Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Nueva La Nueva Hoja Vayishlaj
Por. Adaptacin Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס"ד

EL ÉXITO SOLO CON LA TORA

"Y fue al final..." (Bereshit 41,1)

 

Dice el Midrash (Bereshit Raba 89,1) el final, como está escrito: el final de la oscuridad. Podemos pensar que una oscuridad puede ser eterna, que la situación no se puede revertir. Fijamos un límite y cuando llega el momento preciso, de la oscuridad pasamos a la luz grande.

Tengo una pregunta, dice el rab hagaon Iaacov Galinsky ztz"l, sobre una ley para aplicar en la práctica. Un hombre se encuentra en el desierto, dentro de su carpa, que está iluminada con lámparas de querosén. Quien conoce estas lámparas, tienen un botón que permite mover parte de la mecha y aumentar la luz de la lámpara, o, moverla en sentido inverso y así disminuir la llama. ¿Es posible cumplir con el precepto de encender las velas de Januca, moviendo la mecha y provocando de esa forma que aumente la luz? Sabemos que, si se trataría de Shabat, de seguro está prohibido, porque estamos transportando o aumentando un fuego. Diríamos, en este caso, que estamos obligados a encender una vela destinada exclusivamente para Shabat.

Volviendo a Januca, la persona que se hospeda en un hotel, está obligada a encender las velas de Januca, y puede asociarse con el aceite del dueño del hotel (Shabat 23a), y el Rashba aclara que también puede asociarse solamente en la mecha.

Si es así, tenemos donde encontrar que puede utilizarse la luz de las velas de Januca, ya que en la misma lámpara se mezclan una luz normal, con la luz de un precepto.

Me preguntaron: ¿desde cuándo te ocupas de legislar? Pero no tenía alternativa, cuando estuve en Siberia, tuve que mantener mi iahadut, trabajar por él, y es un relato muy largo: estuve apresado, sin casa, junto a otros ochenta presos que no eran iehudim. Ladrones y asesinos, lo más bajo. Y justamente ellos, sabían valorarme. Vieron que yo estaba apartado de sus actividades y vivía un mundo aparte, con la oración y el estudio, y venían a consultarme y a pedirme que les dé mi bendición. Llegó la primera noche de Januca y debemos difundir el milagro, a los ojos de los griegos. Allí no había velas ni fósforos, pero había lámparas, que emitían una luz acuosa. A nadie se le hubiera ocurrido aumentar la luz de la lámpara, que causaría que el querosén se acabe rápidamente, y quedarían en una oscuridad total hasta el amanecer. La medida de combustible estaba calculada a la perfección, para que dure desde la víspera hasta el amanecer.

Le dije a mis compañeros: miren, quiero pedirles que me permitan cumplir con algo que concierne a mi creencia, necesito aumentar la luz de la lámpara durante media hora. Y aceptaron. Uno de ellos, hasta me ayudó, subiéndome sobre sus hombros. Dije las tres bendiciones, y moví el botón, para aumentar la intensidad de luz.

Y la suerte no estuvo de mi lado. Moví el botón en sentido contrario. La lámpara se apagó y una oscuridad absoluta gobernó la carpa. El que me tenía sobre sus hombros se apuró a bajarme y ochenta presos comenzaron a gritar: ¡Luz! ¡Luz! Se escucharon golpes en las paredes y después en las puertas de hierro. Ahora se callaron todos los presos y sentíamos un miedo terrorífico. Se abrió uno de los portones y entraron los guardias, con las armas en sus manos y linternas encendidas, gritando: traidores, ¿quién apagó la lámpara?, y la encendieron. Todos contestaron: "El". Lo que les faltaba, un castigo colectivo. Me levanté y reconocí: "Fui yo".

No hacía falta indicarme cuántas leyes infringí, y la pena: treinta días de calabozo, estableció el jefe de la guardia.

¡Qué bonito!, exclamé.

¿Qué es lo bonito?, me preguntó. El que prueba lo que es estar en el calabozo una sola vez podrá comprobar que no puede sentarse sobre el suelo sin mancharse manos y piernas. Con mucha dificultad, ponerse en cuclillas y no tocar nada. Ni hablar de que el piso esté repleto de inmundicias y ratas. En fin, un ambiente que descompone, y yo, ¿feliz?

