Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La nueva hoja Parashat Vayeshev
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

QUIEN BENDICE A QUIEN 

“Y Hashem estuvo con Iosef…” 

(Bereshit 39,2)

Un matrimonio de “retornantes” al camino de la Tora, vinieron a verme para pedir una bendición, dice el rab hagaon Iaacov Galinsky Shlita.

En verdad, yo no sé quién es más digno de pedir una bendición a quien. Nosotros, tomamos nuestras precauciones, y continuamente, una y otra vez, intentamos mejorar nuestro cumplimiento, procurando aumentar cosas mínimas o nulas, simples y que implican poco compromiso, de forma que podamos vivir también con ello.

En cambio ellos, los que vuelven en Teshuva, dan vuelta sus vidas, a veces en medio de la misma vida, y sacan a la persona del camino de la muerte, para ponerla en el camino de la vida.

Ocurrió aproximadamente hace unos cien años. Un muchacho del la Ieshivat Slavodka, uno de los que le daba brillo a la Ieshiva, uno de los mejores y más estudioso, se comprometió. Cuánta satisfacción, cuánta alegría. Comenzaron los preparativos, y el novio llegó para pasar Shabat en la ciudad de su futuro suegro.

Se entiende que este hombre presentaba a todo el mundo a su futuro yerno, y se enorgullecía mucho de él, y, en verdad, había motivos suficientes para enorgullecerse. El muchacho recibía muchos honores, y este honor no fue bien recibido por los muchachos de la ciudad. Apareció la envidia, que trajo maldad a los pensamientos, hasta transformar la misma mente del futuro consuegro, que cuando ahora le preguntaban por el futuro yerno, contestaba: “para tu hija, resulta ser suficientemente bueno…”

Un momento, ¿qué ocurrió aquí?, ¿por qué habla usando señales?

No, mejor no prestemos atención, todo está bien, y él muchacho es muy bueno. ¿Acaso dije algo?

Muy bien, seguramente investigó bien antes de traerlo a su casa.

¿Investigué?, ¿investigué qué?

Olvidemos todo, no dije nada. La regla básica resulta ser: “porque con cero (nada), mataron a un hombre”, solamente levantando la nariz, toda la gracia que tenía el novio desapareció, y ahora solamente le encuentran defectos, y comenzaron a hablar de ellos. Finalmente, se anuló el compromiso. Y el mundo del muchacho se desplomó y cayó sobre él.

Se declaró la primera guerra mundial, y el frente alemán se acercó. La Ieshivat Slavodka tuvo que mudarse a una ciudad de Rusia. Un día, el Saba Mislavodka ztz”l llamó a este muchacho para hablar con él. Puso en su mano una carta dirigida a él, que fue enviada a la dirección de la Ieshiva, a nombre del Saba.

El que escribe cuenta, que su envidia, fue lo que provoco la ruptura del compromiso del muchacho. Desde ese día, su corazón está herido, y todo tipo de sufrimientos lo persiguen. Su casa se desarmó y el sustento desapareció. Hizo un balance de sus acciones y atribuyó todo lo que le pasa y todos los castigos a la envidia que tuvo hacia él y a las consecuencias que le provocó. Y como no sabía la dirección del muchacho, dirigió la carta al Saba Mislavodka, pidiéndole que ubique al muchacho y que le pida que lo perdone…

El muchacho escuchó y el Saba dijo: de acuerdo a nuestra ley, no estás obligado a perdonar (Oraj Jaim 606,1).

El muchacho se encogió de hombros. Cuando me comprometí, le agradecí a Hakadosh Baruj Hu por su gran bondad conmigo. Y cuando el compromiso se rompió, también agradecí aunque la noticia no fue tan grata. Hashem nos da y Hashem nos quita, que Su Gran Nombre sea bendecido. Entendí desde un principio que alguien difundió un rumor, y desde un principio lo perdoné. El fue un simple enviado de los cielos. Y cuando dicen que, aunque ellos traen el mal, resultan ser simples enviados de Hashem, es porque ellos ya son malvados, ya que Hashem, para enviar un mal, elige una persona que sea digna de enviar ese mal. En ese caso, que esta persona sea realmente mala, no es mi caso ni me interesa ocuparme en eso.

El Saba seguía firme con su postura: este muchacho arruinó tu vida, anuló todas tus esperanzas. ¿Tu corazón no está lleno de odio?

