Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Parashat Vaera-7
Por. Rabino Richard Kaufmann



"Y también Yo escuché el gemido de los hijos de Israel por causa que los egipcios los esclavizan, y recordé mi pacto"

(Shemot 6, 5).


¿Qué significa que Hashem dice "Y también yo escuché ..."?

Es decir, ¿qué viene a agregar la expresión "también Yo"?

Y una posible respuesta es, que muchas veces las personas gritan delante de sus semejantes por causa de sus tristezas y de sus sufrimientos, olvidándose que también Hashem está allí escuchando sus gritos ...

Y si fuésemos más conscientes de ello, quizás con mayor facilidad nos enfocaríamos en recurrir a Hashem para que nos ayude en aquellas que nos cuestan y/o que nos duelen, recordando que Hashem es "La Dirección" a la cual siempre podemos recurrir; y que sí Él da el "O.K." todo se puede arreglar, y que si Él dice que no, nadie nos podrá verdaderamente llegar a ayudar.

Y muchas veces, las dificultades no son más que pruebas para ver si recordamos que todo viene de Hashem y que las personas no son más que Sus enviados; siendo que de momento que recordamos a Hashem, es posible que con ello ya logremos pasar la "prueba" y si no Lo recordamos, provocamos con ello que la prueba tenga que continúar ...

Y esto es así por la sencilla razón que todo el objetivo de nuestro trabajo espiritual es lograr "dvekut" con Hashem, es decir el grado máximo de unión con Hashem que humanamente nos es posible; siendo la condición sine qua non para lograrlo, ¡justamente el tenerLo presente!


"Y haré distinción entre mi pueblo y el tuyo. Mañana será esta señal"

(Shemot 8, 19).


Como nos lo enseñaron nuestros sabios, uno de los objetivos de las plagas era provocar que nuestro pueblo se separe y se distinga del pueblo egipcio, en vísperas de su cercana liberación.

¿Y qué podemos aprender nosotros de esto?

Algo muy simple, que para poder ser realmente libres, es menester que reconozcamos e identifiquemos cuál es el rol único y singular que nuestra alma vino a cumplir en éste mundo, distinguiéndonos de todo el resto de las personas en la manera como habremos de llevar a cabo nuestra función; dejando en nuestro pasar por el mundo nuestra huella única y singular.

Y lejos el Judaísmo de intentar cohibirnos en dicha búsqueda, por el contrario, el Judaísmo busca instarnos justamente potenciarnos y descubrir nuestra profunda riqueza interior ...

Y sin lugar a dudas, el estudio y la práctica del Judaísmo, son excelentes herramientas para ayudar a estar mejor preparados para realizar exitosamente dicha búsqueda; aprendiendo a conectar armónicamente a lo exterior con lo interior, brindándole un sentido, un significado y una razón de ser, a cada uno de los aspectos de nuestra vida ...


"Sólo en la tierra de Góshen donde estaban los hijos de Israel, no hubo granizo"

(Shemot 9, 26).


Y del hecho en sí, que las diez plagas solo se manifestaron en la zona geográfica particular donde habitaban los egipcios -salvándose de ellas la zona de Góshen en la cual habitaban los hijos de Israel- es una clara y cabal "demostración" que las catástrofes y desastres naturales no suceden en una zona geográfica determinada porque sí, sino que ello está influido por la conducta de las personas que habitan en el lugar, las cuales con sus méritos pueden salvar al lugar, o con sus transgresiones, contribuir a destruirlo...

Es por ello, que si uno quiere traer bendición y protección sobre un determinado lugar, es sumamente adecuado que en dicho lugar se realicen mitzvót y buenas acciones; pues ellas traerán méritos y protección sobre dicho lugar, alejando problemas, dificultades y "malas energías" ...


"Pero el trigo y el centeno no fueron perjudicados, porque eran tardíos"

(Shemot 9, 32).


Cuando la Torá relata la plaga del granizo, nos cuenta que el trigo y el centeno no fueron perjudicados por el granizo porque su cosecha es tardía.

La verdad, que con justicia podríamos venir y preguntar: ¿qué me importa a mí ese tan absolutamente superfluo e innecesario detalle?

¿Qué importancia tiene saber que vegetal se daño y cuál no, o cuál se daño más y cuál se daño menos?

Sin embargo, no hay una sola palabra o letra de la Torá que no esconda una enseñanza y un mensaje.

¿Y cuál puede ser el mensaje que esté oculto dentro de este relato?

Muy simple, que ser "tardío" no es siempre necesariamente algo malo.

Y muchas veces sucede, que estamos ansiosos por recibir cosas o por llegar a situaciones lo antes posible, sin ser para nada seguro que dichas cosas os situaciones que tanto ansiamos de verdad nos vayan a hacer bien.

Y si bien es cierto que debemos de actuar con sentido común esforzándonos por alcanzar nuestros objetivos, debemos de saber que una vez que hicimos nuestra parte, es Hashem quién mejor sabe cuando es el momento mejor y más indicado para que las cosas nos lleguen.

Y cuánta gente se salvó muchas veces de tragedias y desastres, justamente por haber llegado en un horario "tardío" ...

Y no porque sí existe una frase axiomática en arameo que dice que "todo retraso es para bien" (lo cual no debe de ser visto en absoluto como un permiso para llegar tarde por negligencia, sino como una actitud correcta para aquellos casos en los cuales llegamos tarde por motivos involuntarios ...).




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 1+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]