Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


No. 338-Vayishlaj-4
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

POR ESTO VOY A PELEAR

Iaacov envió ángeles a su hermano Esav, así comienza nuestra perasha. Y Rashi nos aclara que se trataba de verdaderos ángeles…

Y Iaacov les ordena que le hablen a Esav, llamándolo “mi señor Esav”, y él se hace llamar “tu siervo Iaacov”, y le deben decir a Esav en su nombre: viví con Laban hasta ahora, y tengo vacas, toros, ovejas, y muchos siervos, y a todos te los entrego para caer en gracia a tus ojos

Y los ángeles volvieron y le dijeron a Iaacov, Esav viene a tu encuentro junto con cuatrocientos hombres, y estos hombres no se parecen, precisamente, a los muchachos que pasan sus días estudiando Tora, sino que son un grupo de personas que al verlos nos entra mucho miedo…

Y Iaacov temió y se angustió…, dice Rashi que temió Iaacov porque Esav lo podía matar, y se angustió porque podría ser que él mismo, en las luchas, mate a otras personas…

Y dividió a toda su gente y posesiones en dos campamentos y pensó, si Esav ataca a uno de ellos, el otro se salvará, vemos que Iaacov se estaba preparando para una posible guerra, además de intentar hacer la paz con regalos y rezar y rezar para pedir que todo salga de la mejor forma…

En sus rezos le habla a Hashem y le dice que El le ordenó volver a su tierra donde con Su Bendición le daría todo lo mejor. Soy muy pequeño, dice Iaacov, para recibir tantos favores y verdad. Atravesé el río sólo con mi bastón, sin esposa, sin hijos, sin posesiones, y ahora me engrandeciste tanto que tuve que dividir a mi campamento en dos, tengo cuatro mujeres, once niños, oro, plata y muchos animales…

Salvame, continua Iaacov, de la mano de mi hermano, de la mano de Esav…, y aquí todos preguntan, ¿acaso Iaacov tiene más de un hermano, para preguntar así?

Y Iaacov le manda más de quinientos animales, plata, oro y piedras preciosas, ¿de dónde sabemos esto, en la Tora habla de los animales? Porque dice que le regala cosas que tiene en la mano, ¿qué se puede tener en la mano? Plata, oro y piedras preciosas…

Y le ordenó a sus enviados, cuando les pregunten quién manda esto, dirán, un regalo de tu siervo Iaacov, para mi señor, Esav. Otra vez, se hace llamar siervo y llama a Esav señor.

Y llegó la noche, Iaacov estaba solo, y se le apareció el ángel de Esav, y estuvo peleando con él hasta el amanecer. Dijeron Jazal, que esa misma noche, Esav tampoco pudo descansar. El y sus cuatrocientos hombres tuvieron “visitas”, un grupo de ángeles, que los golpearon, con los golpes que sólo los ángeles saben dar…

Esav empezó a gritar, ¡váyanse!, soy el nieto de Abraham!

El jefe del grupo dijo, ¿Quién?, ¿nieto de Abraham? Sigan pegando!

¡Soy el hijo de Itzjak! -¿Quién?, Hijo de Itzjak, sigan pegando…

¡Soy el hermano de Iaacov!

Escucharon, es el hermano de Iaacov… Dejen de pelear y vuelvan a sus casas.!

Estos golpes que recibió Esav y su gente se debían a dos motivos. Uno, debilitarlos un poco, y el otro, mostrarle a Esav que valía la pena ser el hermano de Iaacov.

Por la mañana, Esav se va a encontrar con Iaacov. Cuando Iaacov lo ve, se posterna en la tierra siete veces, y no sólo él, también sus hijos y sus esposas… Esav se acerca, abraza a Iaacov, cae sobre sus hombros y lo besa… y llora...

Preguntan Jazal, ¿por qué en la Tora la palabra lo besó está punteada?

Y contestan que Esav no tenía, precisamente, la intención de besar a Iaacov. Y si quería matarlo, ¿por qué no le arrojó flechas sin esperar a que se encuentren? Porque Esav pensaba, matar así a Iaacov, desde lo lejos, no tiene sentido. Me encontraré con él, y con los dientes le cortaré el cuello y chuparé su sangre hasta que se muera!!!

Sabemos que en ese momento, Hashem convirtió el cuello de Iaacov en mármol y Esav se rompió los dientes, por eso lloró, lloró por sus dientes y lloró por su hermano…

Ahora Esav le pregunta a Iaacov: ¿Quiénes son todas las personas con las que me encontré?

Esav preguntaba por los ángeles que lo visitaron y lo golpearon esa noche, pero Iaacov no estaba enterado de todo esto y pensó que Esav le preguntaba por los enviados con regalos…

Por eso Iaacov contestó que toda la gente con la que te encontraste fue para que caiga en gracia de mi señor. No se entiende bien esta respuesta a los oídos de Esav pero no importa. Vemos por segunda vez, que Iaacov Avinu intenta reconciliarse con Esav.

Esav dice “tengo mucho”. Iaacov le vuelve a pedir, aceptá mis regalos, para que yo caiga en gracia a tus ojos…

¿Qué pensaremos aquí? ¿Que Iaacov quiere comprarse a Esav, con falsedad? Imposible, porque la Guemara dice que hay cuatro grupos de personas que no pueden “ver” la Divinidad: los fallutos, mentirosos, burladores y los que hablan o escuchan Lashon Hara… Por eso no puede ser que Iaacov Avino haga uso de la fallutería.

