuestra situación, sino que queremos lo mejor para todo el mundo, ya que con la llegada del Mashiaj ningún pueblo levantaría su espada contra otro...

Y esta es la intención del profeta Zejaria cuando llama “pecado” que los demás pueblos no festejen con los iehudim el Jag Hasucot. Cuando los demás pueblos ven como todo el pueblo de Israel sube a Ierushalaim, y se alegra en su fiesta, deben saber que esta es la alegría del mundo, y si ellos no se asocian en la alegría de nuestro pueblo, demuestran que hay una gran falla en sus interiores, demuestran que no tienen buen corazón, que no aman a todas las creaciones como lo desea Hakadosh Baruj Hu, que en lugar de asociarse con nuestra alegría sienten envidia, esto no se llama amar a nuestros semejantes sino pecado, un pecado que arrastra hacia una única dirección, hacia el Gueinom... Y no pretendemos decir que el pecado de los otros pueblos se debe a que ellos no tienen la Tora, ya que este es un precepto que se comprende razonando, usando la inteligencia, pensando, no es un precepto que aparece con una orden sin explicación, sino que sin ninguna orden resulta lógico y hasta obligatorio, que al ver una persona feliz, no hay nada mejor que asociarse y alegrarse con ella...

La Guemara explica un versículo del Tehilim (cap. 117): “Halaben a Hashem todos los pueblos del mundo, por el gran favor que nos hizo (al pueblo de Israel)”. La Guemara pregunta exigiendo una respuesta: Si Hakadosh Baruj Hu hace grandes favores al pueblo de Israel, ¿por qué los demás pueblos tienen que alabarlo, si ellos no recibieron ningún favor?

Nuestras palabras nos dan la respuesta, si los pueblos tienen las mentes “limpias”, si no están sumergidos en los celos y en los odios, están obligados a alabar al Bore Olam por todos los favores que hizo, hace y hará al pueblo de Israel, ya que la alabanza demostrará que sienten amor por todas las personas y no solamente por ellos mismos.

Continua explicando el rab hagaon Iaacov Noiman ztz”l: mi rab y maestro, el Rosh Ieshivat Lomza, rabi Moshe Rozenstein ztz” decía que cuando veía una persona adinerada, a la cual no le faltaba absolutamente nada, desbordaba de alegría y decía que, por lo menos, Baruj Hashem, hay una persona menos en el mundo de la cual tengamos que ocuparnos...

De la misma forma explicamos el pecado que tuvieron los pueblos de Amon y Moab, que fueron castigados tan severamente, que jamás un integrante de esos pueblos podrá convertirse y llegar a ser un iehudi. Porque no se adelantaron para traer pan y agua al pueblo de Israel que venía por el camino.

Porque si ustedes ven ahora un pueblo entero que salió de la esclavitud, un pueblo que desborda de alegría al saber que es un pueblo libre, el pueblo de Hakadosh Baruj Hu y de la Tora, todo esto los obliga a asociarse a la alegría del pueblo de Israel, salir a recibirlos y ofrecerles pan y agua. El no hacer esto, fue la prueba de que algo falla en sus mentes, otros sentimientos se interponen y no permiten que se desarrolle la pureza, y al no estar alegres con la alegría de Israel, fue motivo suficiente para recibir ese tan duro castigo, que jamás podrán ser parte de nuestro pueblo...

Darje Musar.

Leiluy Nishmat Harav Guilad Hacohen ben Shmuel זצ"ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 1+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]