Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Hoja Nueva -Shmot
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

 

LOS OFENDIDOS QUE NO SE OFENDEN

“y dos hombres judíos estaban peleando…”

(Shemot 2,13)

Con lo que relataremos a continuación veremos que grandeza conlleva la cualidad de las personas que, a pesar de ser ofendidas, no reaccionan frente a la agresión, escuchan la ofensa y no contestan.

Los hechos se desarrollaron alrededor de la casa del Admor rabi David Milelov. Ellos eran dos grandes amigos, tanto, que la mano de uno no se movía si no se movía la mano del otro. Pero, un día, el diablo encontró un agujero en esa amistad tan fuerte que había entre ellos y los dos grandes amigos se convirtieron en los peores enemigos.

Uno de ellos, que era alumno de rabi David Milelov, fue a ver al rab y le pidió un consejo y ayuda. Necesitaba saber cómo liberarse del gran sufrimiento que lo perseguía, porque su gran amigo del pasado no lo dejaba en paz ni por un instante, y permanentemente lo perseguía, día y noche.

Le dijo el rab: si escuchas mi consejo, y aceptas ser de las personas que cuando son ofendidas no reaccionan ante la agresión, por el mérito de escuchar la ofensa y no responder, se cumplirá tu pedido.

Y el hombre escuchó las palabras de su maestro, y cada vez que el antiguo amigo intentaba ofenderlo, él se quedaba callado sin contestar una palabra, y aunque era muy difícil la prueba, pudo pasarla con éxito, y la superó.

Un día, este hombre piadoso, decidió viajar, ya que tenía una familia muy numerosa y el sustento de la casa estaba muy ajustado. El viaje a la ciudad de Viena tenía la finalidad de recaudar dinero para ayudar en los gastos de la casa, y para casar a algunos de los hijos, y llevaba con él, recomendaciones de varios rabinos y grandes estudiosos de la Tora, donde también explicaban sobre la situación económica tan apretada de esta familia.

Había una costumbre muy generalizada, cuando un hombre llegaba desde otros países para recaudar dinero, a pesar de que llegaba con muy buenas recomendaciones, de todas formas, intentaban investigar con gente de su ciudad para confirmar sobre sus necesidades.

El hombre, antes de viajar, fue a ver a su rab para contarle sobre sus sospechas: si cuando esté en Viena se comunican con la gente de aquí, de seguro contactarán con mi amigo, y cuando le pregunten sobre mi situación, se alegrará de que se le presente esta oportunidad para perjudicarme, y contestará que soy una persona adinerada disfrazada de pobre, y que recomienda no darme ni un centavo. Por eso, todo mi viaje será en vano.

Otra vez necesitaba del consejo de su rebe.

Y otra vez el rebe volvió a insistir con el mismo consejo: deberás fortalecerte en la cualidad de la que ya hablamos, no reaccionar ante las ofensas, solamente así conseguirás el éxito en todos tus emprendimientos.

Y llegamos a Viena, y allí, buscó un hotel modesto, pero a su vez limpio, para hospedarse. En este hotel, en la época en la que él llegó, no se hospedaban judíos, y del Cielo se decretó que cuando caminara por uno de los pasillos del hotel, encontrara una suma muy importante de dinero. De acuerdo a nuestra ley, por cuanto que en el hotel no se hospedaban otros judíos, no tenía la obligación de informar públicamente sobre el hallazgo, por lo cual, tomó el dinero y lo guardó.

En sus bolsillos ya tenía el dinero que fue recaudando durante el viaje, y a éste, sumó lo que acababa de encontrar.

Cuando estaba por salir del hotel, en la puerta de salida había policías que revisaban las pertenencias de toda persona que intentaba salir. Se supo, que una persona extravió una suma muy importante de dinero dentro del hotel, y llamó a la policía para que se investigue a cualquier persona que intentara salir, para evitar que se escape con el dinero extraviado.

Cuando los policías descubrieron que nuestro hombre tenía en su poder tanto dinero, enseguida sospecharon de él. Pero él argumentó en su favor, que era un importante hombre de negocios muy rico, y siempre llevaba con él sumas muy grandes de dinero, como lo que ahora ellos podían ver.

