Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Nueva La Nueva Hoja Mishpatim
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס"ד

UN FAVOR INCOMPLETO NO ES FAVOR

“Estas son las leyes que puse delante de ustedes”

(Shemot 21,1)

 

Explica Rashi: le dijo Hakadosh Baruj Hu a Moshe: no se te ocurra pensar que tú vas a enseñarle al pueblo las leyes dos o tres veces hasta que las aprendan bien. No pienses que no tendrás que esforzarte mucho más, ya que deberás explicarles y hacerles entender también los motivos y sus detalles, como dice el versículo: que puse delante de ustedes, como una mesa servida donde la comida está preparada delante de cada uno de los comensales.

No lo entiendo, dice el rab hagaon Iaacov Galinsky ztz”l.

Moshe Rabenu está sentado en el Beit Hamidrash del desierto, enseñando Tora al pueblo de Israel. Y no solamente repasa el estudio dos o tres veces, sino también cuatro (Eruvin 54b). Y mientras el estudio endulza, buscarán los motivos de los preceptos y aumentarán su conocimiento. Y preguntamos, ¿acaso tenían otra cosa que hacer? La generación del desierto comía el Man, y a ninguno de ellos le faltaba nada. ¡Qué se esfuercen un poco! Aunque sea en el estudio. Si tenían alguna duda o contradicción, que se metan de lleno en el estudio del tema, y saldrán de la duda…

No, dice Hakadosh Baruj Hu. Moshe Rabenu debe esforzarse y hacerles entender todo, con sus motivos y con todas las explicaciones posibles.

¿Por qué?

Me parece, dice rabi Iaacov, que no se trata de una ley, sino de una de las bases del “favor”, el conducirnos por los caminos de Hashem.

Estudiamos en la Guemara (Arjin 16b) hasta dónde un contratiempo se llama sufrimiento: hasta en este caso tan leve, si buscamos en nuestro bolsillo tres monedas y al sacar la mano salen sólo dos, lo que nos obliga a meter otra vez la mano al bolsillo!

Y podríamos decir, si pecamos, Hakadosh Baruj Hu no tiene la necesidad de hacer que pongamos dos veces las manos en los bolsillos.

Y suena extraño…

¿Acaso no fue Hashem quien nos dio el dinero? Y también nos dio la mano y el bolsillo. ¿Acaso no podemos esforzarnos un poquito? Apenas un poco para sacar el dinero del bolsillo… ¡hacer algo! ¿A eso lo podemos llamar sufrimiento o esfuerzo? ¿Es necesario que cuando metemos la mano en el bolsillo salga exactamente la cantidad de dinero que necesitamos?

Y la respuesta es… ¡sí!

Cuando hacemos un favor, lo hacemos completo…

En el Gan Eden había Angeles que asaban carne (¿quién dijo que el asado es argentino?) para el hombre y le servían un vaso de vino para acompañar la comida (Sanhedrin 59b). Solamente cuando pecó, tuvo que preocuparse por hacer el pan (Berajot 58a), y al corregir su pecado, de la tierra saldrían pancitos listos para comer, así Hakadosh Baruj Hu nos enseña cómo se debe de hacer el favor…

¿Qué hombre no se levanta de la mesa después de comer?

Lo correcto sería, levantarnos y lavar los platos…

Y estamos hablando, desde luego, cuando cada uno, hombre y mujer, comieron solos. Ya que si comieron juntos, esto no tiene que ver con el favor.

Hay un relato muy conocido.

Uno de los integrantes de la comunidad de Peshisaja, viajó a comerciar al mercado de Dentzig.

Allí había muchos comerciantes iehudim que llegaban de diversos lugares, y todos consiguieron hacer grandes negocios y volver con muy buenas ganancias. Salvo uno de ellos, que había pedido prestado dinero para comerciar, y en el camino le robaron…

Su mundo se derrumbó, todo era oscuridad… No solamente que estaba allí sin poder hacer ningún negocio, sino que además, sus ojos veían como sus colegas trabajaban y se enriquecían, en cambio él, volvería a su casa con deudas, y con la triste necesidad de tener que pedir ayuda para sobrevivir.

Cuando el mercado finalizó, el hombre del que hablamos al comienzo, organizó una comida y reunió cien comerciantes para festejar por el éxito de sus negocios, y en la mitad de la comida, mientras todos comían y bebían con alegría, se levantó y dirigió unas palabras.

Queridos amigos, todos nosotros hemos comerciado haciendo muy buenos negocios. Volvemos a casa felices y con los bolsillos llenos. Pero, entre nosotros hay un compañero, al que le robaron su dinero. Y la mayoría de ese dinero no era suyo, sino prestado. El está obligado a devolver, cuando llegue a casa, diez mil rublos. Pensaba duplicar la cifra en el mercado, pero ahora ni siquiera conserva el capital.

Nosotros, hemos ganado mucho dinero, vamos a salvar a nuestro amigo de la vergüenza y la desesperación. Somos cien, si cada uno de nosotros aporta doscientos rublos, nuestro amigo volverá feliz a su casa… y no será mucho el aporte para cada uno…

Mientras terminaba su discurso, el hombre se sacó su sombrero, lo dio vuelta, sacó de su bolsillo doscientos rublos, y fue caminando, persona por persona…

El sombrero se fue llenando de billetes y al terminar la ronda, el hombre, que demostró tanta sensibilidad por su compañero en desgracia, proclamó:

Aquí tenemos diecinueve mil ochocientos rublos, los últimos doscientos rublos los tienes que poner tú y con eso se completarán los veinte mil rublos, ya que ahora eres un hombre rico, y también estás obligado a cumplir con el precepto de Tzedaka.

Cuando este hombre llegó de regreso a Peshisaja, su rab le dijo: escuché lo que hiciste en el mercado, como salvaste a ese hombre de su desgracia, pero algo hiciste mal, asociarlo a él en la Tzedaka.

Ya que cuando hacemos favores, debemos hacerlos hasta el final…

Traducido del libro Vehigadta.


Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 3+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]