Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


No. 331-Bereshit-4
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

¿PARA QUE y PARA QUIEN?

¿Acaso alguna vez nos preguntamos para qué o para quién el Bore Itbaraj creó Su Mundo tan mágico y tan maravilloso? El sol, la luna y las estrellas, tierras y mares, montañas y valles, ríos y lagos… Todo tan hermoso, como dibujado, hasta el punto que está dicho que no existe “artista” como nuestro Creador. Además del hombre, encontramos en este mundo cantidades de especies que se movilizan en dos patas y otras que se movilizan con cuatro. Aves con alas, reptiles, peces, animales enormes y pequeñas especies que el ojo humano no alcanza a ver.

Todo hecho con Su Sabiduría, y todos se alimentan gracias al Bore Olam, y vuelve la pregunta, ¿para qué y para quién fue creado todo esto?

Una pregunta tan especial merece una respuesta más especial, y la respuesta la da la primera palabra de la Tora: BERESHIT. Rashi dice allí: esta palabra pide a gritos ser explicada, y así Jazal ya dijeron que el mundo se creó para la Tora que se denomina “el principio del camino” (Mishle 8) y para el pueblo de Israel que se llamó “el principio de la cosecha” (Irmiahu 2).

Resulta que este gran mundo fue creado para la Tora y para Israel. A primera vista esta respuesta no nos conforma. Entendemos que el mundo haya sido creado para la Tora, la posesión más preciada de Hakadosh Baruj Hu, por consiguiente es muy digno que el mundo haya sido creado para ella. ¿Pero para Israel? ¿Para el granito de arena más chiquito de la enormidad del mundo? ¿Vale la pena que el mundo haya sido creado para Israel? Y si fuera así, ¿para qué existen los demás pueblos?

El Rambam nos responde esta pregunta en su introducción a las Mishnaiot de Zeraim. Allí contesta a una pregunta parecida, diciendo que si no fuera por la gran cantidad de personas que viven sobre la tierra, cada uno de nosotros hubiera tenido que ocuparse de cada necesidad por sí mismo. Por ejemplo, todos habríamos tenido que estudiar como sembrar y cosechar, moler, cocinar, hornear, además de todas las profesiones y ocupaciones para cubrir y crear todo lo que fuera necesario para vivir.

Tomemos como ejemplo cuántas personas están involucradas en la preparación de un vaso de té. En los campos de Sudamérica, en la provincia argentina de Misiones y sus alrededores, crecen las hojas del té. Para cuidar el campo y las plantas hace falta gente que se ocupe de ello. Después hay que cortar las hojas, secarlas y transportarlas al puerto.

Los barcos transportan la mercadería y la distribuyen por todo el mundo. En cada destino deben construir depósitos, y para eso también hace falta gente. Después pasa a las plantas de empaque, y empresas de marketing se ocupan de la publicidad, distribución y ventas, hasta que finalmente el pequeño saquito de té llega a nuestras casas.

Todavía no empezamos… necesitamos un vaso. Fabricar el vidrio es una especialidad, un trabajo de artesanos. Granos de arena en un terrible horno del que obtenemos el vidrio en estado líquido para crear los recipientes que nos hagan falta, luego otra vez, empaque, transporte, publicidad, ventas, etc.

El vaso debemos llenarlo con agua caliente, y para calentar el agua necesitamos gas o electricidad, y no vamos a contar cuánta gente es necesaria para tener gas o electricidad en nuestras casas.

Finalmente, introducimos el saquito de té en nuestro vaso de vidrio lleno de agua hirviendo. Hace falta ahora endulzarlo. Volvemos al campo, juntamos cañas de azúcar y una vez obtenido nuestro producto, distribución, empaque, ventas, etc.

Tenemos el paquete de azúcar pero cómo poner dos cucharitas de azúcar en nuestro vaso si no tenemos todavía una cucharita, y aparte debemos revolver… Ahora debemos extraer minerales de las rocas, que pueden estar a nuestro alcance o dentro de las montañas, luego purificarlas para obtener el metal deseado, utilizando hornos y procesos químicos. Una vez obtenido el metal de allí saldrá nuestra cucharita… y no olvidar el proceso de distribución y ventas…

Ahora, después de mezclar bien, podemos bendecir “Sheacol” y disfrutar de un buen té (aunque no inglés, hoy es argentino).

