Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Hoja Nro.601 - Parashat Shelaj
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס"ד

בס"ד

CUIDANDO EL CARBON

“Y verán la tierra cómo es…”

(Bamidvar 13,18)

Escribió rabenu Harambam ztz”l, que en todas las cualidades o caracteres, tenemos que elegir el camino intermedio. Por ejemplo, si buscamos oro, no necesitamos extraer todo el oro del mundo, si ayunamos, no hace falta ayunar todos los días, cuando estamos alegres, no desbordar, y cuando estamos tristes, no caer en la desesperación. Los extremos no son buenos, así dice la gente…

Pero, existe un carácter en especial, en el que no podemos conducirnos a medias, sino que debemos llevarlo hasta el último extremo. En general, diremos que cuando la propuesta es alejarnos del mal, y en particular, en este caso, hablamos de la soberbia. Debemos llegar, sin exagerar, al polo opuesto, convertirnos en el hombre más humilde que existe en el mundo, si eso estuviera a nuestro alcance.

En el libro “Rebid Hazahav”, encontramos las palabras de rabi Naftali Merupshitz, que explica el versículo en forma simbólica.

“Y verán la tierra cómo es”, irán a ver la tierra “cómo” es ella, si la tierra hace que nosotros nos preguntemos “qué somos”, o sea, si la tierra nos hace humildes.

“Si es fuerte o débil”, si el pueblo que la habita es débil, al punto que sus habitantes sienten su corazón doblegado y roto, aunque en ese momento sean fuertes.

“Si son pocos o muchos”, aquí también, el pueblo que habita la tierra se siente pequeño, incluso cuando son muchos, y es un pueblo grande.

“Si hay allí un árbol (un Tzadik, un hombre justo), o no”, puede ser que el hombre sea humilde, y siente la obligación de pensar que no es nada.

Todos estos caracteres aparecen en quien acostumbra a conducirse con la humildad. Un hombre humilde no tiene apuro en enojarse. Por eso, Moshe Rabenu le pide a los espías, que revisen, en especial, estas cualidades entre los habitantes de la tierra. Porque estos dos caracteres, la soberbia y el enojo, están ligados el uno con el otro, y esto le daría la pauta a Moshe Rabenu para saber de qué manera tendría que enfrentar a los pueblos. Así sabría qué tipo de oposición se les presentaría para entrar a la tierra que iban a heredar.

El Gaon Hakadosh rabi Iehuda Ben Atar ztz”l, de los grandes sabios de Marruecos, de los rabanim de Fes, pasó junto a un negocio que vendía carbón. El dueño del negocio le dijo: rabi, estoy con mucha hambre, ¿podría yo ir a mi casa a comer algo, mientras tú me cuidas el negocio?

Con mucho gusto, hijo mío, contestó el rab con el rostro iluminado. El carbonero se levantó y se fue, y rabi Iehuda se quedó allí parado, al lado del negocio de venta de carbón, con el polvo que flotaba en el aire.

Pasó por allí el Gaon, rabi Iaacov Even Tzur ztz”l, y lo vio a rabi Iehuda parado en la puerta del negocio. Cuando pasó a su lado, le preguntó qué hacía parado en ese lugar.

Rabi Iehuda le contó lo que había sucedido: que estaba cuidando el carbón hasta que regrese el dueño del negocio.

Rabi Iaacov le preguntó: ¿Y dónde está el Honor de la Tora? (como diciendo, que un rab importante como él, que representa a la Tora, no podía estar haciendo algo que atenta contra su honor y contra el Honor de la Tora).

Dijo rabi Iehuda: siempre me resultó difícil entender lo que dijo Rabenu Hakadosh (en el Talmud Ierushalmi, Masejet Ketuvot): todo lo que me diga un hombre, debo hacerlo.

No entendía la intención de esas palabras. Rabenu Hakadosh, un hombre muy rico, tenía la posibilidad de cumplir el pedido de cualquier persona, y hasta se podría decir, que de acuerdo a la ley, estaba obligado a hacerlo, como una forma de cumplir con el precepto de “hacer favores” (Guemilut Jasadim) y “caridad” (Tzedaka).