Le contesté, con una sonrisa: ¿Por qué tú no me preguntas por qué hice eso?

Verdad, ¿por qué hiciste eso? No te conocía como "trae problemas".

Le dije: quise cumplir con un precepto religioso.

Frunció el ceño y entrecerró los ojos: ¿hay un precepto de apagar la lámpara?

Que Hashem me perdone: un precepto religioso y me encerrarán en el calabozo. Y yo estoy feliz porque pude cumplir el precepto.

¡Vergüenza judía! ¿Dirán que nosotros, los comunistas, somos renegados y no permitimos cumplir con un precepto religioso? Ahora no irás al calabozo, quedarás aquí, por la fuerza.

El milagro de Januca. Una persona que cuida un precepto no sabrá sobre cosas malas. Yo tenía allí mucho tiempo para pensar, y lo aprovechaba muy bien.

¿Qué me ocurrió? Quise cumplir con un precepto y en lugar de girar a la izquierda, gire hacia la derecha. En lugar de aumentar la luz, la apagué por completo, ¿qué debía haber hecho? Preguntar al que sabe, ¿hacia qué lado giramos para aumentar la luz, izquierda o derecha?

Y esto es justamente lo que dijeron: no te apartarás de las palabras que te dirán ni a derecha ni a izquierda (Devarim 17,11), aunque te digan que la derecha es la izquierda y que la izquierda es la derecha (Rashi). Porque nosotros somos como los ciegos y no sabemos cuál es la derecha y cuál la izquierda, la respuesta está solamente en la boca de nuestros sabios.

Por eso, en nuestras oraciones, cuando llegamos al "Al Hanisim...", en Purim comenzamos con "en los días de Mordejai y Ester", y en Januca: "en los días de Matitiahu, hijo de Iojanan, el Cohen Gadol". Porque ellos eran los hombres más grandes en Tora de esa generación, y con sus directivas, llegaría la Salvación.

Y así está escrito (Meguila 11a), que Hashem elevó a Matitiahu y a sus hijos en la época de los griegos, y a Mordejai y Ester en la época de Aman, y a nuestros rabanim para las generaciones, para que vayamos tras sus directivas y enseñanzas.

Matitiahu estuvo al frente de Israel por un tiempo muy corto, al principio de la época de los griegos, y, de inmediato, su hijo Iehuda Hamacabi tomó la conducción y consiguió la victoria contra los griegos y se nombró asimismo como el nuevo Cohen Gadol y rey, y detrás de él, también hicieron así sus hermanos. Y todos murieron bajo la espada.

Entonces, vemos que la revolución de los Jashmonaim se realizó gracias a los méritos de Matitiahu, a pesar de que era muy anciano y de que falleció en su comienzo, y fue delegada en sus hijos, pero se hizo cien por cien por el camino de la Tora.

Y todos los hijos murieron bajo la espada, ¿por qué? Escribió el Ramban que el castigo se debió a que los Jashmonaim reinaron en la época del Segundo Templo. Ellos eran hombres muy justos, y si no habría sido por ellos, se habría olvidado, lo alenu, la Tora y los preceptos de Israel, pero, de todas formas, recibieron un gran castigo, porque todos los hijos de Matitiahu, reinaron, uno detrás del otro, y con toda su fuerza, poder y éxito, cayeron bajo la espada de su enemigo, y el castigo llegaría, como está dicho: todo el que diga ser descendiente de los Jashmonaim es un esclavo (Baba Batra 3b), porque pasaron por la orden del "anciano" (Iaacov Avinu), que ordenó que Iehuda sería el rey (todos los reyes de Israel debían pertenecer a la tribu de Iehuda, y ellos eran de la tribu de Levi).

Y el Ramban resalta que no es un precepto de la Tora sino la "orden del anciano", o sea, el camino de la Tora.

Y el éxito de ellos fue cumplir con la orden de su padre, y su pecado no cumplir con la orden de Iaacov Avinu, o sea, girar el botón en el otro sentido, ¡y apagar la luz!!!

 

 

Traducido del libro Vehigadta.

 

 

 

 

Leiluy Nishmat

 

Israel Ben Shloime   z"l

 

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

 

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 4+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en espaol
Copyright 1995-2021 Todos los derechos estn reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproduccin de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorizacin de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Juda]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Juda]    [Entendiendo el Judasmo]   
[Cocina Juda]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]