Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Nueva La Nueva Hoja Yitro
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס"ד

EMPEZAR DE NUEVO
“Y ahora, si van a escuchar Mi Voz”
(Shemot 19,5)

Escuchamos al rab hagaon Iaacov Galinsky ztz”l: existen defectos, en determinadas cosas, que a veces, podemos dejar pasar, pero, como sabemos, hay defectos que “empujan”, que tienen mucha fuerza. Por ejemplo, un libro sin introducción, es como un cuerpo sin alma. Y en la entrega de la Tora, también hubo una introducción, muy importante, una sola palabra (en Hebreo, en español son dos): “veata”, y ahora.
Y ahora, si van a escuchar Mi Voz y cuidan Mi Pacto, serán para Mí “el Pueblo”, entre todos los pueblos. Si ahora ustedes aceptan Mis Palabras, Yo me mezclaré entre ustedes de aquí en adelante, pero sepan, que todos los comienzos son difíciles (Rashi).


Y la palabra Veata (ahora) significa Teshuva (arrepentimiento), como está escrito (Devarim 10,12): Y ahora, Israel, ¿qué es lo que Hashem, vuestro D-s, les pide? Que sientan temor hacia El (Bereshit Raba 21,6).
¿Qué pretendemos decir? Voy a explicar:
En la Ieshivat Novardok, siempre se podía escuchar, que el mundo está manejado por un niño de doce años, con los zapatos agujereados y pantalones cortos.


¿Ustedes lo conocen? No, entonces vengan a conocerlo.
Me encontré con un iehudi, un hombre de mundo, un contador público reconocido. Abrió su corazón frente a mí, y me contó que el trabajo lo presiona en exceso. El equilibrio obligado en los papeles de sus clientes, el trabajo meticuloso con los números y el investigar las ocupaciones de otras personas, terminaron por lastimar su alma.


Le dije: está escrito en la Guemara (Berajot 43b): todo fue hecho hermoso para él (Kohelet 3,11), lo que nos enseña que para cada uno de nosotros, Hakadosh Baruj Hu puso delante una hermosa profesión.
Y si no estás conforme, ¿por qué continúas y sigues triste? Cambia por otra profesión.


Asintió con la cabeza, y después hizo un gesto negativo. Estudié durante años, recibí mi diploma. Más tarde, comencé a trabajar, pero necesitaba adquirir experiencia, renombre. Una vez conseguido todo, pude instalar mi oficina propia…, ¿y ahora quieres que cambie? ¿Empezar de nuevo? No, seguiré así. Seguir adelante, como dice la gente…


Y me encontré con un sastre. Y escucho sobre el estancamiento en su oficio: ¿quién pide hoy en día un traje hecho a medida? ¿o con un corte especial, o una costura determinada, o con botones de tal o cual estilo? Hoy todo viene en serie, desde un taller automático de confección, de donde todos los trajes salen iguales. Más económicos y más prácticos, en todo sentido. No existe lugar para un sastre de la generación que nos precede. Pasó su tiempo…
Entonces, yo le aconsejo, que cambie de profesión…
Y él me mira con ojos tristes: cuando tenía doce años, comenzó a trabajar como aprendiz, ayudando a un sastre. Durante años aprendió los secretos de la profesión, hasta que pudo abrir su propio negocio, y fue adquiriendo todo lo necesario para ser un “sastre”, un sastre especial, único, el que los hombres podrán elegir para confeccionar sus prendas. ¿Qué me está aconsejando? ¿Qué abandone todo y abra una página nueva? No, no puedo. Voy a seguir, como dice la gente…


Y ahora me encuentro con un hombre de negocios, temeroso de Hashem. Millonario. Le pido: ¿Podrías contestarme cuatro preguntas?
Y me contesta: pregunte.
Primera pregunta: si hoy en día vendes todos tus negocios, y depositas el dinero en un banco, o lo colocas en un fondo de inversión, ¿cuánto dinero recibirías por mes?


Una pregunta sorpresiva, y fue sólo la primera… Juega con los dedos sobre su computadora, y declara: unas decenas de miles de dólares, por mes, desde luego.


Segunda pregunta: ¿acaso tú piensas que vivirás eternamente?
Otra pregunta sorpresiva, y además molesta. Pero la respuesta es única: ¡seguro que no!
Tercera pregunta: ¿acaso tú sabes que no existe otro comienzo de juicio sino con una sola pregunta? Y está escrito en la Guemara (Sanhedrin 7a) que la pregunta es sobre la Tora, tanto para un pobre como para un rico: ¿te ocupaste de la Tora? (Ioma 35b)
Lo sé.


Cuarta y última pregunta: ¿y por qué no estudias Tora?, ¿qué esperas? Siéntate y estudia…
¡Es verdad! ¿Ahora voy a cambiar todo mi camino, desconectarme de mis negocios? Desconectarme del teléfono, del celular, del fax, de los correos electrónicos, de mis contactos, de mis clientes, de mis amigos, de mis salidas, de mis viajes, de mis… … …
Volver todo hacia atrás, hacer un revuelto, como un caballo en medio de una batalla (Irmiah 8,6). ¡No! No saltamos de un tren en medio del camino…
¿Pero cuándo subiste a ese tren?    
Ah, hace mucho tiempo. En resumen: ¿quién fija el futuro del hombre para los setenta años?


El hombre mismo, cuando es joven…
Entonces: “porque el camino no es para el hombre, aunque él ya decidió cuál será su rumbo” (Rabenu Iona, Avot 4,2).


Acerca su pie a la escalera mecánica, y listo, la escalera lo lleva solo, sin que él tenga que realizar ningún esfuerzo, sin que el hombre necesite elegir nada, todo está resuelto, se deja llevar por “su camino”.


Y el “Jazon Ish” ztz”l, me dijo una vez: ¡qué triste es saber, que la decisión de que un hombre, la decisión que marcará toda su vida, que pueda ser el rabi Akiva Iguer de la próxima generación o no lo sea, caiga en las manos de un joven de sólo doce años!


¡Miremos a nuestro alrededor! Todo el mundo se desplaza sobre escaleras mecánicas, y ellas están repletas de gente que se amontona. Nadie quiere quedar fuera. Sus ojos están cerrados, oscuros, sin la alegría de vivir. Algunos de ellos duermen, otros son aplastados por los demás, muchos están con la cabeza baja, resignados…
Pero, pueden levantarse, si lo desean, y elegir el recorrido correcto, el camino adecuado para cada uno…
Si ustedes cambian, todo su comportamiento cambiará, todo su entorno cambiará, todo será distinto, iluminado, brillante, ¡Y ahora!
Lo que pasó, pasó (o, como decimos en nuestro lenguaje, “lo pasado, pisado”). De ahora en adelante, ¡un nuevo cálculo! Nunca es tarde mientras seguimos respirando… (Vaikra Raba 30,7)

Traducido del libro Vehigadta.


Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 4+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]