Harav, yo también soy una persona. Fui herido, humillado, y decidí perdonar con todo mi corazón.

El Saba Mislavodka se paró, y el muchacho, confundido, también se paró. El Saba inclinó su cabeza y le pidió al muchacho que le dé una bendición.

¿Yo?, ¿qué?

Te pedí que me des una bendición.

La Guemara dice (Rosh Hashana 17) que cuando una persona renuncia a su honor, no es meticuloso con los demás, y deja pasar en algunas situaciones, Hakadosh Baruj Hu le perdona todas sus acciones no buenas.

El Saba le dijo que debido a su forma de perdonar, es lógico que le esté pidiendo una bendición.

Y el muchacho se incorporó y le dio su bendición.

¿Y qué ocurre con los que retornan al camino? Hacen un cambio tan fuerte, tan radical, eso sí se llama renunciar a todas sus cualidades, a todos sus honores, esa Teshuva con seguridad borrará todos sus pecados.

¿Y ellos vienen a recibir una bendición? Yo soy el que necesita que ellos me bendigan.

En general, ellos cuentan sus historias. La mujer es una doctora con una carrera brillante, es la jefa de una sección de un hospital muy importante. En el pasado, también concurría al hospital en Shabat con su automóvil, pero desde que comenzó a acercarse al camino de la Tora, ella va y vuelve caminando, y es una distancia muy grande. Caminar, también es muy sano, agregó.

Y contó algo que le pareció fuera de lo común: desde que ella va caminando al hospital en Shabat, nunca llovió mientras ella andaba por el camino. A veces cayeron fuertes lluvias antes de la hora en la que debía salir de la casa, a veces después de haber llegado al hospital. Pero en el camino, jamás se mojó…

Un milagro demasiado visible. Siata Dishmaia.

Enseguida agregó: yo veo que el rab no se ha asombrado de esto…

Le dije: al contrario, estoy demasiado asombrado. Pero yo estaría más alegre al saber que sí cayeron lluvias mientras andabas por tu camino.

Ah, ya lo sé, un iehudi debe estar alegre cuando caen lluvias. Me veo como una persona egoísta cuando me alegro porque no caen.

También esto es correcto, contesté. El Cohen Hagadol, el sumo sacerdote, pedía en el día de Iom Hakipurim, que Hakadosh Baruj Hu no escuche las plegarias de los que viajaban por el camino en el momento en el que el mundo necesitaba de las lluvias (Ioma 53b), pero yo estoy pensando en otra cosa.

No sé si han escuchado sobre el Staipeler ztz”l, que fue uno de los grandes rabanim en su generación. Con mis propios ojos vi como caminaba en Shabat, y comenzó a caer una lluvia muy fuerte. Todos comenzaron a correr para buscar un lugar donde cubrirse, y él siguió su camino como hasta entonces, caminando lentamente, como si nada hubiera ocurrido, ya que no se puede correr en Shabat (salvo que haya un motivo valedero, como está escrito en Berajot, que los sabios corrían para escuchar la conferencia que el rab dictaba en el Beit Hakneset).

Todo mojado, el Staipeler llegó a su destino y el agua seguía cayendo de su sombrero.

¿Y cómo podemos explicar que el milagro que te ocurre a ti en cada Shabat no le ocurra a él? Con esto confundí a la pareja.

Yo les voy a explicar. Encontré un Midrash que dice que Hashem estuvo con Iosef, estuvo con un hombre exitoso, estuvo con él en la casa del egipcio, y que estuvo, la palabra “vaiehi”, es en general un lenguaje de sufrimiento, pero en este caso, resulta ser de alegría para Iosef.

Y pregunta el Midrash, Hashem estuvo con Iosef, ¿y no estuvo con sus hermanos?

Y contesta que Iosef estaba en peligro, por eso necesitaba más de la presencia de Hashem a su lado.

Entonces podemos entender, que cuando nosotros estamos en una situación de descenso espiritual, que significa un peligro, en ese caso Hashem necesita darnos más cuidado, y estará con nosotros más y más.

Por eso mi alegría sería mayor si me dicen que la lluvia cayó mientras estaban por el camino, ya que así entenderé que no necesitan tanto del cuidado de Hashem, lo que significa que están elevándose más y más en el camino de la Tora…

Traducido del libro Vehigadta.

 

Leiluy Nishmat

Lea (Luisa) Bat Sabri Aleha Hashalom




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]