Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


La Nueva Hoja Nueva - Pinjas
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



POR ORDEN DE IMPORTANCIA

“hasta que hereden los hijos de Israel” (Bamidvar 32,18)

 

En nuestra perasha, los hijos de Gad y los hijos de Reuben piden recibir su herencia del otro lado del río Iarden (Jordan), al este, porque esas tierras tienen grandes praderas y son buenas para el pastoreo de sus animales. Y ellos tenían mucho ganado.

Moshe Rabenu acepta el pedido, pero les pone una condición. Ellos deben asegurarle que cuando sus hermanos tengan que conquistar la tierra de Israel, ellos saldrán delante y los ayudarán en la conquista de la tierra, hasta, que todos los hijos de Israel reciban su tierra en herencia. Y así hicieron…

Y nuestros sabios explicaron el versículo del Mishle “la herencia se asusta (¿?) primero, y al final no tendrá su bendición” (Mishle 20,21). Desde luego, sin la ayuda de Rashi, no podemos entender lo que quiere decirnos Shlomo Hamelej, ya que las palabras, por sí solas, no se entienden…

Y Rashi Hakadosh nos explica: la persona que se apura a recibir su herencia, como por ejemplo, los hijos de Gad y los hijos de Reuben, que se apresuraron a recibir una herencia (que tal vez no era la que debían haber recibido) al otro lado del Iarden, al final no tendrán su bendición, y eso fue lo que ocurrió más tarde, que fueron desterrados muchos años antes que las demás tribus. Nueve años antes que sus hermanos de las otras diez tribus, fueron expulsados de sus tierras, como consta en el “Seder Olam Raba” (cap.22).

Si nos ponemos a pensar, a pesar del verano sofocante, tendremos escalofríos: si un iehudi intenta conseguir una buena ganancia, aunque para hacerlo tenga que arriesgarse mucho, y además, siempre y cuando en toda la operación no haya nada prohibido, diremos que puede hacerlo. Pero, si en las próximas treinta generaciones (digamos diez veces: nieto del nieto del nieto del nieto…) este accionar del iehudi adelantará sufrimientos a sus descendientes, podemos pensar que no es conveniente realizar este negocio.

Con lo que vemos, cuánta responsabilidad tenemos los padres, de colocar a nuestros hijos en los institutos de enseñanza más adecuados. Para que nuestros hijos, nietos y todos los siguientes, no vengan a nosotros con sus quejas, y no estemos pagando un precio muy alto por haber tomado una decisión apresurada, atolondrada o que, en su momento, nos resultara conveniente.

Un iehudi fue a encontrarse con Morenu hagaon, rabi Iehuda Tzadka ztz”l, y le pidió una bendición para tener éxito en sus emprendimientos, no sólo en lo comercial o económico, éxito en todo sentido.

Morenu quiso interiorizarse un poco sobre los integrantes de la familia de su interlocutor y sobre su grado de cumplimiento.

El hombre le informó que enviaba a sus hijos a un instituto de enseñanza “general”, como diciendo, un instituto donde enseñan una gran cantidad de ciencias y conceptos, para capacitar a los alumnos según los requerimientos de una sociedad pujante, emprendedora y moderna.

Morenu sonrió, de la mejor forma, con mucha delicadeza, y le dijo: estás equivocado, hermano mío. Nuestra educación, la de “nuestros” institutos, es una enseñanza “general”.

¿Qué es lo que comprende una enseñanza general, o integral?

Incluye la herencia que, Baruj Hashem, conservamos generación tras generación, incluye Tora y Tefila (oración), incluye honrar a nuestros padres, maestros y ancianos, incluye buenas cualidades y un comportamiento amable y refinado. Nuestra educación, como puedes ver, es generalizada. También incluye Tora y Mishna, Leyes y relatos.

Los programas de educación a los que tú te refieres, son “particulares”, son sistemas que nos desconectan de la cadena generacional, y que llevan a las masas a un estado de confusión que sí, en verdad, es “generalizada”. Eso es lo único general que tiene ese sistema de educación, la confusión y la falsedad…

Cuando Morenu terminó de lanzar toda su artillería, comenzó a reprochar al hombre, con amor: ¿cómo puede una persona abandonar así a sus hijos?

El hombre aceptó las palabras del rab, pero tenía sus excusas: usted sabe, honorable rab, que el lugar es más agradable, y además tienen un “programa diez”, algo especial, novedoso y sorprendente, hasta diría, revolucionario…

Decime, por favor, le dijo el rab, si te propusieran un centro de estudios estupendo, pero con sólo un pequeño defecto, que allí maldicen a los padres, ¿mandarías allí a tus niños?

El hombre se estremeció: “Jalila Vejas”.

Siguió preguntando rabenu: ¿y si allí les enseñan a despreciar a nuestro Padre Celestial, a nuestro Padre Piadoso?...

El padre se sentía confundido, y no encontraba palabras para defenderse. Solamente atinó a decir, que en las escuelas de la red religiosa, los edificios están destruidos, las instalaciones precarias y las condiciones no son del todo saludables, mucho calor en verano, mucho frío en invierno. En cambio, en otras escuelas, las condiciones ambientales son excelentes. Edificios lujosos, cómodos, ventilados, con temperaturas estables durante todo el año…

Otra vez, rabenu esbozó su sonrisa característica, y dijo: esa excusa ya la escuchamos hace tres mil trescientos años. Los hijos de Gad y los hijos de Reuben vinieron a Moshe Rabenu: construiremos cercos para nuestras ovejas y para nuestro ganado, y ciudades para nuestros niños.

Moshe Rabenu los corrigió de inmediato y cambió el orden de la declaración: primero construiremos ciudades para nuestros niños, y recién después, cercos para nuestras ovejas. Ellos le habían dado mayor importancia al ganado. A lo material, a la comodidad…

Los niños, la educación, estaban en segundo lugar, en segundo plano. Podían esperar. Y Moshe Rabenu les indica, que antes que ninguna otra cosa, lo primero y primordial es pensar en la educación y en la formación de nuestros hijos, los hombres de la próxima generación, los que tendrán la responsabilidad de construir las nuevas generaciones. Ellos primero, los jóvenes y los niños, las ovejas pueden esperar su cerco, no se escaparán, si no conocen el terreno, y si escapan, no irán lejos…

El hombre escuchó la voz de Morenu, y desde ese día, aumentaron sus satisfacciones, sin límite. Todos sus niños formaron buenas familias, para regocijo de la casa de sus padres, con un espíritu iehudi, en base a las tradiciones de nuestros ancestros.

Traducido del libro Maian Hashavua.

 

Leiluy Nishmat

Israel Ben Shloime   z”l

Lea (Luisa) Bat Rosa    Aleha Hashalom

Iemima Bat Abraham Avinu    Aleha Hashalom

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]