Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La nueva hoja Sucot
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

 EL LULAB Y LA AGUJA

Jag Hasucot, el tiempo de nuestra alegría llegó, y la misma Tora nos lo informa. Bendito Hashem que hemos llegado hasta este momento. Pero, ¿aquí hay algo demasiado delicado? No pasaron solamente cinco días, y estábamos allí, descalzos, ayunando, esperando la Salvación, exponiendo nuestros pecados, con vergüenza, diciéndole a Hashem que no tenemos las suficientes buenas acciones como para presentarnos ante El, porque llegamos con las manos vacías, con un “llavero” lleno de pecados atados a él. Y pedimos piedad y misericordia, pedimos el perdón... Estamos rotos, posternados, suplicando…

Y ahora, en menos de una semana, todo ya pasó, y llegó… ¿el tiempo de la alegría? Una gran pregunta…

Y está escrito en el Midrash, que esto se compara con un grupo de personas que debían ser juzgadas, y se presentaron frente al tribunal. ¿Cómo podemos saber quién es el que salió beneficiado en el juicio? Seguramente será el que todavía lleva el bastón de mando en su mano. Así, todas las creaciones del mundo se presentan al Juicio, Israel y todos los demás pueblos. ¿Cómo saber quién tuvo más méritos? El pueblo de Israel sale con su “Lulab” erguido, firme, como el bastón de mando del rey, y anuncia su victoria.

Las palabras del Midrash, son la palabra viva de Hashem. Pero, en verdad, ¿acaso la persona que recién llega con su corazón destrozado pidiendo piedad y misericordia, que estuvo gritando que no tiene en qué apoyarse porque fue un traidor que sólo espera que, milagrosamente, Hashem lo perdone, acaso esta persona puede salir alegre y victorioso con su bastón de mando? Casi podemos afirmar que querrá esconder su rostro por la vergüenza!

Y recordamos aquí un relato que escuchamos…

El justo, rabi Israel Miroshin ztz”l, llegaba a una ciudad. Todo el mundo se acercó para estar cerca de él. Entre la gente había una persona que siempre se burlaba del camino que emprenden las personas justas y de sus acciones. Pensó: iré allá, sólo para divertirme y burlarme del visitante. Fue, y se encontró al rab sentado, y con una gran cantidad de gente que lo coronaba formando un círculo inmenso a su alrededor. El sabio, se percató de la presencia de este hombre, y comenzó a decir:

Había una vez un rey muy poderoso, dueño de todos los tesoros. Entre todas sus posesiones ostentaba un reloj de oro adornado con piedras preciosas, trabajado en forma muy delicada, que tenía una belleza increíble.

Un día, el rey tuvo que hacer una recorrida por su reino. Fue a ver a uno de sus ministros, el más querido y más cercano, y le dijo: yo voy a depositar en tu mano, este valioso reloj, mi posesión más valiosa. Tendrás que cuidarlo día y noche, y no sacar tu vista de él ni por un segundo.

El ministro le aseguró que así sería, que el rey podría estar tranquilo, y así, el rey emprendió su viaje. El reloj, como es sabido en un reloj de ese tipo, necesita que le den “cuerda” todos los días, dando vueltas con mucha suavidad a uno de sus tornillos. El ministro tomó el reloj en su mano, y se sorprendió con el brillo de sus piedras. En su sorpresa comenzó a jugar con él, se resbaló de su mano y se cayó al piso. Una de las agujas se dobló, y el reloj detuvo su funcionamiento…

El justo dio vuelta su cabeza hacia atrás, como escondiendo su cabeza exclamó: ¡Ayyy!, el reloj, el valioso reloj, no funciona!!! Y tartamudeando dijo: ¿qué le voy a decir al rey, cómo haré para pararme frente a él?, ¿cómo haré para devolverle su valioso reloj?

De pronto, se escuchó un fuerte golpe contra el suelo. El burlador, que había venido a divertirse, se desmayó…

Se desmayó, porque entendió el mensaje del relato.

