Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Nueva Hoja Ki Tetze
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

 “no agregará más golpes”

(Devarim 25,3)

 

Cuando Rabenu Harashash era todavía un muchacho, ya había decidido subir a la tierra de Israel. Rabi Shalom Sharabi ztz”l fue uno de los más grandes rabinos “Mekubalim”.

Desde Teiman, pasaría por Bombay, Batzra y Bagdad, hasta llegar a Damasco, en Siria, la última estación antes de entrar a la tierra de sus ancestros.

Cuando llegó a Damasco, se quedó sin dinero para continuar su viaje. Entonces, fue a buscar a un conocido millonario, rabi Shaul Parji z”l, un hombre muy poderoso y muy allegado al reino, al que le pidió que lo contrate como sirviente en su casa.

Estaba dispuesto a realizar cualquier trabajo, con tal de poder deambular por el castillo.

¿Por qué, qué cosa lo atraía tanto al castillo del millonario? En un rincón del palacio, este hombre mantenía una Ieshiva de Mekubalim, llamada “Talmud Beit Kel”, donde grandes estudiosos se metían en las profundidades más ocultas de la Tora.

Rabi Shaul se ocupaba del sustento de los estudiosos y sus familias, y así ellos podían estudiar sin ninguna preocupación. Ya dijeron nuestros sabios que la mejor forma de estudiar y de conseguir profundizar en el estudio se logra cuando hay tranquilidad, cuando la mente está libre de toda molestia allí la concentración podrá ser especial.

Rabi Shaul lo aceptó como sirviente, y rabenu hacía su trabajo con toda su energía, y también, en todo momento que se le presentaba libre, se acercaba a la Ieshiva y se sentaba a un costado para escuchar lo que estudiaban. Ocurrió más de una vez, que los sabios no entendían algún pensamiento profundo del Zohar Hakadosh o la intención de unas palabras del Ari z”l. O tal vez, faltaba alguna palabra por un error de imprenta y rabi Shalom, desde un rincón, decía unas palabras, y todo quedaba claro.

Los estudiosos se dieron cuenta de que sus intervenciones no eran casuales. Estaban frente a un recipiente nuevo (en apariencia) que era viejo por dentro (con gran experiencia y conocimientos en su interior). Quisieron incorporarlo a su grupo, y no sólo eso, hasta ponerlo al frente del grupo de estudio. Sabían que rabenu sabía más que todos juntos. En cambio, él les pidió que no le revelen a rabi Shaul sobre sus conocimientos y que prefería seguir siendo su sirviente haciendo todo tipo de trabajos. Aceptaron su pedido y guardaron el secreto.

Un día, rabi Shaul le pidió a su sirviente que lo lleve en su carroza. Rabi Shalom se sentó en el sitio del conductor, ordenó a los caballos a comenzar el viaje y sus pensamientos se fueron elevando más y más, olvidando que los caballos estaban bajo sus órdenes.

Los caballos, al sentir que sus riendas se aflojaron, se salieron del camino y comenzaron a andar por el campo. Se toparon con una vaca que los enfrentó, cosa que los asustó más.

Rabi Shalom no sabía qué hacer. Tomó las riendas con fuerza, pero los caballos no respondían. La carroza “volaba” entre los campos, las piedras, y rabi Shaul recibió grandes sacudidas y golpes. Finalmente, con gran dificultad, rabi Shalom pudo volver la carroza al camino. Rabi Shaul estaba fuera de control, enojadísimo. Se bajó de la carreta y le gritó a su sirviente, tratándolo de irresponsable y haragán. Después de los gritos llegaron los golpes. Llegó una fuerte cachetada, y luego otra más…

Rabi Shalom abandonó la casa del millonario y retomó su viaje hacia la tierra de Israel. Rabi Shaul continuó con su labor, su esfuerzo trajo bendición, siguió con la manutención de la Ieshiva, y también estaba muy cercano al rey.

Una vez, durante el verano, rabi Shaul le informó a su familia que había decidido hacer un pequeño viaje a la tierra de Israel, pisar su tierra, rezar frente a las tumbas de nuestros sabios y festejar la fiesta de Sucot en Ierushalaim.

En Jol Hamoed, rabi Shaul se encontraba en una larga fila de iehudim, que esperaban con mucha paciencia para cumplir el precepto de “recibir la presencia de su rab en la fiesta” (Rosh Hashana 16b). Todos estos iehudim esperaban su turno para subir a la Suca del gaon hakadosh, el Rosh Ieshiva de los Mekubalim “Beit Kel”, y recibir su bendición. El rab tenía una gran santidad, a pesar de ser todavía muy joven. Su nombre siempre viajaba delante de él, en todos los rincones de la tierra. Gobernaba todos los temas más ocultos, sin que nada fuera extraño para él.

