Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Nueva Hoja Koraj
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

 

 

LA TERCERA NO ES

LA VENCIDA

 

“y escuchó Moshe y cayó de boca al piso”

 

(Bamidvar 16,4)

 

Nos recuerda el rab hagaon Iaacov Galinsky ztz”l, la explicación de Rashi de este versículo: la discusión. Un nuevo problema, ya el cuarto que cayó en nuestras manos.

La primera vez, cuando pecamos con el becerro de oro: “y Moshe le suplicó a Hashem” (Shemot 32,11), para que Hashem perdone al pueblo de una segura exterminación.

La segunda, cuando el pueblo comenzó a quejarse: “y Moshe rezó a Hashem” (Bamidvar 11,2), nuevamente, pidiendo el perdón de Hashem. Y Rashi aclara que únicamente fueron las personas malvadas entre el pueblo, no todos…

Y no hay dos sin tres, en la perasha de la semana pasada, con los espías. Ahora Moshe debe “esmerarse”, no sirve un simple pedido de perdón, la tercera falta ya es muy grave. Allí está escrito: “y Moshe le dijo a Hashem, y van a escuchar los egipcios” (Bamidvar 14,13), ¿qué van a escuchar?, van a escuchar que Hashem los sacó de su tierra, que contra los egipcios pudo, y que ahora, ¿no tiene la fuerza suficiente para hacerlos entrar en la tierra de Israel y por eso los deja morir en el desierto?

Muy buena la táctica de Moshe, que, si se podría decir, obliga a Hashem a perdonarnos. Pero, de todas formas, el castigo fue grave, no solamente la muerte de los espías en la forma extraña en la que murieron, sino que también los cuarenta años que debimos permanecer en el desierto…

Y llegó la cuarta falta, la discusión de Koraj. Aquí cayeron las manos de Moshe…

Esto se puede comparar al hijo de un rey, que hizo enojar al padre. Y vino un tercero, un ministro o un familiar querido para el rey, y se disculpó en nombre del hijo. Le hizo entender al rey que el hijo no tuvo la intención de ofenderlo, y que lo amaba profundamente.

Pero el hijo volvió a defraudar al padre, por segunda y por tercera vez. Y como la primera vez, vino este hombre y se disculpó ante el rey.

Pero llegó la cuarta vez, y ahora este hombre se quedó sin argumentos, sus manos cayeron, como pasa con las personas que se decepcionan. Muchas veces escuchamos que la gente hace “huelga de brazos caídos”, como diciendo y mostrando que ya no hay nada que hacer. El hijo esperaba la ayuda del hombre, que ahora le dice: ¿hasta cuándo vas a molestar a tu padre, el rey? Ya no creo que esta vez acepte mi pedido de perdón…

En nuestro caso, vemos que en cada uno de los problemas que tuvimos con Hashem, hubo una causa diferente.

En el caso del becerro, sabemos que el pueblo estaba confundido, y se equivocaron. Pensaban que Moshe ya debía haber bajado del monte y esa fue la oportunidad del Satan para inclinar al pueblo hacia el mal.

Como primera medida, hizo cundir el pánico entre el pueblo, para eso produjo un ambiente de oscuridad que colaboró con sus propósitos, como lo explica Rashi (Shemot 32,1).

Y el Satan les mostró también a los egipcios que acompañaron al pueblo (los Erev Rab) que llevaban en el aire a la figura de Moshe mientras seguían pecando…

Todo eso sumado a la imagen de la muerte de Moshe, que el Satan dibujó en el cielo, haciéndoles creer que el conductor del pueblo ya no volvería…

En el segundo caso, en las quejas hacia Hashem, Rashi nos explica que las quejas, como ya dijimos eran de los malvados, y nuestros sabios nos dicen que se quejaban porque debían mudarse de un lado al otro y la molestia para ellos eran los viajes (Ramban).

En el caso de los espías, está escrito: “nuestros hermanos nos han derretido el corazón” (Devarim 1,28), refiriéndose al panorama tan negro que pintaron los espías, mostrando que sería imposible conquistar la tierra de Israel.