Entendió, que esto era sólo un cuento. El rey, el Rey, Rey de reyes, tiene un reloj muy delicado y preciado, y se podría decir en forma metafórica, que está orgulloso de él. Este tesoro son las almas santas que tiene guardadas en un depósito de almas.

¿Qué hizo? Depositó en nuestras manos un alma pura, algo tan pero tan valioso para el Bore Olam, para que la cuidemos con mucha delicadeza, y debemos alimentarla día a día, aumentando en el estudio de la Tora y en el cumplimiento de los preceptos.

Pero nosotros, no cuidamos nuestro camino, andamos por otros senderos detrás de luces extrañas, nos ocupamos de cosas vanas, y el reloj se nos cae, se dobla y se detiene!

¡Oyyyy! ¿Qué le vamos a decir al Rey, cuando venga a buscar lo que depositó en nuestras manos?, ¿con qué cara le devolveremos el reloj? El reloj se detuvo, no funciona… el reloj, tiene una aguja doblada…

El rab se puso pálido, al ver que el hombre se había desmayado, y nosotros, estuvimos parados, avergonzados y confundidos en este Iom Hakipurim que pasó. El día no había terminado y debíamos presentarnos a juicio para explicar lo que pasó con el valioso reloj que pusieron en nuestras manos. Vayamos, con el corazón roto, y digamos que no funciona correctamente, que… se detuvo!

Entonces, ahora reconocemos nuestra equivocación. Pero… pensemos y analicemos el relato: el reloj no se rompió, no se descompuso el mecanismo y se salieron cosas de su lugar. Solamente se dobló una de sus agujas, y eso provocó que el reloj detuviera su marcha. Y entonces, ¿qué?

Vamos a enderezar la aguja, con mucha delicadeza, y comencemos a cuidarlo con siete ojos!!! Este es el verdadero mensaje que nos da este relato!

Porque el alma, la Neshama, es parte de los mundos superiores, parte misma del Bore Olam, no se rompió ni se estropeó para siempre. Y si se dobló… podemos enderezarla! Esta es la verdadera finalidad de Iom Hakipurim.

Y cuánto se parece el Lulab a la aguja del reloj, cuando está derecho!!!

Por eso, Jag Hasucot es el tiempo de la alegría. Porque nosotros podemos comprobar en este momento, que nuestros caminos se enderezaron, corregimos nuestra marcha, y ahora el viaje resulta más placentero…

Nosotros salimos con el Lulab en nuestras manos, el bastón de mando del rey, la aguja del valioso reloj está derecha!

Traducido del libro Maian Hamoed.

 Leiluy Nishmat

 

Lea (Luisa) Bat Sabri Aleha Hashalom

 

____________________________________

 

POR UNA SUCA 

En una clase de Guemara, el rab hablaba sobre la medida mínima de la Suca: diez tefajim, cerca de un metro.

Los asistentes estaban extrañados, ¿cómo podemos entrar a una Suca con esta medida? Y el rab les contestó: seguro que siempre trataremos de construir nuestra Suca bien amplia, pero hay ocasiones en las que no se puede.

Y les contó lo que sucedía en Europa oriental, en la época de la segunda guerra mundial. Los nazis, imaj shemam vezijran, no sólo querían destruir al pueblo judío, sino que atacaban permanentemente su fuente de vida, el cumplimiento de la Tora.

Quemaban los Beit Hakneset y les prohibían cumplir los preceptos.

Había una familia, que vivía en el último piso de un pequeño edificio, y que, todos los años hacían su Suca en la terraza, que se veía desde la calle. Hoy, hacer eso significaría una provocación. El padre de familia tomó las medidas de la baranda de material y comprobó que tenía una altura de metro y algo más.

Por la noche, trajeron ramas y hojas, y construyeron la Suca, en la terraza, de una altura de un metro, y pudieron festejar la fiesta de Sucot, sin ser vistos desde la calle. ¡Dichoso el pueblo de Israel!

Traducido del libro Maian Hamoed.

 

Leiluy Nishmat

Lea (Luisa) Bat Sabri Aleha Hashalom




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]