Y como el dinero que encontraron estaba mezclado con lo que ya había recaudado, la suma no coincidía con el dinero perdido, por lo cual, los policías no tenían ninguna prueba para acusarlo.

¿Qué hicieron, entonces, los policías? Le preguntaron en qué ciudad vivía, y llamaron a esa ciudad para hablar con alguien que lo conozca y así poder verificar sus afirmaciones.

¿Y con quién fueron a dar los policías? Desde luego, con el gran amigo del pasado...

Cuando escucha que están tratando de averiguar sobre la situación económica de su amigo, entendió que se debía al viaje que había realizado para recaudar dinero, y que para lograrlo debía demostrar que era pobre y carente de todo.

Y la respuesta esperada no tardó en llegar: él es un hombre muy adinerado... tiene empresas, propiedades, no deben darle nada.

No hace falta agregar, que cuando los investigadores escucharon que el hombre tenía mucho dinero, lo dejaron en libertad y se retiró con su dinero.

Así se cumplieron las palabras de su rab y el hombre piadoso tuvo un viaje exitoso y volvió a su casa en paz y con sus bolsillos llenos de dinero...

Barji Nafshi.

 

Leiluy Nishmat

León Ben Ezra ז”ל

_______________________

 

EL PASTOR, EL CORDERITO Y NOSOTROS

“y Moshe era pastor…”

(Shemot 3,1)

 

Moshe Rabenu, el pastor de nuestro pueblo, tan correcto, “y no se levantó otro en Israel como Moshe”, que condujo al pueblo durante cuarenta años de la misma forma que una madre amamanta a su bebé.

¿Cómo resultó ser elegido para su puesto? ¿Cómo el Bore Itbaraj pone a su pueblo en sus manos? Para ser elegido, no pasa por un exámen riguroso que debe aprobar con las mejores calificaciones. Así dice el Midrash en nuestra perasha (Shemot Raba 2,2): “Hashem prueba al justo” (Tehilim 11,5), ¿y con qué lo prueba? ¡Pastoreando ovejas!

Lo probó a David pastoreando ovejas y encontró un buen pastor, como está escrito: “...y lo sacó de los corrales de las ovejas” (Tehilim 78,70), que cuando salía a pastorear las ovejas, llevaba a las más pequeñas y débiles delante para que puedan comer de los pastos más tiernos, la parte superior de los pastizales. A continuación salían las ovejas más grandes y ancianas, que comían el resto de las plantas, y detrás iban las ovejas más jóvenes y fuertes, a las que les quedaban solamente las raíces. Dijo Hakadosh Baruj Hu: la persona que sabe pastorear a su ganado, a cada oveja de acuerdo a su fuerza, que sea el pastor de mi pueblo.

Y continúa el Midrash: y también a Moshe, no lo probó Hakadosh Baruj Hu sino con las ovejas. Dijeron nuestros sabios: cuando Moshe Rabenu Halav Hashalom, pastoreaba las ovejas de su suegro Itro, en el desierto, se escapó un corderito. Y Moshe corrió detrás de él hasta que llegó a una arboleda. Allí encontró al animalito tomando agua. Cuando Moshe llega a su lado dijo: yo no sabía que tú habías escapado porque estabas sediento... y debes estar muy cansado. Lo alzó sobre sus hombros y lo llevó junto al rebaño. Dijo Hakadosh Baruj Hu: tú tienes piedad por una simple ovejita, alégrate, porque serás el pastor de Israel, como está escrito: “y Moshe era pastor…”

Tenemos aquí dos relatos, y un único mensaje: cuando una persona es nombrada para conducir a un grupo, digamos dirigente, maestro, padre o patrón, no alcanza con que se preocupe por las necesidades del grupo. Tanto hablando de una empresa, de una familia, de una congregación, no alcanza con llevar al grupo a un lugar donde tenga algo para comer y beber y dejar a las personas solas, y que se arreglen como puedan. El verdadero conductor, sabe de las necesidades del conjunto, pero también comprende que cada ser, tiene una necesidad particular, y tendrá esa medida de sensibilidad para ocuparse de cada uno, de acuerdo a sus urgencias

Maian Hashavua.

 

Leiluy Nishmat

León Ben Ezra ז”ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]