Yo les voy a contar, prosigue rabi Iaacov, también fui Mashguiaj en una Ieshiva. Le pregunté a un muchacho: ¿por qué hoy no estuviste presente en las oraciones?

Me contestó: ayer estuve en un casamiento, y bailé y alegré al novio hasta quedar sin fuerzas. Llegué a mi cuarto pasada la medianoche, con el cuerpo destruido, y hoy por la mañana me levanté tarde…

Está bien… ¿y ayer, por qué no estuviste?

¿Ayer? Ah, ayer me levanté temprano, bien temprano, pero…, tuve la necesidad de entrar al baño y no pude salir por un rato largo, hasta que pasó el tiempo de las oraciones…

Bueno, somos seres humanos, y no podemos pretender ser ángeles. Esa fue mi expresión de apoyo. ¿Y anteayer?

¿Anteayer? Mm, anteayer… Ah, sí. Me desperté y vi que el recipiente con agua para lavarme las manos (Netilat Iadaim) en el momento de despertar, se había volcado. Y sabemos que está prohibido caminar “cuatro amot” (aproximadamente dos metros cuarenta centímetros) sin Netilat Iadaim. Me vi obligado a esperar a que mis compañeros regresen del desayuno y alguno de ellos pueda acercarme un recipiente con agua…

El mundo se sostiene con personas tan, pero tan justas como este muchacho, que siempre tiene una excusa válida para hacer lo que más le plazca. Por eso, el mundo está como está…

Le dije al muchacho: ven conmigo, vamos a estudiar un poco de Guemara (Jaguiga 3b): estudiaron nuestros sabios: ¿a quién se le llama tonto? (en forma general, del cual se dice que está libre de cumplir todos los preceptos como así también libre de recibir castigo, que si adquiere algo no se considera de su propiedad y si vende algo la venta queda anulada), a una persona que sale sola por la noche (en un lugar peligroso), que duerme en un cementerio, y que rompe su propio abrigo, quedando sin nada con que cubrirse…

Y explica la Guemara, que si duerme en un cementerio, esto no es una señal que demuestre que es tonto, porque puede ser que esté buscando impurificarse (Nida 10a).

Si sale solo por la noche, tal vez necesite tomar un poco de aire, y esa es la causa por la que salió…

Y si rompió su abrigo, podría ser que estuviera sumergido en sus pensamientos, e hizo eso sólo por distraído…

Pero si hizo las tres cosas juntas, entonces será como un toro que corneó a un toro, a un burro y a un camello, que se ha convertido en un “toro asesino”, capaz de matar a cualquier animal que se le presente…

¿Y por qué no decimos que necesitaba aire, impurificarse y también pensaba? Porque cuando llegamos al número tres, ya estamos seguros, cuando uno hace algo tres veces lo hará cien veces. ¿Por qué tenemos que volver tres veces con explicaciones? Cada una de ellas nos grita sobre las demás: ¡tonto, ya basta!

Vamos a cerrar el cuadro…

Un hombre va al doctor, su cabeza le duele, tiene la fiebre muy alta y erupciones en todo el cuerpo.

El médico, no muy inteligente (para no decir tonto), trata los problemas de uno en uno. Le da al paciente pastillas para el dolor de cabeza, otra pastilla para bajarle la fiebre, y un medicamento adicional para curarle las erupciones en la piel.

Un doctor un poco más inteligente, encontrará que la causa de todos los males de su paciente es única, y buscará un medicamento que ataque a la bacteria que está provocando todos los problemas…

Nuestro problema (el mío con el muchacho de la Ieshiva), es que no existe un doctor que nos ayude a levantarnos temprano para concurrir, a tiempo, a las oraciones de la mañana…

Esto justamente es: “y escuchó Moshe y cayó de boca al piso”, ya fue la cuarta vez. Las tres primeras fueron la confirmación de que la cuarta ya no es excusa. Puede ser cada una por separado sea aceptable, pero cuando hay una explicación para cada una de las tres, resulta ser como el hijo del rey que se burla de su padre, Hashem nos salve…

 

Traducido del libro Vehigadta.

 

 

 

Leiluy Nishmat

 

Israel Ben Shloime z”l

 

Lea (Luisa) Bat Rosa  Aleha Hashalom




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]