Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Hoja Nueva -Vayikra 2
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

 

EL TRAJE ESTA PROLIJO

“Y llamó a Moshe...”

(Vaikra 1,1)

Entramos ya en el mes de Nisan y comenzamos con el libro de Vaikra: Hashem llamó a Moshe y le habló desde la Tienda, y Rashi nos aclara: cada vez que Hakadosh Baruj Hu habla con Moshe Rabenu, cada vez que ordena, primero lo llama... pero con los profetas de los otros pueblos no sucede igual, simplemente Hashem se les aparece, sin aviso, sin dar lugar a una preparación previa.

Y podríamos pensar, si Moshe Rabenu que es el padre de todos los profetas, necesita prepararse para recibir la profecía, cuando en realidad, podría estar listo para recibirla en cualquier momento, esto marca una diferencia, la profecía no puede llegar en forma repentina, sin prepararnos para una gran elevación espiritual.

Y si así es con Moshe Rabenu, cuanto más y más para nosotros.

¿Qué quiere enseñarnos todo esto?

En unos días tendremos Jag Hapesaj, la noche sagrada del Seder está por llegar, en buena hora y para nuestro bien. Esa noche, así nos revelaron nuestros sabios, se abren las Puertas del Cielo, y podemos alcanzar niveles espirituales muy altos, y un gran acercamiento a nuestro Bore Olam. Pero, hace falta una condición, una preparación digna de nuestra parte: estudiar y escuchar en lo posible, todo lo referente al Jag. Y la Tora nos muestra de dónde proviene este consejo: Moshe Rabenu, en Rosh Jodesh, nos ordena que el día diez del mes, debemos tomar el cordero, diez días de preparación, y habrá otros cuatro días para ofrendarlo. ¿Por qué entonces, el precepto de prepararnos?

El Maguid Midubna nos lo explica con un ejemplo:

Un ladrón había puesto el ojo en una presa para nada despreciable. Una red de almacenes muy grande que estaba en un apogeo de ventas. Todos los días, diez minutos antes del cierre de la sucursal del banco que estaba muy próxima, un muchacho salía del negocio y en su mano un bolso repleto de billetes y cheques. Pero, ¿cómo podría arrebatarle el bolso? El negocio lleno de gente, la calle congestionada de personas que van y vienen, el banco lleno de clientes. Veinte minutos antes del cierre del banco, el ladrón entró a un negocio que vendía trajes muy valiosos. El comercio estaba en el camino del muchacho que se dirigiría al banco en unos minutos.

Entró y le dijo al vendedor: mi jefe necesita urgente un traje muy elegante, pero no dispone de tiempo para acercarse al lugar.

No es mi culpa, dijo el vendedor, así no puedo vender un traje, debo tomar la medida...

El “comprador” pensó, y se le ocurrió una idea: me pararé en la puerta del negocio, y cuando vea alguien parecido a mi jefe, lo llamaré para que usted lo vea. Se pararon los dos allí y cuando el ladrón ve al muchacho que viene con el dinero, lo señala y dice: ¡Parecen mellizos! Esa es la medida.

Perdona, ¿podrías hacerme un bien?, dice el ladrón. Entra por un momento al negocio para que el dueño te tome las medidas de un hermoso traje...

¿Por qué no?, pensó el muchacho. Entró y el sastre comenzó a tomarle las medidas frente al espejo. Luego se tuvo que probar el traje, pero para ponérselo, debía soltar el bolso. Lo puso entre las piernas para ponerse el traje y en ese momento, el ladrón tomó el bolso y salió disparado del lugar. ¡Ladrón, ladrón!, comenzó a gritar, pero ya era muy tarde, cuando quiso salir detrás del ladrón, el dueño del negocio no se lo permitió hasta que se quitara el traje, no podría salir del negocio con un traje que no pagó. El ladrón ya estaba muy lejos...

Nuestro corazón está con el muchacho, ingenuo y a la vez tan indefenso... pero debemos decir que este ejemplo es el ejemplo de nuestras vidas. El ladrón es el ietzer hara, el instinto malo. El bolso lleno de dinero son las ilusiones de un Seder de Pesaj supremo. Y el ietzer no está dispuesto a permitirnos ese lujo y hará hasta lo imposible para que no podamos aprovechar esa noche... ¿Cómo? Muy simple. Nos desordena el “traje”, con preocupaciones materiales en las que estamos apresados. Y así, ocupándonos de cosas inútiles, dejamos pasar todo, el ladrón festeja el éxito y nosotros perdemos...

Pero no este año, este año buscaremos sólo la elevación, y llegaremos preparados, para llenarnos de luz y alegría.

Traducido del libro Maian Hashavua.

Leiluy Nishmat

León Ben Ezra  ז”ל




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]