Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La nueva hoja Parashat Shmini
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס"ד

בס"ד

 

 

NO BUSCAR LA LOGICA

 

“y se santificarán y serán santos”

(Vaikra 11,44)

 

Jazal nos contaron (Meguila 9b), sobre el rey Talmai, que llamó a setenta hombres, entre los más sabios de Israel, y les pidió que le traduzcan la Tora al idioma griego. Los sentó a todos en habitaciones individuales, y comparó las traducciones. Hakadosh Baruj Hu puso en el corazón de los setenta la misma idea, y además, los incitó a hacer algunos cambios. Uno de los cambios que todos por igual realizaron al texto original, fue escribir que estaba prohibido comer un animal llamado “patitas cortas”, en el lugar donde prohibía comer al conejo. Eso fue debido a que la esposa del rey Talmai se llamaba así: “Conejo”, así como hoy en día vemos diversos nombres que derivan de animales o plantas. Y Hashem hizo esto porque el rey podría enojarse y decir que los iehudim se estaban riendo de él, colocando el nombre de su esposa en la Tora, entre los animales impuros.

Y preguntamos: ¿acaso el rey Talmai era un tonto? Seguro que sabía que la Tora fue entregada al pueblo de Israel casi mil años antes. ¿Por qué podemos pensar que va a echar culpas a los iehudim?

La respuesta es muy simple: No busquemos la lógica en esa creación tan extraña llamada hombre. Es una creación cargada de sentimientos, sensaciones e instintos. Un ser impulsivo, sensible. Puede ofenderse por cosas que sabe que no ofenden. Eso porque el sentimiento controla su cerebro, y no hay lo que hacer, ni tampoco con quien hablar.

Tenemos otro ejemplo en la Guemara (Sanhedrin 65b), donde el malvado Tornosropos le pregunta a rabi Akiva: ¿en qué difiere un día de otros días, y en qué cambia Shabat de los días de la semana?

Rabi Akiva le contesta con una pregunta: ¿y qué diferencia tienes tú con los demás hombres?, ¿en qué eres mejor?, ¿por qué tú piensas que eres superior?

Mi padre, el emperador romano, me eligió a mí como su enviado, y me convirtió en el hombre más poderoso para poder dominar la tierra de Israel.

Lo mismo ocurrió con el Shabat, le dijo rabi Akiva, Hakadosh Baruj Hu lo eligió.

Quiero una prueba a lo que dices. Una prueba de que el Bore eligió ese día.

Tú tienes que saber, que en Shabat, las almas no son llamadas a juicio, porque no existe el dominio sobre las fuerzas de la impureza. De la tumba de tu padre, sube humo todos los días de la semana, porque se está quemando en el infierno. Pero en Shabat no, en Shabat descansa, el humo no sale de su tumba.

¿Acaso este malvado no sabía esto? Lo sabía, pero le interesaba escuchar la respuesta de rabi Akiva y decirle: ¡tú estás despreciando a mi padre, lo avergüenzas y lo maldices!

¡Es verdad! Pediste una prueba, la recibiste. ¿Por qué ahora te enojas?

La lógica escribe esa pregunta, por eso, no es pregunta…

De aquí podemos entender qué importante es el precepto de santificar el Nombre de Hashem, y qué grave resulta el pecado de profanarlo. Si un hombre, aparentemente “Dati”, que tiene daat, entendimiento (esa sería la traducción), que cuida la Tora y cumple sus preceptos (esta sería la explicación de la palabra Dati), hace una cosa mal vista, ¿cuál es el problema?

Todos sabemos y entendemos que aparte de ser “dati”, también es una persona, y puede cometer un error. ¡Pero no! Aunque todos lo entendemos, no es así.

Enseguida todos dirán: ¡Ese dati! (con desprecio), así son todos, no vale nada ser dati. Jalila, eso es lo que dirán. Y sabemos que no es lógico, pero ¿quién busca la lógica? Por eso está dicho: tanto sea con intención o sea en forma accidental, la profanación del Nombre de Hashem, siempre será una profanación.

Debemos mentalizarnos, ponernos todos en fila, hacia la misma dirección, intentar aumentar el Honor del Cielo, con todas nuestras actividades, con todos nuestros hechos, hasta con nuestra expresión. Que todo el mundo pueda decir que “contigo Israel se llena de esplendor”. Y no pensemos que es una cosa difícil. Sólo necesita un buen entrenamiento, que sea costumbre para nosotros hacer el bien…

El gaon hatzadik rabi Eliahu Dushnitzer ztz”l, el Mashguiaj de la Ieshivat Lomza, escuchó una vez este relato, de la sagrada boca del Jafetz Jaim:

En las grandes ciudades, hoy en día (ese “hoy en día” es del Jafetz Jaim, hace aproximadamente unos ochenta años) se construyen edificios de muchos pisos. Pero no hace falta trepar por las escaleras miles de escalones para llegar a los pisos superiores. Todo lo que debemos hacer es apretar un botón y “llamar” al ascensor, que como su nombre lo indica, se encargará de hacernos ascender.

Una vez que llega hasta nosotros, debemos ingresar en él, y oprimir el botón correspondiente al piso al que deseamos llegar, y el ascensor nos dejará en el lugar elegido sin que de nuestra parte haga falta ningún esfuerzo.

Lo mismo ocurre en la parte espiritual: “y se santificarán y serán santos”, y nuestros sabios escribieron que cuando yo me santifico “un poco”, en el Cielo se encargan de santificarme mucho más. Está en nosotros, ingresar en el edificio correcto, y querer llegar a los pisos superiores, y desde el Cielo nos ayudarán sin medida, la ayuda será grandísima, inimaginable.

Pero, ¿qué ocurre?, si por ejemplo el hombre dice: de la misma forma que me han ahorrado el trabajo de tener que subir por las escaleras, yo ahora me ahorraré también el trabajo de llegar hasta el ascensor, tampoco quiero caminar hasta allí. O también puedo decir, que no quiero tomarme el trabajo de oprimir el botón del piso al que quiero llegar. No hay problema, si sigo en plan de ahorro, pues… me quedaré abajo…

 

Traducido del libro Maian Hashavua.

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime z”l

Lea (Luisa) Bat Sabri  Aleha Hashalom




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 1+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]