Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La hoja - Parahat Noaj - -
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document
MAXIMO RENDIMIENTO
“y plantó un viñedo”
(Bereshit 9,20)

Dijeron nuestros sabios, que el día en que Noaj plantó el viñedo, había sido el día en que también salió de su Teba (del Arca). Ese mismo día el árbol floreció y dio frutos. Y ese día todavía no había terminado, Noaj tuvo tiempo para producir su vino, probarlo, emborracharse, y todos los sucesos que cuenta la Tora a continuación, ocurrieron ese mismo día.

Preguntó el Maguid Midubna, ¿cómo puede entenderse esto? Estamos ante la presencia de un milagro que escapa a toda lógica, que está tan lejos de algo proveniente de la naturaleza. Vemos un árbol que el mismo día en que fue plantado, crece y da sus frutos. Y lo más asombroso resulta tratar de entender por qué, para qué y para quién se genera un milagro tan grande.

El Maguid Midubna contesta sus preguntas con un ejemplo, como es su costumbre:
Esta es la historia de un hombre que no tenía la posibilidad de conseguir su sustento, y en su casa ni siquiera había pan para comer. Lo peor de todo era que también, después de buscar y conseguir un buen trabajo, que le permitiría mejorar la situación, no lograba mantenerlo más que uno o dos días.

El sentía que existía un poder proveniente del mal, que lo perseguía, a él y a toda su familia. No sabía de dónde, no sabía por qué, pero allí estaba, persiguiéndolo constantemente…

Un día, ya cansado de toda esta terrible situación, el iehudi fue a ver al rab, envuelto en lágrimas, y le pidió que le dé una bendición para que se haga merecedor de un sustento bueno y digno. Ya sentía que había sufrido bastante y que, finalmente, era tiempo de mejorar. ¿Hasta cuándo debían soportar estos sufrimientos?

El rab escuchó bien toda la historia de esta familia, y le dijo: yo te bendigo para que la primera cosa, la primera ocupación que pase por tus manos, desde el momento en que abandones este cuarto, florezca y te llene de éxito, salud y prosperidad…

El iehudi volvió a su casa feliz, su corazón desbordaba de alegría. Decidió sacar de su billetera las últimas monedas que le quedaban. Comenzó a contarlas, con la esperanza de que su dinero se multiplique, con la bendición del rab…

La esposa, que estaba parada a un lado, mirando con asombro como su marido hacía un “inventario” de sus monedas, comenzó a gritarle para que no siga con ese juego tonto. ¿Qué era lo que estaba haciendo con esos centavos? ¿Y para qué lo hacía?, le preguntó.

Pero él, que no quería interrumpir su trabajo de inventario, para que la bendición del rab siga su curso, le hizo una seña con sus manos, para que termine de molestarlo.
El no quería hablar, sólo estaba ocupándose de algo para que la bendición del rab se cumpla. Por eso, no aceptaba ninguna interrupción, ni siquiera para dar una explicación de lo que estaba haciendo.

La esposa, al ver las señas de su marido, haciéndole ademanes para que cierre su boca, se enfureció más, y levantó la voz…, y en la casa, todo era fiesta y alegría…

Finalmente, la única cosa que floreció exitosamente en la casa, con gran bendición, fueron las peleas entre el hombre y su esposa.

Esto es lo que realmente ocurrió con Noaj, explicó el Maguid Midubna. Cuando salió de la Teba, cuenta la Tora, Hakadosh Baruj Hu le hizo oler el aroma agradable que se elevaba de los sacrificios que él ofrendó.

De inmediato, Hashem le dio su bendición, a él y a sus hijos…
Y por cuanto que esos eran los primeros días posteriores al Diluvio, estos días eran especiales, tenían la Voluntad de Hashem en cada instante, en cada acción. Eran como una nueva creación, los nuevos fundamentos de los cielos y la tierra.

Por este motivo, porque se trataba de un nuevo mundo, todo lo que aconteciere en él tenía una gran razón para prosperar, de una forma muy sobrenatural. Lo que garantizaba el éxito de cualquier empresa. Queda claro, entonces, que cualquier cosa que Noaj realizará ni bien salía de la Teba, tendría éxito.

La gran pregunta sería: si todo lo que hiciera Noaj tendría asegurado el éxito, ¿cómo haría para tomar semejante decisión? ¿Qué elementos necesita poner en la balanza para conseguir que su elección sea de provecho en estos días tan importantes? ¿Cuál sería su primera ocupación?

Vemos que Noaj se decide por plantar un viñedo, decide ocuparse del mundo material, del Olam Haze. Y en el árbol de la vid penetra la fuerza de la bendición de manera tal, que en el mismo día se realizan todos los pasos que conducen a la elaboración del vino: se plantó el árbol, creció, floreció, se cosecharon las uvas, se aplastaron, fermentaron…, y finalmente se obtuvo el vino… y todas las cosas desagradables que se sucedieron después, todo fue generado por el uso indebido de la bendición…

Nosotros, no estamos en condiciones de criticar a nadie, menos a Noaj, único sobreviviente del Diluvio, junto a sus hijos. Sobre Noaj está escrito, al principio de la perasha, que era un hombre íntegro, en su generación. Y al final de la perasha anterior, la Tora nos informa que Noaj encontró la gracia a la vista de Hashem.

Por eso, ¿quiénes somos nosotros para criticarlo? Pero nuestros sabios nos dieron una enseñanza, que la elección de Noaj fue equivocada, que debería haber elegido la espiritualidad, el mundo venidero, el Olam Haba. Y si la elección habría sido correcta, la bendición se habría multiplicado exponencialmente.

Y de la bendición habríamos conseguido más bendición, y no lo que finalmente ocurrió.
También aprendemos, que hay tiempos en los que aparecen fuerzas especiales en cada uno de nosotros. Cuando sentimos que eso sucede, es el momento de aprovechar la situación con las cosas que nos están esperando hace tiempo, obligaciones contraídas, obligaciones que nos llevarán a elevarnos.

Y bajo ninguna circunstancia, podemos permitirnos utilizar esa fuerza para la primera cosa que se nos ocurra, porque existe una gran posibilidad, de que ante una precipitada y mala elección, esa bendición deje de ser bendición.

Traducido del libro Barji Nafshi.

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime z”l
Lea (Luisa) Bat Rosa Aleha Hashalom




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 1+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]