Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


¿QUIEN ES EL RICO?
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

¿QUIEN ES EL RICO?

EL QUE SE CONFORMA CON LO QUE TIENE

o EL QUE NO MIRA AL OTRO

“...llenarán sus puños de cenizas...”

(Shemot 9,8)

 

Un iehudi le preguntó a su rab: ¿qué sucedía en aquellos tiempos en que un hombre se casaba con varias mujeres? Ellas solamente traían peleas a su casa. Si nosotros con una sola mujer ya se nos hace tan difícil arreglarnos...

Querido mío, estás muy equivocado, contestó el rab, ¡tú también tienes hoy varias mujeres!

El hombre se quedó paralizado por un instante, pero enseguida le hizo un gesto al rabino, como diciéndole que se había dado cuenta que le estaba haciendo una broma.

No entendiste mis palabras, dijo el rab, por eso te las voy a explicar.

Cuando tú te acercas a la pared, le das vuelta a una manija, y el agua comienza a brotar de la canilla, si quieres sale agua fría, si quieres sale agua caliente. En la antigüedad, este era un trabajo de la mujer, salir de la casa con una vasija sobre su hombro, llenarla en el aljibe y volver a la casa una y otra vez hasta llenar un barril. Juntar ramas para calentar el agua necesaria para bañarse. Y no era fácil, llevaba todo un día...

Lo mismo ocurría con las comidas, hoy se preparan en minutos, tenemos paquetes de sal, paquetes de azúcar, y todo tipo de condimentos ya preparados. El pollo lo compramos con su “Shejita” realizada y cortado en trozos, apto para comer según nuestra ley y revisado. Compramos el pan ya horneado, y en las heladeras del super o del almacén, encontramos una gran variedad de productos lácteos, todos listos para el consumo. La heladera o el freezer de nuestras casas, conservan lo que no pudimos consumir en el día. ¿Cuántas personas hacían falta en una casa en otros tiempos para producir todo esto? Si solamente pensamos en la cocción, sin nuestras hornallas a gas, o los hornos eléctricos, o los microhondas, ¿cuánto tiempo era necesario estar junto al fuego para cocinar? Y sin hablar todavía del tiempo para recoger y encender las ramas... y tampoco hablamos sobre la limpieza de platos, cacerolas y cubiertos. En aquellos tiempos no existía el acero inoxidable, ni los artículos de limpieza, ni los lavavajillas, ni tampoco los platos y cubiertos descartables...

Y así podríamos seguir descubriendo que difícil era vivir en los tiempos que faltaban tantas cosas que hoy resultan cotidianas y no se nos ocurre pensar cómo podríamos vivir sin ellas. Antes había un día llamado: el día del lavado. Salían a la orilla del río a lavar sus ropas, no existía el secarropas, la plancha... y las telas eran mucho más gruesas que las actuales, no se secaban con facilidad, las manchas tampoco salían... ¿quién teje hoy un abrigo de lana?, ¿quién arregla hoy una media?, ¿cuántas mujeres hacían falta en ese entonces para administrar una casa en la forma necesaria? Hombres y mujeres sabemos cuánto tenemos que agradecer por la vida tan cómoda que llevamos, a la electricidad y al gas, y a las miles de cosas que hoy tenemos a nuestro servicio.

Entonces, surge la pregunta: ¿puede ser que nosotros seamos más felices que nuestros antepasados, probablemente tengamos más alegrías, estamos más tranquilos, más cómodos? No necesitamos cargar agua, estamos tranquilos gracias a los sistemas cloacales, a la recolección de basura, disfrutamos de los artefactos de cocina, calefacción, aire acondicionado y refrigeración. No existen las palabras para agradecer.

Pero la respuesta es: que no es así, y si no le podemos preguntar a los psicólogos. No existió nunca una generación con tantas preocupaciones como la nuestra. ¿Y qué nos falta?

Shlomo Hamelej nos lo respondió con su gran inteligencia: es mejor tener poco (una cuchara llena) con tranquilidad que tener mucho (un puño lleno) con mucho esfuerzo y preocupaciones (Kohelet 4,6). Es posible que nuestros antepasados tuvieron sólo una pequeña cuchara llena de cosas buenas... y nosotros el puño lleno, pero también lleno de preocupaciones que rompen nuestro espíritu. Vivimos sin pausa, sin descanso, para tener más y más, aplastamos nuestras vidas para tener una vida mejor ¿?

Y el Midrash continúa diciendo que es mejor el “pasar” de Hakadosh Baruj Hu en Egipto (la plaga de los primogénitos) que el puño lleno de cenizas de Moshe y Aharon (que arrojaron al cielo y comenzó la plaga de sarna). ¿Por qué? Porque la plaga de los primogénitos trajo la Salvación.

El Midrash nos hace ver que podíamos pensar distinto, ya que esta plaga, fue cosa de un instante, el que murió, murió, y el que no, siguió con vida. En cambio, la plaga de la sarna nunca terminó, ya que los egipcios no se curaron y continuaron con la sarna hasta el día de sus muertes. Aparentemente, ¡una maravilla de plaga!

Aquí está el error, ¿qué me importa lo que le pasa a mi vecino, a mi compañero o al egipcio? Debo pensar en mí, en mi casa. ¿Qué me importa si el egipcio se enferma de sarna, si yo todavía sigo siendo un esclavo? Mejor sería salvarme, y salir hacia la libertad...

Esto mismo ocurre hoy, en la generación de la abundancia. Podríamos disfrutar tanto, y alegrarnos con lo que tenemos, que antes no existió. Pero en lugar de eso, miramos a los vecinos, y luchamos por tener lo que tienen otros o más de lo que tienen otros... aplastando la vida para vivir mejor.

Maian Hashavua.

 

Leiluy Nishmat  

León Ben Ezra  ז”ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]