El Rosh Ieshiva que lo antecedió, el gaon hakadosh rabi Guedalia Jaiun ztz”l, lo tomó como yerno y lo nombró para ocupar su lugar.

La fila avanzó, y llegó a estar bajo el techo de hojas de palmera de la Suca, y sobre el piso alfombrado. Se acercó al rab, agachó su cabeza y ya estaba a punto de recibir la bendición… De pronto, su vista se nubló, un grito se ahogó en su garganta, y cayó al piso desmayado.

Lo despertaron con gran dificultad, y parecía como que no quería despertar de su desmayo. Se incorporó con amargura porque el rab que lo atendía era alguien muy recordado para él, el conductor de la carreta que se durmió, el mismo al que le propinó varios golpes, además de insultos y gritos.

Finalmente, cuando ya se sintió un poco mejor, comenzó a llorar y a disculparse con rabi Shalom. Lloraba como un bebé y le pedía disculpas por no tratarlo como lo merecía, por no reconocer su grandeza haciéndolo pasar vergüenza…

Y rabenu Harashash trataba de calmarlo y le decía: No es así, al revés, yo debo estar agradecido porque me aceptaste como tu sirviente, ofreciéndome lugar en tu casa. Y yo fui el responsable del descontrol de los caballos… los golpes los recibí porque los merecía…

Pero rabi Shaul Parji no se tranquilizaba. El le dio cachetadas al rostro de un “Hombre de D-s”. Y decidió que su perdón sería concedido sosteniendo la Ieshiva del Rashash, además de las otras instituciones que estaban bajo su manutención.

Podemos entender los sentimientos de rabi Shaul, cuando descubrió a quién le levantó la mano, a quién golpeó. Pero no estamos de acuerdo con él, ¿por qué?

Lo contestaremos con un relato.

Uno de los rabanim más grandes tuvo un nieto. El descendiente de una familia de renombre. Todos, en esa familia, grandes sabios de nuestra Tora. Al Brit Mila asistieron todos los Rashei Ieshivot y los sabios más importantes. Entre ellos, el rab Mibrisk, el Maran hagaon rabi Iser Zalmen ztz”l.

Uno de los rabanim exclamó: Ah, un Brit tan importante…

Y el rab Mibrisk agregó con una sonrisa: lo que has dicho se puede comparar con un zapatero muy pobre, que soñó haberse convertido en millonario. Despertó a su esposa y le dijo: Mazal Tov, me hice millonario como Rotchild… Pero, enseguida se corrigió: No, mejor dicho, soy más rico que Rotchild, porque además de millonario también tengo mi profesión: soy zapatero…

Un niño iehudi ingresa al Pacto de Abraham Avinu, al Brit Mila. ¿Acaso tenemos una idea sobre la dimensión de este hecho? Y ahora queremos agregar que es el nieto de este rab o el bisnieto de este otro… ¿acaso esto le agrega importancia? Parecen las monedas del zapatero frente a la fortuna de Rotchild…

En nuestro tema: rabi Shaul Parji se desmayó cuando supo que golpeó al Rashash Hakadosh. ¿Por qué no se desmayó al saber que golpeó a un iehudi?

Todos los hijos de Israel somos hijos de Reyes, hijos de Abraham, Itzjak y Iaacov (y no sólo eso, somos mucho más, somos los hijos de Hakadosh Baruj Hu). Y la Tora nos prohíbe golpear a un iehudi, incluyendo a los niños pequeños…

La Tora nos indica que cuando a una persona le corresponde ser castigada con golpes, no podemos agregarle ni lo más mínimo. Esto es para una persona malvada que merece su castigo. Entonces para el resto de los iehudim, la prohibición del golpear es mayor. Y nuestros sabios nos previnieron inclusive de levantar la mano, sin llegar a pegar, llamando “malvado” al que sólo amenaza con pegar…

Y no solamente porque somos hijos de nuestros Avot Hakedoshim, sino porque todos somos hijos del Bore Olam. Por eso, el que golpea un iehudi está “tocando” el Honor de Hashem Itbaraj!!! Algo terrible…

 Traducido del libro Maian Hashavua.

 Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa Aleha Hashalom




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 8+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]