Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Nueva La Nueva Hoja Tetzavé
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



בס"ד

LA GRANDEZA DEL HOMBRE

“Y harás una prenda sagrada… para honor y embellecimiento”

(Shemot 28,2)

El gaon Hatzadik rabi David Lifkiv ztz”l, uno de los grandes alumnos del Saba Mikelem ztz”l, relataba y a la vez se preguntaba:

Esto sucedió antes de la primera guerra mundial. Llegué a la ciudad de Moscú por asuntos de trabajo, y fui el invitado de uno de los millonarios de la ciudad. Después de las oraciones, nos sentamos en su casa, y en la mesa sirvieron un buen desayuno, para cumplir con el precepto de “Pat Shajrit”, el desayuno con pan. ¿Qué puedo decir? Sólo lo poco que recuerdo.

Pan blanco y negro, pancitos calentitos, recién salidos del horno, manteca, quesos, mermelada. Varias clases de verduras y pescados horneados. Alimentos salados y curtidos en vinagre. Jugos y cerveza.

El alma del hombre estaba dentro de esa mesa, cortaba el pan y lo embebía en mermelada, probaba y tragaba…

Comenté algo, con un poco de asombro: yo entiendo que un hombre, también es un hombre, y necesita comer, pero ¡tantas porciones!, ¿para qué?

Levantó la vista, y me dijo, dándose importancia: entienda, por favor, un hombre no es un animal. A un animal lo paran frente a una montaña llena de paja, pero un hombre necesita elegir su comida entre una gran variedad de manjares.

El y yo teníamos la misma concepción de la diferencia entre un hombre y un animal. Pero con respecto a él, la diferencia con el animal era sólo en la variedad de comidas…

El rab Eliezer Rot contaba sobre un estudiante de Tora, Talmid Jajam, salido de la Ieshivat Hebron, que una vez fue a ver al Mashguiaj, el Gaon rabi Meir Jadash ztz”l, y le pidió que le explique la idea principal de lo que significa “la grandeza del hombre”, de acuerdo a lo que enseñaba en la Ieshivat Slavodka.

El Mashguiaj contestó así: todo lo que yo pueda explicarte no tendrá ningún valor hasta que no veas cómo se comporta el Gaon, rabi Zevulun Graz, Av Beit Din de Rejovot. Yo te aconsejo que viajes allí, y permanezcas una noche en su casa, observando su conducta y sus acciones. Después de eso, ya no necesitarás ninguna explicación de mi parte…

El estudiante siguió los consejos del Mashguiaj, sólo que no sabía cómo hacer para permanecer una noche entera en la casa de rabi Zevulun. Preparó su equipaje y viajó a la ciudad de Rejovot, y finalmente, decidió hacer las cosas de la manera más sencilla.

Golpearía a la puerta de la casa del rab, y diría que buscaba un lugar para dormir durante esa noche, mientras pensaba una explicación también para sí mismo, que justificara la necesidad de estar esa noche allí.

Y eso hizo. Rabi Zevulun se encontró, en la puerta de su casa, a un estudiante de los “buenos” que buscaba un lugar para dormir, y no hizo ninguna pregunta más… lo hizo entrar a su casa y le ofreció una cama para dormir.

Nuestro estudiante desbordaba de alegría, por el éxito que Hashem puso en su camino hasta ese momento, y se dispuso a planear cómo continuar. Se recostó en la cama y se hizo el dormido, pero de reojo, seguía los pasos y las acciones del dueño de casa.

De pronto ve, para su sorpresa, que rabi Zevulun también se prepara para entrar a su cama, a dormir. El estudiante seguía recostado en su cama, siguiendo los movimientos del rab, pero veía que no había nada especial en su conducta. Y no entendía por qué o para qué el Mashguiaj le había aconsejado viajar a Rejovot.

Pasaron unos minutos, el rab apagó todas las luces de la casa, y sin hacer nada en especial, entró en su cuarto, y se durmió.

A pesar de todo esto, nuestro protagonista decidió no cerrar los ojos, y permanecer despierto durante toda la noche, para ver si ocurría algo en particular, y para conocer las intenciones de su rab.

Y algo sucedió, a las dos de la madrugada, el estudiante ve que rabi Zevulun se levanta de su cama e ingresa al cuarto de baño. Cuando sale de allí, se aleja hasta casi la entrada de la casa, y no regresa a su cuarto.

El estudiante, que ya casi había perdido la esperanza de ver algo especial, y se sentía decepcionado, porque sentía que esa no era la oportunidad para revelar lo que era la “grandeza del hombre”, se levantó un poco de la cama, intentando ver qué hacía rabi Zevulun en el pasillo, junto a la entrada de la casa, y por qué no regresaba a su cama.

Al asomarse un poco más, se le presentó delante una imagen por demás maravillosa y a la vez sorprendente.

En segundos, el Gaon rabi Zevulun Graz consiguió envolverse en su “frac” y colocarse el sombrero “Hamburg” sobre su cabeza, y así, con su sagrada vestimenta, dijo la bendición “Asher Iatzar” con toda su intención. Al terminar se quitó sus prendas y regresó a su cama.

Ahora pudo entender todo…

El Mashguiaj lo envió a la casa del rab para que sepa que la “grandeza del hombre” no se encuentra cuando una persona está rodeada por otras, la grandeza no aparece a la vista de los demás. La verdadera grandeza aparece cuando un hombre se honra a sí mismo, y en medio de la noche, cuando tiene la necesidad de bendecir “Asher Iatzar”, no se pone perezoso (podría recitar la bendición en pijama), y no se alivia de su obligación, tiene que bendecir al Bore Olam y para eso siente que debe vestirse correctamente, calzarse su sombrero y bendecir con el digno Honor que merece nuestro Creador, y también por qué no, él mismo.

Es así, para eso son las prendas sagradas, para honrar y embellecer…

 

Traducido del libro Barji Nafshi.

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]