Hemos participado en la creación de una de las necesidades diarias más pequeñas que tenemos. Y para esto vimos la inmensa cantidad de gente que hace falta para que solamente un vaso de té llegue a nuestra mano, sin haber hablado todavía de la construcción de los instrumentos de fabricación o de la construcción de barcos, camiones, etc.

Pensemos lo que ocurriría si nosotros deberíamos proveernos de cada cosa. ¿Podríamos también estudiar Tora y cumplir preceptos? Esto nos hace entender que es muy posible, hasta obligado, que el mundo haya sido creado para el pueblo de Israel, tan pequeño respecto al resto de la humanidad. Encontramos que la humanidad tiene la función de ocuparse de generar todos los elementos necesarios para la vida, para que nosotros, el pequeño pueblo, pero el elegido, podamos ocuparnos de nuestra finalidad suprema, el Servicio al Bore Olam. No resulta fácil para nadie aceptar este pensamiento, pero nosotros debemos meterlo en nuestros corazones y cabezas…

Esto nos explica una cosa muy extraña e inentendible, pero real, que hoy en día todo el mundo habla de los iehudim. De cualquier tema que hable el mundo, siempre los iehudim aparecen involucrados, aunque las personas que hablan no tengan ninguna relación con gente de nuestro pueblo, o aunque se trate de un lugar alejadísimo de la tierra de Israel. Y esto reafirma que el mundo fue creado para el pueblo de Israel, que el pueblo de Israel es lo principal y lo demás, accesorio…

Dice la Guemara en el tratado de Avoda Zara (hoja 2a): en el futuro, Hakadosh Baruj Hu vendrá con un Sefer Tora bajo el brazo y dirá, todo el que se haya ocupado de ella (de la Tora) que venga y se cobren su salario. Continua la Guemara diciendo que los primeros en acercarse son los romanos, que se presentan ante el Bore Olam reclamando su premio. Hakadosh Baruj Hu les pregunta: ¿en qué se ocuparon? Contestan: preparamos muchos negocios, construímos baños públicos, hicimos circular por el país cantidades de oro y plata, y todo lo hicimos para el pueblo de Israel, para que ellos se ocupen de la Tora. Hashem les dice: No hay en el mundo tontos más grandes que ustedes, todo lo que hicieron lo hicieron sólo para ustedes…

Y aunque las palabras de la Guemara parecen lógicas, hay que entrar en detalle. Primero, ¿por qué el Bore Olam los llama tontos en lugar de mentirosos? Mentirosos es más adecuado ya que dijeron haber hecho todo para el pueblo de Israel, para que Israel estudie Tora… Segundo, ¿cómo se atreven a mentir tan abiertamente frente al Creador, para Quien todo está a la vista? Dice el Maran Mibrisk ztz”l, en su libro comentando la Tora, que los romanos no dijeron ninguna mentira, dijeron la pura verdad. Ya lo hemos explicado en amplitud, todo el mundo fue creado para la Tora y para Israel, y todo lo que se hizo en el transcurrir de las generaciones fue para que Israel pueda estudiar Tora.

Por eso, en el futuro, todos los pueblos estarán en lo cierto cuando digan que hicieron todo por el pueblo de Israel. Hoy por hoy, ellos no saben por qué hacen o por qué hicieron lo que hicieron, ni tampoco entre sus intenciones existía pensar en ayudar a Israel o hacer algo por la Tora. Pero, en el futuro, cuando la verdad salga a la luz, entonces todos, tanto ellos como nosotros, sabremos y entenderemos la finalidad de las acciones del pasado…

Y cuando los pueblos reclaman su premio argumentando haber hecho todo para Israel, allí es cuando Hakadosh Baruj Hu los llama tontos, ya que la intención de ellos fue el propio bien y no el de Israel, solamente Hashem Itbaraj sabe la verdad, que en realidad lo hicieron para la Tora y para Israel. Y Hakadosh Baruj Hu decide que debido a la intención, no les corresponde ningún premio!

