Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


No. 386Bereshit-5
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

PONIENDO EN JUEGO LA FE
“Y dijo Hashem: hagamos al hombre
a nuestra imagen y semejanza, y dominará…”
(Bereshit 1,26)


Dijo Rashi: con el decir “hagamos…”, que es una demostración de humildad, Hashem nos enseña cómo, para disminuir la envidia de los ángeles, decidió nombrarlos, asociarlos a la creación del hombre, y hasta decir que hizo al hombre a semejanza de ellos y no a Su Semejanza…
Hagamos al hombre…, aunque los ángeles no ayudaron al Bore Olam en su creación, y esto puede traer lugar a los renegados y reformistas a traer explicaciones equivocadas sobre el versículo, Hakadosh Baruj Hu resalta lo importante que es la cualidad de la humildad, como el “grande” debe bajar hasta la altura del más pequeño, en cambio si Hashem hubiera dicho “Haré al hombre…”, no aprenderíamos sobre la importancia de la humildad.


De todas formas, más adelante está escrito: “Y Hashem creó al hombre…”, y no dice crearon.
¿Tan importante era enseñar la humildad y los buenos modales, al punto del correr el peligro de darle un apoyo a los que niegan la existencia del Bore Olam como Unico?


Dijo el rab hagaon Eljonon Vaserman ztz”l: la persona que no crea en Hashem se “ahogará” en su falsa creencia en el Olam Haba, como está escrito, no correrán (equivocados) detrás de (los deseos que buscan) sus corazones o detrás de (lo que vieron) sus ojos…
Y pregunta rabi Eljonon: ¿acaso estamos obligados a creer? Puede ser que yo crea o puede ser que yo no crea, pero nadie me obliga…
Haremos una pregunta adicional, dice el rab hagaon Shlomo Levinstein Shlita. La fe es una de las bases de nuestra vida. Todo iehudi “debe” creer. Y sabemos, que en temas de fe, cayeron grandes pensadores y filósofos, como por ejemplo, aristo (que conocemos como aristóteles), sobre el cual el Rambam atestiguó que su inteligencia estaba muy por debajo de lo que la gente suponía o de lo que él quería hacer creer. Con todo, suponiendo que tenía cierta inteligencia, esa inteligencia no le alcanzaba para llegar a “creer” en la existencia del Bore Olam… Entonces, ¿cómo es posible que le estemos pidiendo a un niño de trece años o a una niña de doce años que crean?
Otra pregunta: los hijos de Noaj están obligados a cumplir solamente siete preceptos, y en el caso de que no los cumplan, seguramente serán castigados por ello. Y uno de estos siete preceptos, es precisamente, creer en Hashem Itbaraj. O sea que, también un no iehudi, que pasó la mayor parte de su vida emborrachándose, cuando llegue a la edad de ochenta años y muera, subirá al Cielo y allí lo acusarán: ¿por qué no tuviste fe en Hakadosh Baruj Hu?! Y cuando lo condenen al Gueinom por no cumplir con los siete preceptos a los que estaba obligado, él protestará: ¿cómo podía saberlo?!


Contesta rabi Eljonon Vaserman: en cuestiones de fe, todo está a simple vista, nadie puede decir yo no sabía! Y traeremos dos ejemplos del libro “Jovot Halevavot”.
Viene una persona y le dice a otra: ¿ves este libro? Bueno, el tintero estaba arriba de la mesa y justo, pero justo, pasó un gato que sin querer volcó el tintero sobre unas hojas en blanco que estaban allí, y así quedó escrito este libro… ¿Acaso esto es posible? Seguro que no! ¿Y el mundo?, ¿el mundo sí puede ser creado casualmente o por una explosión, como pretenden afirmar los grandes sabios y científicos de los últimos tiempos?
Si vemos un reloj colgado de una pared, funcionando (nos referimos a los relojes que existían hace unos años, mecánicos, con montones de rueditas y engranajes, y con una precisión única), y decimos que se creó solo o de la nada, ¿alguien puede creernos?
Por eso, la fe en la existencia de nuestro Bore Olam, es algo natural, que, como dice el rab hagaon Iaacov Noiman ztz”l, cualquiera puede darse cuenta solamente mirando con atención a su alrededor.


Cuentan sobre el Rosh Ieshivat “Kol Tora”, rabi Eljonon Kunshtak ztz”l, que entró a un negocio en Ierushalaim en un momento en que los dueños estaban ausentes. Detrás de él, entró un iehudi, conocido por mucha gente por no creer, lo alenu, en la existencia de un Unico Bore Olam.
El hombre, al entrar, le preguntó al rab: ¿dónde está el dueño del local?
Este negocio no tiene dueño, le contestó el rab.
¿Cómo puede ser que el negocio no tenga dueño?, preguntó el hombre, con asombro, el lugar está ordenado, cada artículo con su precio, la caja registradora encendida…
¿Cómo, no escuchaste lo que pasó?, preguntó el rab, hubo una gran explosión en el puerto de Haifa, y las moléculas volaron empujadas por el viento, y cuando llegaron aquí, cayeron sobre el terreno abandonado y se formó este negocio!
El hombre, que no se dio cuenta de que el rab lo estaba probando, le dijo: señor, me parece que usted necesita con urgencia un psiquiatra!
Y el rab le preguntó: ¿vos decís que yo necesito un psiquiatra?, ¿por qué?, ¿acaso porque afirmo que un negocio se formó solo, a partir de una explosión?, muy bien, por eso tendré que ir a ver a un médico…, en cambio vos, y todos los que piensan como vos, que TODO EL MUNDO se formó a partir de una explosión, ¿ustedes se consideran personas normales? Ustedes son los que necesitan psiquiatras!!!
Ustedes y sus profesores y científicos son los que afirman que el mundo se creó solo, ¿es eso posible?
Y ahora nos pregunta rabi Eljonon: ¿cómo puede ser que personas, que se creen inteligentes, con estudio y diplomas, grandes profesores, puedan afirmar que el mundo se hizo solo?
La respuesta es muy simple! Si yo le digo al mundo que tengo fe, que “creo”, esta simple palabra ya me genera una obligación, pero, yo no quiero recibir ninguna obligación, YO QUIERO HACER LO QUE ME PLAZCA!!!, por eso, de acuerdo a mi pensamiento, YO NO PUEDO RECONOCER LA VERDAD, para no pasar a estar por debajo de Alguien que me diga lo que tengo que hacer…
Por esto, dijo Hakadosh Baruj Hu, HAGAMOS EL HOMBRE, ustedes dirán que aparecerá gente que no querrá creer, tengo el remedio para la enfermedad, tengo la cura para los renegados. Yo les voy a enseñar buenas cualidades, Yo les enseño a ser humildes, el grande le pide ayuda al más pequeño…


Mientras existan la humildad y las buenas cualidades, existirá la fe!
Las personas que no creen y las que reniegan a las creencias, aparecen a partir de las cualidades no buenas, y, si enseñamos al mundo buenas cualidades, la gente las adoptarán, y tendrán fe!!!
Por eso, nos dice el Bore Olam, si ustedes pensaban que este versículo podría traer falta de fe, Yo les demuestro, les entrego este “pagaré”, que no tiene ninguna posibilidad de no cobrarse, este pagaré, el enseñar la humildad, nos garantiza que, a pesar de lo que dice este versículo, nadie podrá dejar de tener fe!

Esh Dat 5760.


Leiluy Nishmat Harav Mejele Iehuda Lefkovich zt"l





Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]