Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


No. 381-Ki-Tezé-4
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס”ד

¿QUIEN LLEVA LOS PANTALONES EN ESTA CASA?

“…no vestirá…” (Devarim 22,5)  

A una señora se le estropeó un anillo muy valioso. Y le pidió a su marido que lo lleve a la joyería para que se lo arreglen. El hombre puso el anillo en su bolsillo e inmediatamente se cayó, por el agujero que se abrió al introducirlo. En la mano no podía llevarlo, ya que el peligro de perderlo era muy grande porque muchas cosas podrían pasar por su mano durante todo el día. La única alternativa que pasó por su mente era llevar el anillo “puesto”, en el dedo, pero le surgió la duda, si eso estaría permitido, aunque sea solamente para cuidar el anillo (y también para tenerlo presente y no olvidar llevarlo a la joyería). Podría ser que estuviera pasando por una prohibición de la Tora, como dice el versículo: la mujer no usará un instrumento propio de un hombre ni el hombre vestirá una prenda de mujer (Devarim 22,5).

Le preguntaron al rab hagaon Itzjak Zilverstein Shlita qué hacer en un caso así.

Esta misma pregunta la hizo hace tiempo un iehudi al Ben Ish Jai, rabi Iosef Jaim Ben rabi Eliahu ztz”l, y aparece en su libro de preguntas y respuestas “Tora Lishma”.

Y contestó de acuerdo a las palabras de la Guemara, en el tratado de Shabat (hoja 62a). La Guemara dice que si un hombre pone en su dedo un anillo de mujer y lo saca del dominio privado al dominio público pasó por la prohibición de cargar en Shabat (Melejet Otzaha).

Y pregunta la Guemara, ¿cómo podemos acusar a esta persona por hacer algo que no es corriente? No vemos que los hombres salgan a la calle con un anillo de mujer en su dedo. La Guemara contesta que a veces la mujer le da a su marido su anillo (que no tiene sello) para que lo lleve al negocio del artesano para arreglarlo, y el hombre se lo pone en uno de sus dedos hasta que llega donde se encuentra el profesional…

Y así lo establece el Rambam (leyes de Shabat 19,3). Explica que en su época había dos clases de anillos. El anillo con sello, que usaban los hombres y hacían ver su categoría o importancia, y los anillos sin sello, que usaban las mujeres, que se trataba de un adorno más, como las demás otras joyas que ellas usan.

Y si la mujer sale con el anillo del hombre o el hombre con el anillo de la mujer, están profanando el Shabat. ¿Y por qué decimos que están profanando, si no es la forma corriente de usarlos?, no es algo normal que uno salga con el anillo del otro en su dedo sino con el anillo con el que cada uno de ellos debe salir.

Dice el Rambam que a veces, el hombre le da su anillo (con sello) a su esposa para que lo guarde en un lugar bien seguro, en su casa, y ella se lo pone en su dedo hasta llegar a la casa y guardarlo. Y, otras veces, la mujer le da a su marido su anillo (sin sello) para arreglarlo, y el hombre se lo pone en uno de sus dedos hasta que se lo entrega al artesano.

Por lo tanto, no podemos decir que no sea corriente (aunque nos parezca un caso aislado o extraño, para el Rambam resulta algo corriente y natural) que el hombre ponga en su dedo un anillo de mujer y la mujer un anillo de hombre, con lo cual el Rambam establece que de esta forma, están profanando el Shabat.

¿Y por qué no decimos que están pasando por otra prohibición, por “no utilizará la mujer un instrumento de hombres ni vestirá el hombre una prenda de mujer”?

El por qué se entiende de las palabras del “Baj”, el “Beit Jadash”, uno de los explicadores del “Tur”, que dice (Iore Dea, 182) que la prohibición de “no vestirás…” se aplica exclusivamente con prendas que se visten para adornar, pero en otras vestimentas que no son adornos ni cosas para embellecer, no se aplica esta prohibición.

Y agrega, que hasta lo que se considera un adorno, no se prohibe sino cuando se utiliza como adorno, ya que si ese adorno lo utilizo para protegerme del frío o de la lluvia, estará permitido.

Entonces, en nuestro caso, por cuanto que no se trata de una prenda de vestir sino de un adorno, se podrá permitir “vestirlo” por unos momentos, ya que la intención es evitar que se caiga o que se pierda.

* * *

Un iehudi estaba muy apurado para llegar al Beit Hakneset antes de que comiencen los rezos. De pronto, se largó un chaparrón “de esos”, de esos que no me permiten ni siquiera asomar la nariz sin quedar empapado de la cabeza a los pies. El hombre empezó a buscar con desesperación su paraguas y no podía encontrarlo (algo lógico que siempre pasa, encontrar cualquier cosa menos la que buscamos). El único paraguas que encontraron, en la búsqueda en la que intervinieron todos los integrantes de la familia, fue el de su esposa, que era de color ROSA FUERTE!

El hombre estaba en duda: ¿estará permitido que lleve un paraguas como éste, a pesar de que grita a todos los vientos que es un paraguas de mujer?, o ¿estará pasando por la prohibición de “no vestirás”?

Hice esta pregunta en la mesa de Shabat, y todos mis hijos dijeron a una sola voz que está prohibido.

¿Cómo va a salir un hombre a la calle con un paraguas de color rosa?

Podría ser que si el paraguas de mujer fuera azul o negro, no se sepa a primera vista si es un paraguas de mujer o de hombre, ¿pero, un paraguas rosa? Seguro que está prohibido…

En cambio, el rab hagaon Itzjak Zilverstein Shlita, no piensa lo mismo.

Y apoyándonos en la deducción que ya vimos del “Baj”, podremos aprender que está permitido para el hombre salir con el paraguas de una mujer, ya que está muy claro que el paraguas no es un adorno ni se usa para embellecer a otras cosas.

Y más, la única finalidad de su uso es para protegerse de las lluvias, y más en el caso de un paraguas, que no se “viste” como una prenda de vestir sino que se sujeta con la mano…

Después de escuchar la respuesta del rab Zilverstein quisimos agregar que éste es el único caso en que se puede aceptar que el hombre salga a la calle con un paraguas rosa.

Solamente porque se desató imprevistamente la tormenta y el hombre tiene que salir ahora mismo de su casa.

Ya que de otra forma, si el hombre ve que el cielo está nublado y tiene que salir de su casa, no tiene por qué salir con un paraguas de mujer cuando no encuentra su paraguas, ya que en este momento no está lloviendo y podrá comprar un paraguas de hombre en cualquier lugar, si se da el caso que realmente llueva.

Además estamos hablando de algo que tiene muy poco valor monetario, y sabemos que nunca está de más tener otro paraguas en la casa (ya vemos que hasta será mejor tener otro paraguas, ya que el que buscamos no conseguimos encontrarlo).

Veaharev Na. Rab hagaon Itzjak Zilverstein Shlita.

Leiluy Nishmat Harav Mejele Iehuda Lefkovich זצוק”ל

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 8+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]