Pero ahora sí entendí.

También si un carbonero se le acercaba y le pedía cuidar su negocio, no iba a negarse, y se quedaría parado allí cuidando las bolsas de carbón. Aunque en realidad, estaría libre, de acuerdo a la ley, de hacer tal cosa, como ya había preguntado rabi Iaacov: ¿y dónde está el Honor de la Tora?

Y si para Rabenu Hakadosh era posible y hasta agradable satisfacer la voluntad de todo iehudi, también cuando el pedido fuera algo pequeño y hasta no muy agradable, yo estoy mucho más obligado a hacerlo, y cumplir con el pedido y la voluntad de todo iehudi…

¡Ahh! A esto sí se le llama humildad…

Ahora pasemos al enojo. El enojo es algo muy complicado, hasta el extremo, y está muy fuertemente ligado a la soberbia. Y dijeron nuestros sabios, sobre estos dos temas, la soberbia y el enojo, que quien los utiliza es considerado como que profesa la idolatría.

Veamos ahora, no solamente lo despreciable que resulta ser el enojo, sino que tampoco es para nada rentable.

Un general americano muy conocido, se identificaba siempre por la estrategia y por la garra que empleaba en las guerras. Pero, tenía un gran problema, o tal vez dos, dos cualidades no buenas lo invadieron: la soberbia y el enojo.

Un día, el general escuchó, que en una de las provincias de los Estados Unidos, se brindaría un concierto multitudinario, con la presencia de un director de orquesta de mucho renombre y la participación de decenas de instrumentistas “elegidos”. El general era amante de la música, y decidió viajar para ver el concierto.

Cuando llegó al aeropuerto, para subirse al avión que lo llevaría a la provincia donde se llevaría a cabo el espectáculo, le informan, que a pesar de su jerarquía y su alto rango, los funcionarios se sienten apenados al no poder ubicarlo en el avión, ya que todos los asientos estaban ocupados. No podría viajar en ese avión.

El enojo, uno de sus caracteres predominantes, lo puso furioso. ¿Qué?!!!, preguntó. Con todo el servicio que yo le brindo al país, durante tantos años, ¿ustedes pretenden decirme que yo, ahora, no podré volar?

Gritó más fuerte, y pidió recibir en su mano la lista de pasajeros. Tal cual como decían, no había lugar. ¿Qué hizo? Borró el nombre de uno de ellos y anotó el suyo en su lugar, informándoles a los funcionarios que él viajaría en lugar del hombre que borró…

El general siempre llamaba la atención, una verdadera figura pública, y su popularidad hacía que los medios vayan detrás de sus pasos. Los altos funcionarios del aeropuerto pensaron revelarle a la prensa lo que este hombre hizo para poder viajar, como manipuló la lista de los pasajeros y eliminó uno de ellos a su antojo, ocupando su lugar…

Después del viaje, que se prolongó durante varias horas, el general llegó al salón, y la decepción fue grandísima. Los organizadores anunciaron que el concierto se suspendió, porque el director de la orquesta ¡no pudo llegar!

Ellos informaron al entristecido público, que de acuerdo a los datos que pasaron por sus manos, el director se encontraba entre la lista de pasajeros, pero, debido a los pedidos del general “fulano” para subir al avión, los funcionarios del aeropuerto fueron obligados a borrar su nombre de entre los viajantes. El director anunció que no estaba dispuesto a viajar en el futuro, ya que fue impedido de realizar su trabajo con tranquilidad. Exigiría una indemnización por los daños y perjuicios que le provocaron…

No hace falta describir el sentimiento del general. También viajó varias horas, fue y volvió, y finalmente no hubo concierto. Todo a consecuencia del enojo…

Traducido del libro Barji Nafshi.

 

 

Leiluy Nishmat

 

Israel Ben Shloime   z”l

 

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

 

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]