Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Parashat Ree-7
Por. Rabino Richard Kaufmann



Untitled Document
"Y comerán allí delante de Hashem vuestro D-s y se alegrarán por cada acto de vuestras manos, ustedes y vuestros hogares que te bendijo Hashem tu D-s". (Dvarim 12, 7).

 

Y si bien este versículo fue mencionado en relación a los sacrificios que eran realizados en el altar del Tabernáculo y posteriormente en el altar del Templo de Ierushaláim, los sabios nos enseñaron que, de momento que el Templo se destruyó, nuestra mesa cumple la funcion de "altar".

Y esto significa, que el acto de comer no es para el Judaísmo un simple acto animal cuyo objetivo es llenar únicamente nuestros estómagos, sino que para el Judaísmo, el acto de comer es un acto sumamente espiritual y trascendente; siendo la mesa como un altar, el alimento como un sacrificio y la persona que come su alimento como el Sacerdote que lo realizaba.

Es también por este motivo que, antes de disponernos a comer (con pan) un alimento, nos lavamos ritualmente las manos, bendecimos por el alimento que comemos y ponemos intencion que las chispas de santidad que hay en él alimento se corrijan, elevando al alimento y elevándonos nosotros también.

Y si además decimos palabras de Torá que acompañan al sagrado acto de comer, con ello contribuimos a elevar también a las personas que se encuentran comiendo junto a nosotros, además de elevar también más aún al alimento a través de ello ...

Y cuando comemos de esta manera, podemos disfrutar mucho más del acto de comer, alimentando a nuestras almas y no solamente a nuestros cuerpos ...


"Solo la sangre no comerás. La verterás sobre la tierra como agua" (Dvarim 12, 16).


¿Alguién osaría comer un alimento que le avisaron que está en mal estado? ¿Acaso alguien se atrevería a probar un alimento que le avisaron que quizas esté envenenado?

La respuesta es obviamente que no.

Sin embargo, cuando la Torá viene y advierte al judío de no ingerir animales a los cuales no se les ha eliminado ritualmente la sangre, hay quienes ven en ello el cumplimiento de un simple ritual religioso, que no sucede nada si se deja de cumplir.

Sin embargo, independientemente de los valores higienicos que el Kashrut posee (y que no son el motivo principal por el cual Hashem nos ordenó el cumplimiento de las leyes de Kashrut), cuando la persona ingiere carne con sangre, esta atentando directamente contra la salud espiritual de su alma, la cual no es menos importante que la de su cuerpo ...

Y en realidad, haciendo honor a la verdad, atentar contra la salud del alma, es muchísimo más grave que atentar contra la salud del cuerpo, pues mientras que el cuerpo es efimero y a los ciento veinte años se desintegra, el alma es eterna y lo que una vez nos hizo daño y no fue corregido, su influencia habrá de permanecer para siempre junto a nosotros.

Además, como lo hemos escrito en comentarios anteriores del Tora-Day, el Kashrut es una de las bases principales de la identidad judia, pues si comemos de manera diferente a como lo hacen los demás pueblos, hay algo concreto y tangible que nos diferencia y nos hace distintos y singulares en nuestra vida cotidiana, haciendo que sea más dificil la convivencia con personas de otros pueblos, disminuyendo con ello los riesgos de asimilación ...

Pero en cambio, si en la forma de vida cotidiana no hay diferencia, el cumplimiento de tradiciones diferentes no siempre serán un obstáculo suficientemente fuerte como para evitar la asimilación (y la forma de pensar y de sentir evidentemente que tampoco ...).


"Todo lo que yo les he mando hacer, ustedes lo cuidarán para hacer, no añadirás nada ni quitarás nada" (Dvarim 13, 1).


Y así como un medicamento sirve solo cuando es aplicado exactamente en la medida justa, asi tambien todas las mitzvót de la Torá deben de ser realizadas exactamente segun las indicaciones que Hashem nos dio; no excediéndonos en su cumplimiento lo cual puede ser contraproducente, ni cumpliéndolas parcialmente, lo cual relativizará su poder y su efecto.

Y la alegríaa maxima en la vida se logra cuando todo esta hecho de la manera justa, en la justa medida, en el justo momento y en el justo lugar, no sobrando nada ni faltando nada, "cerrando" todo de todos lados ...

Y ya que en el mundo es muy dificil de lograr este "equilibrio justo", pues gran parte de las cosas no dependen de nosotros, al menos en la dimensión espiritual de la Torá si tenemos la prerrogativa de poder lograrlo ...

Y como la felicidad depende mucho más de lo que pasa dentro nuestro que de lo que sucede afuera, al menos interiormente somos libres de poder aplicar las cosas en la medida exacta de la armonía y del equilibrio ...

Y si aplicamos esto a nivel interior, hay esperanzas que con el tiempo también se expande esta armonía exteriormente, trayendo bienestar, bendición y beneficio para todos los demás ...




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 8+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]