El rab Mibrisk acostumbraba a traer un ejemplo que ocurrió no hace mucho en Rusia. Al rey se le ocurrió un proyecto alocado, unir con Europa el extremo oriental de su país con un ferrocarril.

Estamos hablando de diez mil kilómetros de vías atravesando desiertos congelados, llegando a las costas frente al Japón.

Un proyecto carente de lógica, que llega a un lugar abandonado, pero el proyecto se llevó a cabo. Miles de personas trabajaron en su construcción, con condiciones de trabajo extremadamente exigentes, el terrible desierto, la nieve y el frío, mucha gente perdió la vida bajo esas condiciones, hasta que después de varios años, las vías unían oriente con occidente. Y se comprobó lo que mucha gente ya había calculado, que los usuarios serían muy pocos…

Muchos años después, se supo la verdadera causa de la construcción de esa línea férrea, dijo el rab Mibrisk ztz”l, por lo menos yo sé la causa. En los días de la segunda guerra, se cerraban las Ieshivot en Europa y los rabanim y los talmidim deambulaban en medio de esa masacre. Algunos ya presentían que el peligro era muy grande y pensaban cómo sería posible preservar el fuego de la Tora para las próximas generaciones. Todos estaban seguros y confiados, ya que tenemos la garantía “porque nunca se olvidará y estará en la boca de tu simiente…”, pero la situación era muy difícil para los iehudim y la pregunta era cómo y cuándo se cumpliría la profecía…

Y apareció la “mano” de Hashem en forma increíble, la salvación fue para los alumnos de la Ieshivat Mir, de Lita. Con una cadena de milagros, uno más grande que el otro, cientos de alumnos recibieron el permiso de salir del país, la mayoría de Mir y algunos de otras Ieshivot. El único país que aceptó recibirlos fue Japón, y las vías del tren que llegaban justamente frente a las costas de ese país completaron el milagro. Sin la ayuda de esas vías no sabemos si todos esos alumnos hubieran podido salvarse de una muerte segura.

Hasta hoy nadie sabe para qué se construyó semejante ramal del ferrocarril, sólo nosotros lo sabemos, fue para salvar la Tora. Porque el mundo se creó para la Tora y para Israel, y comprobamos como esas vías sirvieron para salvar la Tora de la Ieshivat Mir. Ellos estuvieron en el Japón durante aproximadamente cinco años, hasta que pasó el peligro. Después, parte fueron hacia los Estados Unidos y otra parte subió a la tierra de Israel. Así se levantó nuevamente el mundo de la Tora, que creció y creció hasta hoy en día, y seguirá creciendo, con la ayuda del Creador.

Con esto vemos el gran valor que tiene cada iehudi. Todo iehudi, no decimos que puede decir, sino que está obligado a decir: para mí se creó el mundo! No estoy acá por casualidad, ni soy uno más del montón. Todo iehudi que fija tiempos para el estudio de la Tora llegará a la finalidad para la que fue creado y está haciendo la Voluntad del Bore Itbaraj, que creó el mundo para la Tora y para Israel. Y cuando decimos que fija tiempos, quiere decir que fija tiempos siempre, porque el que los fija cuando quiere, no fija nada! Y quien no estudia Tora, jas veshalom, no justifica su existencia. Lo mismo ocurre con el que no aprovecha su tiempo y su potencial, la fuerza que Hashem le dio para la Tora!

Debemos despertar y alegrarnos enormemente por el mérito de poder estudiar Tora y cumplir preceptos, que son la finalidad de la Creación. Rabi Abraham, el hermano del Gaon de Vilna, les decía a sus nietos que si podría vivir miles de años, no le alcanzaría el tiempo para agradecerle al Bore Olam por cada instante que le permitió estudiar Tora y apegarse a El…

Y así como nos alegramos con el estudio de la Tora, también tenemos motivos de alegría con el cumplimiento de cada precepto y con cualquier actividad que ayude al estudio de la Tora. Esto es lo que se desprende de una sola palabra de la Tora, la palabra con que abrimos el Sefer Tora, “BERESHIT”.

Lekaj Tov

Leiluy Nishmat Harav Guilad Hacohen ben Shmuel זצ"ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]