El rab hagaon Iejezkel Levinstein ztz”l, cuenta que se encuentra un burro con un perro. El burro comienza a hablar: sabés que trabajo como un burro, ¿qué significa como un burro? Como un burro, porque yo soy un burro, levanto y transporto cosas pesadas todo el día, trabajo muy duro, y cuando llega la noche, me dan un poco de paja para que coma y terminó!... Y perdonáme que te lo diga: vos, vos no hacés nada en todo el día, solamente movés un poco la cola, ladrás otro poco, y te compran y te compran, carne, “doggy”, y otros alimentos balanceados… ¡Yo también quiero!

El perro le dice al burro, la cuestión es saber “lamer” (fallutear). Cuando llega el dueño de casa por la tarde, le ladro, salto a su alrededor, después me subo sobre él y le chupo la cara. Eso le gusta, y me compra… Hacé lo mismo y te comprará a vos también.

El burro le agradeció y al día siguiente cuando el hombre llega a su casa, el burro se lanza sobre él, lo tira al piso, lo aplasta hasta casi ahogarlo, y, para rematar, le pasa la lengua por toda la cara. El hombre se pone a gritar: ¡El burro se volvió loco!!! Vinieron los hijos, lo liberaron del burro y le dieron al burro unos buenos golpes!

A la mañana siguiente, cuando el burro golpeado y lastimado se encuentra con su consejero, le dice: es verdad que sos un perro! No voy a contarte todo lo que pasó, pero, ¿por qué me das un mal consejo? Los golpes que recibí por escucharte…

El perro le contesta, es verdad, soy un perro, y debo decirte que en todo te dije la verdad, pero parece… que para poder “lamer” al dueño de casa hace falta ser un perro!

De todas formas, Esav dice tener mucho, pero Iaacov le contesta: Hakadosh Baruj Hu tiene mucho más, y sin embargo nos ordena subir a Ierushalaim tres veces al año y no con las manos vacías, y no porque él necesite, sino porque cuando visitamos a alguien importante, hay que llevarle un regalo, lo mismo que yo hago con vos, por eso debés aceptar mi regalo para caer en gracia… por tercera vez Iaacov nos muestra querer quedar bien con Esav!

Muy bien, Esav acepta y ahora quiere que Iaacov venga a vivir con él, que lo siga. Iaacov dice: no puedo, no puedo andar tan rápido por el camino, tengo niños pequeños, mucho ganado… Si viajo apurado, en un día pueden morir todas las ovejas y las vacas. Andá delante, nosotros iremos detrás, al ritmo de los animales y al ritmo de los niños.

Esav pretende “mezclarse” con Iaacov. Dijeron Jazal, después de que Iaacov insiste y le dice tres veces que quiere caer en gracia a Esav, ahora que lo consiguió, Iaacov pregunta, ¿por qué caer en gracia?

Explican nuestros sabios que Iaacov le dice a Esav: mirá, vos me odiás y querés matarme, y eso no es justo, porque... ¿yo te robé la primogenitura? Está escrito que vos la despreciaste!!! En otras palabras, hiciste una reunión de prensa y dijiste: miren lo que me propone este tonto, mi hermano Iaacov, un plato lleno de lentejas a cambio de la primogenitura. ¿Qué es ser “Bejor”? ¿Traer ofrendas, conseguir el Olam Haba? Un plato de lentejas vale mucho más que eso, ¿Qué es el Olam Haba? Despreciaste la Bejora, ¿por qué te enojás conmigo?

Vos querés matarme y yo no quiero pelear, porque sabemos, que en una guerra no hay vencedores, hay muertos, hay heridos y mutilados, todos pierden... Por eso busqué caer en gracia, buscar el Shalom!

Mirá todo lo que hice para el Shalom, me hice llamar esclavo y te nombré señor, me posterné sobre el barro siete veces, y no sólo yo, también mis esposas y mis hijos, te ofrecí todo mi honor, mi dinero, joyas, animales, todo, todo para conseguir el Shalom.

Pero, Esav pone una condición, muy bien, acepto, ahora veo que tus hijos son muy agradables, pero son un poco “cuadrados” (la intención del lenguaje hebreo es decir que son un poco cerrados, de pocas palabras), vamos a hacerlos conversar con mi gente, gente buena, con mucha cultura, que los pueden hacer un poco más “redondos”!!!

Otra cosa que vi es: me parece que el rebe de “gimnasia” del jeider es el rebe más viejito del jeider, tus hijos se ven un poco débiles y pesados. Yo te aconsejo traer alguno de mis jóvenes para que hagan un poco de ejercicios con tus hijos, para hacerlos más fuertes...

Pero no pienses que esto va ir en disminución del estudio de la Tora, seguro que no! Podemos hacerlo en los recreos, en las pausas. Y si vas a pensar que mi gente puede decir algunas cosas no correctas, que tus hijos no puedan ni deban escuchar, bueno, no hay problema, vos podés estar presente y evitar cualquier tipo de problemas...

Cuando Iaacov escuchó estas condiciones se preguntó: ¿por qué tengo que caer en gracia con él? Estoy dispuesto a entregar mucho para evitar el derramamiento de sangre, pero la EDUCACION DE MIS HIJOS, NO!!!, si estas son tus exigencias, entonces habrá sangre, ahora vamos a pelear...

Nosotros por la educación “pagamos”, pagamos al jeider, pagamos al Beit Iaacov, a los seminarios, pagamos bastante, mucho dinero, pero la enseñanza debe ser en el camino de “Israel Saba”, en la forma en que nuestros padres, abuelos, bisabuelos enseñaron, igual, igual que nuestros Avot Hakedoshim, sin cambiar nada! No toques nada, no cambies nada, no ingreses a Esav como More de nuestros hijos, la enseñanza es responsabilidad de Iaacov, cuestión de vida o muerte!!!

De las conferencias del rab hagaon Shlomo Levinstein Shlita.

Leiluy Nishmat Harav Guilad Hacohen ben Shmuel זצ"ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]