Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Nueva La Nueva Hoja Vayishlaj
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

BUSCAR, UNA OBLIGACION

“y lo mató…”

(Bereshit 38,7)

 

Hay ocasiones en las que Hashem Itbaraj nos proporciona fuerzas especiales que escapan al alcance de nuestra imaginación. Y en esos momentos hay que aprovechar esas fuerzas con la única finalidad para la que nos fueron dadas, para enaltecer y engrandecer el Nombre de Hakadosh Baruj Hu.

Pero, muchas veces las utilizamos para cosas que no tienen valor, y dejamos de lado esa oportunidad maravillosa que Hashem nos da para servirlo mejor…

Lo que sigue a continuación, son los pensamientos del Maran, el rab hagaon Iosef Shalom Elioshiv ztz”l, sobre los episodios que aparecen en el Midrash (Tanjuma, Jukat 1).

El Midrash nos habla sobre un hombre que viajaba de Eretz Israel hacia Babel, y cuando hizo un alto en el camino para sentarse a comer, prestó atención a dos pájaros que peleaban entre sí, hasta que uno se puso fuerte y mató al otro.

Al rato, el pájaro vivo trajo ramas y hojas de una planta, la puso sobre la boca del pájaro muerto, y… ¡el pájaro se levantó!, volviendo a la vida.

El hombre observó esta maravilla que se desarrolló frente a sus ojos, tomó gran cantidad de ese arbusto y “fue a revivir a los muertos”, como expresa el Midrash.

Ahora, es el momento de pensar, un hombre que se dirige desde la tierra de Israel hacia Babel, y tiene en sus manos unas hierbas que tienen el poder de revivir a los muertos, ¿a quién puede revivir?, ¿a quién vale la pena revivir primero?

Uno de ellos podría ser el profeta Iejezkel, enterrado en Babel, o algún otro de los grandes del pueblo de Israel que están bajo la tierra de Babel. Imaginemos como se verían los hijos de Israel, con Iejezkel, o si algunos de los grandes de la época de la Guemara y la Mishna, volvieran a la vida…

¿Y qué hizo este iehudi con la gran fuerza que tenía en sus manos? Cuenta el Midrash: que llegó a un lugar llamado “Sulama Shel Tzur”, donde encontró un león muerto que arrojaron al costado del camino, puso unas hojas del arbusto en su boca, y el león revivió. El león se incorporó, vio a su salvador y se lo comió…

Este hombre tan inteligente no encontró otro ser para revivir que a un león muerto que habían arrojado al costado del camino. Tal vez, por su cabeza pasó la idea de abrir un pequeño jardín zoológico, con el león y algunos otros animales, y así, vendiendo las entradas tendría un buen sustento…

Esto fue todo lo que pudo hacer con el fabuloso poder que Hakadosh Baruj Hu le dio, algo que, con seguridad, no cualquiera puede tener.

Y termina diciendo el Midrash: este ejemplo viene a enseñarnos, dijo Ben Sira, que no debemos hacer el bien a quien nos hará el mal, y tampoco debemos traer hacia nosotros cosas malas.

El Maran Elioshiv tomó otra enseñanza de este relato. Podemos aprender hasta dónde estamos obligados, cada uno de nosotros, a buscar esas fuerzas ocultas y tan poderosas que se esconden en nuestro interior, y aprovecharlas para cosas positivas, cosas que el mundo necesita…

Hemos visto, que este hombre tuvo el mérito de ver con sus propios ojos cosas que no pudo ver ningún otro hombre. La Guemara (Taanit 2b) nos dice que hay tres llaves que no fueron entregadas a ninguna persona, que están en poder de Hakadosh Baruj Hu. Una de ellas es la llave para revivir a los muertos, como está escrito: “Yo, Hashem, abriré vuestras sepulturas”. Y este hombre, en lugar de utilizar esta fuerza para salvar al pueblo de Israel, la utilizó para hacer tonterías, reviviendo a un león, que lo primero que hizo, en lugar de agradecerle, fue comérselo (o tal vez esa fue la forma de agradecerle).

Todo hombre tiene fuerzas especiales que debe utilizar para servir al Creador, y lo que podemos hacer, con esas fuerzas, para santificar el Nombre de Hashem, nadie más podrá hacerlo, digamos que puede ser la finalidad para la que estamos en este mundo. Hashem me dio una fuerza a mí, que es única, y debo aprovecharla de la mejor forma…

Y si un hombre pregunta, porque él quiere saber, en verdad, cuál es la fuerza especial que Hashem le dio. Le contestaremos: toda persona que se dispone a servir a Hashem, siente, a veces, que le aparecen fuerzas que antes no percibía. Esa es la fuerza y ese es el momento de aprovecharla…

Y para descubrirla, tenemos un método.

Hay que buscar dónde el Ietzer Hara gobierna sobre nosotros… y exclusivamente allí encontraremos esa fuerza. Porque Hakadosh Baruj Hu nos dio la fuerza para destruirlo, y él se anticipa y nos hace desaparecer esa fuerza, que queda oculta. Justamente allí es donde debemos fortalecernos, encontrar esa fuerza y servir a Hashem, saboreando la victoria contra el Ietzer.

El Ietzer Hara es un gran comerciante, y como todo buen vendedor, su finalidad es obtener las mejores ganancias, en el menor tiempo posible. Y eso es lo que hace con cada uno de nosotros, doblegarnos y no permitir que nuestra fuerza salga a la luz, así aprovecha cada oportunidad, y gana…, a lo grande.

Tenemos que saber, que con esta fuerza, nosotros podemos ganarnos nuestro Olam Haba, y el Ietzer Hara lo sabe, y por eso es exactamente allí, donde hace su trabajo, para hacernos caer en el lugar donde más necesitamos trabajar y fortalecernos.

Y esto lo encontramos en todos los hombres. Y más, cuando se trata de un hombre al que Hashem le dio fuerzas increíbles, con las que puede “dar vuelta” el mundo, como por ejemplo, un hombre que puede trabajar para acercar a los que están alejados de Hashem, un hombre que puede acercar a muchas personas y ponerlas bajo la protección de la Divinidad. Un hombre así tiene una obligación mucho mayor, ya que aprovechando su fuerza puede hacer cosas maravillosas, y darle grandes satisfacciones a su Creador. No puede aflojar, ni menos eludir su obligación, Hashem lo puso en el mundo para esto, para ayudar a sus semejantes a encontrar la Verdad.

Y así en todo lugar, donde vemos que nos cuesta, donde vemos que una fuerza nos pone obstáculos, allí es donde debemos usar toda nuestra fuerza para salir adelante, porque tal vez, justamente para eso Hakadosh Baruj Hu nos puso en este mundo y nos dio la vida. Para cumplir esa misión que tanto nos cuesta y para ninguna otra cosa más…

 

 

Traducido del libro Barji Nafshi.

 

 

 

 

Leiluy Nishmat

 

Israel Ben Shloime   z”l

 

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

 

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]