Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Reflecciones sobre Parashat Shmot
Por. Rabino Richard Kaufmann



Untitled Document

"Y cuanto más los oprimían, más se multiplicaban y más crecían, hasta que se hastiaron de los hijos de Israel

" (Shemot 1, 12).

 

Y si bien esto fue dicho en relación al pueblo de Israel cuando estuvimos esclavizados en Egipto, el concepto que emana de este versículo es relevante para todas las personas y en todas las épocas.

 

Es decir, podemos dedicarnos solamente a quejarnos y sentir autocompasión por la mala suerte que tuvimos o tenemos y/o por las dificultades que tuvimos o tenemos que pasar, o podemos crecer y fortalecernos justamente a partir de las dificultades y de los obstáculos.

 

Y en este sentido, si bien nadie desea tener que pasar por sufrimientos y por dificultades innecesariamente, debemos entender que podemos crecer y mejorarnos a partir de ello, a tal punto que cuando los veamos en retrospectiva, podamos comprender su inmenso beneficio y bendición, agradeciendo inclusive por ellos ...

 

"Y temieron las parteras a D-s y no hicieron como les dijo a ellas que hagan el rey de Egipto, y dejaron vivos a los niños "

(Shemot 1, 17).

 

Es decir, por más que el faraón de Egipto tenía poder de vida o muerte sobre sus súbditos, existe un D-s que está por encima de cualquier poder terrenal y existen valores morales y éticos que bajo ningún concepto podemos estar dispuestos a aceptarlos pasar.

 

Por consiguiente, por más que el faraón de Egipto ordenó que todos los niños sean tirados al Nilo, las parteras llamadas por la Torá Shifrá y Pua (que según nuestra tradición oral eran Yojeved -madre de Moshé- y Miriam -su hermana), se negaron a implementar esta clase de orden, buscando la forma de salvar aquellos niños.

 

Y también nosotros, si bien hay muchas cosas que nos pueden llegar a tentar, existen valores éticos que de ninguna manera tenemos que estar dispuestos a permitirnos pasar ...

 

"Y extenderé mi mano y golpearé a Egipto con los prodigios que haré en él, y después los dejará ir"

(Shemot 3, 20)

 

Y si bien este versículo relata lo que Hashem iba a hacer con el pueblo de Egipto, que primero iba a golpear a los Egipcios y recien después dejaría salir al pueblo de Israel, es también lo que muchas veces nos puede suceder en nuestra vida personal ...

 

Es decir, que primero vienen golpes y dificultades que eventualmente sirven para expiar cosas malas que obstaculizaban el bien preparado para nosotros o para que salgamos fortalecidos (o cualquier otro motivo) y recién después accedemos a la liberación del mal y a la amplitud.

 

Y la verdad es, que si confiásemos plenamente en que esto es parte del proceso espiritual que tiene que suceder para que ciertas cosas pasen, tendríamos mucha más fortaleza para tolerar las dificultades, pues "no hay mal que por bien no venga" y ¡todo lo que Hashem hace lo hace siempre para bien!




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]