Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


No. 383-Nitzavim-Vayelej-4
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס”ד

¿QUIEN ES EL HOMBRE QUE QUIERE LA VIDA?

“…porque es tu vida y lo que alargará tus días…”

(Devarim 30,20) 

En la Guemara, en el tratado de Pesajim (hoja 49b), dijo rabi Elazar, está prohibido ir por el camino en compañía de una persona sin estudio (de Tora), ya que está escrito: porque es tu vida y la prolongación de tus días, y esta persona no se preocupa por su vida, entonces menos se preocupará por la vida de sus compañeros (por ejemplo, la persona que lo acompañe por el camino).

¿Cómo podemos decir tan fácilmente que una persona que no estudia Tora no tiene interés en cuidar su vida?

Vemos que aunque no estudia Tora, está metido de lleno en todo lo que concierne al mundo material, y (podemos agregar), especialmente hoy en día, donde las comunicaciones nos informan y nos venden de todo. Cuando los medios venden determinado producto o informan sobre determinada cosa que es buena para la salud, los que no estudian Tora, son los primeros en salir a comprar y decir a todo el mundo que han analizado e investigado que esto que compraron es fundamental para la salud…

Ellos, aunque no estudian Tora, no dejan nada de este Olam Haze sin probar, no entienden que la mayor satisfacción está en nuestra sagrada Tora, por eso buscan y buscan en este mundo lo que es imposible encontrar, algo que llene ese enorme vacío, lo que las personas justas llevan consigo y disfrutan, el estudio de la Tora y el cumplimiento de los preceptos, pero, ¿por eso podemos decir que ellos no se preocupan por sus vidas?, ¿porque no saben lo que significa nuestra sagrada Tora y porque no estudian Tora pueden, acaso, matar a una persona?

En verdad, dice el rab hagaon Iaacov Noiman ztz”l, el hecho de estar tan metidos dentro del Olam Haze, no significa que se preocupen por cuidar sus vidas. Justamente, si ellos estarían preocupados por cuidar sus vidas no estarían tan sumergidos en los placeres de este mundo material. Ya que el que se deja arrastrar por sus deseos y por sus voluntades, demuestra que no tiene gobierno sobre sí, no tiene como controlarse, y los placeres y los deseos son quienes ejercen el control sobre su persona. Todo su ser está “frío”, su cuerpo es como un títere sin vida que está dominado por algo material que no quiere saber nada de su espiritualidad.

Y está escrito en el Pirke Avot, que la envidia, los deseos y el honor, sacan a la persona de este mundo, ¿y qué significa sacar a la persona del mundo? Acortar los días y los años de permanencia en el mundo, o, dicho de otra forma, que su vida sea más corta, amargar su vida y provocarle todo tipo de enfermedades, lo alenu.

La persona que está dominada por sus deseos sabe todo esto, pero, no puede hacer nada, está atada de pies y manos, los deseos tienen el control absoluto y no puede escaparse de ellos, ya que los deseos “están en el poder”. Ya dijeron Jazal que los malvados están dominados completamente por el ietzer hara.

Como cuando un pueblo invade a otro, el ietzer hara controla al malvado y hace con él su voluntad. Y el que lamentablemente está a merced del ietzer hara, ¿cómo puede preocuparse por su vida? Sólo puede hacer lo que el ietzer le ordene hacer.

Dijo David Hamelej: ¿quién es el hombre que quiere la vida? El que aleja su lengua del mal…

La persona que tiene el control de su lengua, la persona que puede detener su lengua, se alejará del mal y hará el bien. Y esta persona demuestra así que quiere vivir!!!

Y David Hamelej no limita estos deseos de vivir pensando únicamente en el Olam Haba. El que se aleja del mal y busca y hace el bien, está mejorando su vida también en este mundo, ya que no existe un Gueinom, un infierno más grande en este mundo como el que tiene que soportar la persona que tiene malas cualidades, porque las malas cualidades en la persona “devoran” su cuerpo y también su alma.

Y, por otro lado, no existe un Gan Eden más grande, no hay un placer tan grande en este mundo como el que tiene la persona que controla sus deseos (y aquí no estamos diciendo que la persona esté resignada y triste por no cumplir sus deseos o atada y reprimida conteniéndose, la intención, al decir que controla sus deseos es no dejarnos gobernar por ellos, no estar atados a ellos, al comprender que son solamente vanidades y nada más que una visión que inventa el ietzer hara que pretende confundirnos), que consigue arrancar de raíz las malas cualidades y llega a la integridad y a la plenitud como persona por medio de sus buenas cualidades. Y así encontramos que nuestros santos jajamim se bendecían mutuamente al encontrarse o al despedirse: Olameja Tire Bejaieja (Tu mundo, el Olam Haba, lo verás en tu vida, en el Olam Haze).

Escuché, continua el rab Noiman, una vez que estuve en la ciudad de Netania, una conferencia del Admur Dekloiznburg sobre una Guemara en el tratado de Macot (hoja 7), más precisamente, comentaba las palabras del Tosafot que comienzan con las palabras “Kemecajol Beshfoferet”. Allí se refiere a una persona sobre la que se suponía que profesaba la idolatría o que profanaba el Shabat Kodesh, ¿qué debemos hacer con una persona así?

Dice el Tosafot que de todas formas no le parece que a una persona se la pueda matar por estas causas porque es imposible encontrar (es algo no corriente) algo así, en cambio, no resultaba tan difícil encontrar una persona que sea asesina o que tenga relaciones prohibidas, lo alenu.

Y aclara el Admur, que en esas épocas era más frecuente el asesinato a encontrar gente que profanara el Shabat Kodesh.

En ese momento, uno de los presentes me dice: muy bien, esto se trata de una advertencia y debemos recibir y aceptar la advertencia, ¿quién podía ser tan tonto como para profanar el Shabat Kodesh cuando sabía que después sería asesinado por esa profanación? Por eso, no existía en ese tiempo gente que profanara el Shabat.

Pero, lo que sí había en esos tiempos era asesinos y violadores, porque estas acciones tenían su origen en el enojo o en los deseos, y esta gente no podía detenerse por sí misma, y eran capaces de matar a otra persona, hasta sabiendo que si era capturado sería condenado con la pena de muerte.

Lo mismo ocurría con el violador, la imposibilidad de contener sus deseos, la pérdida total del control, cierra los ojos, los oídos, todo, corre a ciegas sabiendo que lo que está por hacer lo hará merecedor de un terrible castigo. No importa, los deseos están primero, sin medir las consecuencias. Y aunque será castigado con la muerte, no piensa, o no puede pensar…

Estas son las consecuencias de las malas cualidades, o de los fuertes deseos. No existe la forma de frenarse, de contenerse, no hay tiempo para crear defensas, las malas cualidades y los deseos ya tomaron las riendas… Tampoco vale la pena llorar, había que haber llorado antes, y pedirle al Bore Olam con toda nuestra fuerza, que nuestra voluntad sea Su Voluntad, y que nos ayude ejercer el gobierno que quiere tomar nuestro enemigo…

Traducido y adaptado del libro “Darje Musar”. Del rab hagaon Iaacov Noiman ztz”l.

Leiluy Nishmat Harav Mejele Iehuda Lefkovich זצוק”ל

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]